FER­NAN­DO GARCÍA

“CREO MÁS EN LA TE­NA­CI­DAD QUE EN LA SUER­TE; QUE ES­TA ÚL­TI­MA SIEM­PRE TE EN­CUEN­TRE TRA­BA­JAN­DO SIN DES­CAN­SO”.

Ritmo Social - - Sumario | Entrevistas - Tex­to Ro­san­na Ri­ve­ra fo­tos Ro­bert Vás­quez agra­de­ci­mien­tos Alex Bo­len lo­ca­ción Ate­lier Os­car de la Ren­ta en New York

ES­TE JO­VEN DO­MI­NI­CANO DE AS­CEN­DEN­CIA ES­PA­ÑO­LA ES­TÁ HA­CIEN­DO CA­MINO AL AN­DAR CO­MO EL DI­REC­TOR CREA­TI­VO DE LA FIRMA OS­CAR DE LA REN­TA, JUN­TO A LAU­RA KIM, Y SE­RÁ QUIÉN RE­PRE­SEN­TA­RÁ A LA FIRMA EN EL DES­FI­LE DE CIE­RRE DE DO­MI­NI­CA­NA MO­DA.

Es­te jo­ven en­can­ta­dor, de mi­ra­da so­ña­do­ra y as­cen­den­cia es­pa­ño­la, na­ci­do en San­to Do­min­go de una fa­mi­lia de her­mo­sos va­lo­res y prin­ci­pios, es­tá ha­cien­do ca­mino al an­dar co­mo el di­rec­tor crea­ti­vo de la firma Os­car de la Ren­ta, jun­to a Lau­ra Kim, en la ciu­dad de New York. Una res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra al­guien tan jo­ven, que se enor­gu­lle­ce so­bre­ma­ne­ra de te­ner el enor­me pri­vi­le­gio de lle­var so­bre sus hom­bros una tra­yec­to­ria de éxi­tos y ele­gan­cia, co­mo los que co­se­chó du­ran­te to­da su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal y per­so­nal nues­tro inol­vi­da­ble Os­car de la Ren­ta. ¡Fe­li­ci­da­des Fer­nan­do, es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de ti!

Lle­ga­mos pun­tua­les a nues­tra ci­ta. La ciu­dad de New York siem­pre lle­na de adre­na­li­na y bue­na ener­gía y, en es­ta opor­tu­ni­dad, no fue ex­cep­ción. Arri­ba­mos al ate­lier don­de tan­tos re­cuer­dos aflo­ra­ban y emo­cio­nes mix­tas se en­tre­la­za­ban en mi me­mo­ria de re­cuer­dos ate­so­ra­dos de las úl­ti­mas dé­ca­das, cuan­do vi­si­tá­ba­mos, via­já­ba­mos y nos di­ver­tía­mos sin pa­rar con el em­ba­ja­dor más uni­ver­sal de nues­tra do­mi­ni­ca­ni­dad, co­mo lo fue Os­car de la Ren­ta. Él ya no es­tá... pe­ro un jo­ven do­mi­ni­cano ha lle­na­do de bríos, color y son­ri­sas sus es­pa­cios con una apues­ta con­tem­po­rá­nea, pre­ser­van­do la fe­mi­nei­dad con una ima­gen fres­ca y pu­li­da, que ca­da día se va con­so­li­dan­do más en el gus­to de to­dos los que te­ne­mos el pri­vi­le­gio de ver la tra­yec­to­ria de la mar­ca y de có­mo Fer­nan­do se ha adap­ta­do de ma­ra­vi­llas a es­ta nue­va eta­pa que pro­nos­ti­ca fu­tu­ro de luz y ex­pan­sión pa­ra la firma Os­car de la Ren­ta.

RS: ¿Quién es Fer­nan­do García y qué se sien­te ser el di­rec­tor crea­ti­vo de Os­car de la Ren­ta?

FER­NAN­DO GARCÍA: es un do­mi­ni­cano de as­cen­den­cia es­pa­ño­la, que siem­pre amó el ci­ne y por eso en­con­tró el amor por la mo­da. Cuan­do de­ci­dió es­tu­diar, eli­gió arquitectura; pe­ro el ac­ce­so a la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na, al ir a la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me, so­la­men­te me em­pu­jó a amar la mo­da más y even­tual­men­te a con­tac­tar a Os­car quién me en­se­ñó el res­to.

