En cuan­to a los be­ne­fi­cios de la na­ta­ción pa­ra los bebés:

Zona E - - REPORTAJE -

• Desa­rro­lla sus ca­pa­ci­da­des sen­so­ria­les y psi­co­mo­tri­ces Be­ne­fi­cia su coor­di­na­ción mus­cu­lar. Fa­vo­re­ce su ali­nea­ción pos­tu­ral. Me­jo­ra su con­di­ción car­dio­vas­cu­lar, y por tan­to, la re­sis­ten­cia del be­bé. In­cre­men­ta la fuer­za gra­cias a los ejer­ci­cios mus­cu­la­res, fa­vo­re­cien­do que se pro­duz­ca un tem­prano desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des mo­tri­ces ta­les co­mo: ga­tear o ca­mi­nar.

• obli­gar­le, in­vi­tán­do­le con jue­gos y si ve que los papis dis­fru­tan y se lo pa­san bien, pue­de ani­mar­se a en­trar en el agua. Po­de­mos em­pe­zar en una pis­ci­na pe­que­ñi­ta pa­ra los más pe­que­ños, me­tien­do los pies pa­ra que va­ya acos­tum­brán­do­se al agua y con jue­gos. Po­co a po­co pue­de te­ner ga­nas de me­ter­se del to­do en la pis­ci­na pe­que­ña y lue­go con pa­pi y ma­mi.

Si op­tan por en­se­ñar us­te­des mis­mos a na­dar a su hi­jo, aquí van unas re­co­men­da­cio­nes: Es im­por­tan­te mos­trar­nos se­gu­ros an­te el ni­ño, evi­tar fra­ses del ti­po “así no, que te pue­des aho­gar”, me­jor de­cir, “es­to es me­jor pa­ra na­dar más rá­pi­do”, que no sien­ta mie­do al agua.

En­tre jue­go y jue­go, lo to­mas de las ma­nos y le pue­den de­cir que em­pie­ce a pa­ta­lear fuer­te co­mo si sus pies fue­sen el mo­tor que mue­ve un bar­co. Le pue­den sol­tar las ma­nos po­co a po­co, de­jan­do que flo­te unos se­gun­do él so­li­to. Si no quie­re sol­tar­se, le se­gui­re­mos su­je­tan­do las ma­nos has­ta que él mis­mo nos pi­da que le sol­te­mos.

De­ben usar su crea­ti­vi­dad e ima­gi­na­ción pa­ra ha­cer jue­gos con el ni­ño en el agua, pa­ra que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.