RS: Y lo del ci­ne... no co­no­cía esa par­te. Ese gu­sa­ni­llo del ci­ne... ¿por qué?

FG: Mi ma­má, Monse, siem­pre ama­ba el ci­ne y ella siem­pre me lle­va­ba a ver pe­lí­cu­las; ten­go re­cuer­dos her­mo­sos con ella vien­do pe­lí­cu­las ma­ra­vi­llo­sas y es­cu­chan­do sus co­men­ta­rios de las mis­mas.

RS: ¿Qué pe­lí­cu­las veían us­te­des? ¿Qué te re­cuer­dan?

FG: To­das, to­das; yo veía to­do, in­clu­si­ve co­sas que no eran ni ade­cua­das pa­ra mu­cha­chos, pe­ro co­mo le te­nía­mos tan­to amor al ci­ne, nos lan­zá­ba­mos a ver to­do lo que ha­bía. Qué pe­lí­cu­las a ver, por ejem­plo, des­de muy pe­que­ño me com­pa­ra­ban con el mu­cha­cho de "Ho­me Alo­ne", con Ma­cau­lay Cul­kin; me en­ca­ta­ba la pe­lí­cu­la "The Se­cret Gar­den", es una pe­lí­cu­la de 1993 ba­sa­da en el dra­ma bri­tá­ni­co de 1911, de Fran­ces Hodg­son Bur­nett­que, te­nía mu­cha be­lle­za y es­té­ti­ca en el ves­tua­rio, mu­cha ri­que­za.

RS: ¿Qué es lo que más pre­ser­vas del le­ga­do y del ADN de nues­tro que­ri­do Os­car de la Ren­ta?

FG: Es­tar se­gu­ro de que la fe­mi­nei­dad siem­pre se man­ten­ga de la for­ma más mo­der­na po­si­ble en sus di­se­ños, por­que él siem­pre ama­ba real­zar la fi­gu­ra de la mu­jer y su ele­gan­cia na­tu­ral.

RS: ¿Cuál se­ría pa­ra el ti el apor­te más im­por­tan­te rea­li­za­do por Os­car de la Ren­ta a la mo­da?

FG: El amor al color, la pa­sión por la vi­da. Yo di­ría que es al­go que aquí por lo me­nos, en Es­ta­dos Uni­dos, lo ca­rac­te­ri­zan mu­cho. El amor al color, el color a la fe­li­ci­dad en la ro­pa, que hay mu­chos di­se­ña­do­res que no cap­tu­ran esa sen­ci­llez, esa “joie de vi­vre”, co­mo lo ha­cía él; yo di­ría que es muy co­no­ci­do por eso.

RS: Si hu­bie­se un color que lo iden­ti­fi­ca­se a él, ¿cuál se­ría?

FG: El azul cie­lo, sí, el azul del agua, ese azul ri­co, el azul de Pun­ta Ca­na.

RS: ¿Có­mo sue­len ser tus días? Ya que con­ju­gas a la per­fec­ción jun­to a Lau­ra Kim, con la firma Monse, unos di­se­ños que se van con­so­li­dan­do en el gus­to de las ce­le­bri­da­des y la ju­ven­tud... ¿có­mo pue­des ha­cer tan­tas co­lec­cio­nes jun­tas a la vez?

FG: Te­ne­mos dos equi­pos, lle­nos de gen­te jo­ven y lle­nos de ener­gía que nos man­tie­nen al día con lo que el mun­do es­tá ha­cien­do, y te­ne­mos dos CEO que se co­no­cen des­de ha­ce tiem­po y hay mu­cha con­fian­za. Y no es com­pe­ten­cia, y no es ce­los... es equi­po.

RS: ¿A quién va di­ri­gi­da la mar­ca Os­car de la Ren­ta en es­ta nue­va eta­pa: al mis­mo pú­bli­co de siem­pre o ha­brá una apues­ta más con­tem­po­rá­nea de acuer­do a los nue­vos tiem­pos?

FG: Lau­ra y yo es­ta­mos ro­dea­dos de mu­je­res que tra­ba­jan cons­tan­te­men­te y que siem­pre han si­do nues­tras mu­sas; esa es la mu­jer que que­re­mos ves­tir por­que es la úni­ca que co­no­ce­mos.

“OS­CAR DE LA REN­TA FUE UN TU­TOR, INS­PI­RA­CIÓN Y UN GUÍA. POR ESO ME EMO­CIO­NA SO­BRE­MA­NE­RA RE­PRE­SEN­TAR SU MAR­CA EN LA TIE­RRA QUE LE VIO NA­CER, EN EL PAR­QUE CO­LÓN DE LA CIU­DAD CO­LO­NIAL, CON UN HO­ME­NA­JE DE ME­REN­GUES SIN­FÓ­NI­COS PA­RA OS­CAR EN SU DES­FI­LE”.

RS: ¿Qué sen­ti­mien­tos te trae Dominicanamoda, es­tar en esa pa­sa­re­la en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, con un des­fi­le icó­ni­co e inol­vi­da­ble en el par­que Co­lón, hon­ran­do a ese gran do­mi­ni­cano que se sin­tió tan or­gu­llo­so de sus raí­ces? ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti eso, es­tar en tú país re­pre­sen­tan­do al más gran­de?

FG: No me lo pue­do creer y nun­ca pen­sé que lle­ga­ría ese día en que nos die­ran ese ti­po de ho­nor. Muy ha­la­ga­do.

RS: ¿Crees en la suer­te o en la te­na­ci­dad?

FG: A ver, creo en la te­na­ci­dad más que en la suer­te.

RS: ¿Una anéc­do­ta con Os­car de la Ren­ta que quie­ras com­par­tir?

FG: Hay de­ma­sia­das. Cuan­do yo em­pe­cé con él, me fal­ta­ba ma­du­rez y apren­der más; le en­se­ña­ba mu­chas co­sas que no iban pa­ra nin­gún la­do, pe­ro él, a ve­ces, en lu­gar de des­en­tu­sias­mar­me, él se bur­la­ba de una for­ma que me da­ba ga­nas de tra­ba­jar más pa­ra ha­cer­le reír más. Y le lle­vé una mu­se­li­na a su ca­sa una vez, y no ha­bía re­cor­da­do po­ner el zip­per a la mu­se­li­na y la mo­de­lo nun­ca se lo pu­do po­ner, pe­ro es­ta­ba atas­ca­da con él so­bre su ca­be­za y na­da, An­net­te y Os­car, to­do mun­do es­ta­ba muer­to a car­ca­ja­das, y esos son el ti­po de cuen­tos que nun­ca se me ol­vi­da­ron, y me re­cuer­dan a nun­ca ol­vi­dar­me de dis­fru­tar el día a día.

RS: ¿Qué apor­tan tus pa­dres y que sig­ni­fi­ca la pre­sen­cia de ellos en tu vi­da?

FG: Ellos me dan un sen­ti­mien­to de paz, ya que sé que es­tán ahí pa­ra mí, pa­ra to­do en la vi­da, y gra­cias a ese sen­ti­mien­to de paz he po­di­do man­te­ner la cal­ma en es­te mun­do que no es fá­cil.

RS: Un men­sa­je pa­ra tus ad­mi­ra­do­res en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na que se sien­ten muy or­gu­llo­sos de ti y apues­tan a ver­te el pró­xi­mo 27 de oc­tu­bre, en el par­que Co­lón, don­de las mo­de­los sal­drán del Pa­la­cio Con­sis­to­rial, que fue el pri­mer ayun­ta­mien­to del Nue­vo Mun­do, a tra­vés del com­pás sin­fó­ni­co de Jo­sé Antonio Mo­li­na. Eso va a ser un ho­me­na­je de ga­la.

FG: Gra­cias a to­das esas per­so­nas por su leal­tad in­con­di­cio­nal que, a tra­vés de los años, me han mos­tra­do un gran ca­ri­ño y con­fian­za que me per­mean y me obli­ga a es­for­zar­me ca­da día y me ha­ce sen­tir muy fe­liz y com­pro­me­ti­do. Gra­cias Ro­san­na, por el apo­yo que he te­ni­do des­de el se­gun­do que se sa­bría que yo tra­ba­ja­ría pa­ra Os­car de la Ren­ta. Ese ti­po de amor y apo­yo es el que le ayu­da a uno a ser per­se­ve­ran­te du­ran­te eta­pas di­fí­ci­les. Mu­chas gra­cias. Nos ve­mos en San­to Do­min­go.

“DE MIS PA­DRES HE­RE­DÉ LA PA­SIÓN

POR HA­CER LAS CO­SAS BIEN, LA ÉTI­CA, LOS VA­LO­RES Y EL AMOR POR LAS CO­SAS SIM­PLES Y BE­LLAS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.