5 Há­BI­TOS QUE ES­TAN DA­ñAN­DO TU PIEL

Zona E - - MODABELLEZA -

¿Eres de las que no pue­de de­jar de pro­bar ca­da nue­vo tra­ta­mien­to que pro­me­te una piel ra­dian­te? ¿Te es­fuer­zas en cui­dar ca­da día tu cuer­po pa­ra lu­cir el me­jor as­pec­to? ¿Bu­ceas en In­ter­net pa­ra sa­ber to­do lo que ne­ce­si­tas pa­ra cui­dar­te se­gún la épo­ca del año? ¡Cui­da­do! No to­das las ru­ti­nas que pon­gas en prác­ti­ca te da­rán los re­sul­ta­dos que es­pe­ras. Si quie­res co­no­cer al­gu­nos há­bi­tos que pue­den es­tar da­ñan­do tu piel sin sa­ber­lo, ¡si­gue le­yen­do!

5) Ex­fo­liar­te to­dos los días

¡Mu­cho cui­da­do! Los ex­fo­lian­tes fí­si­cos u or­gá­ni­cos sue­len in­cluir par­tí­cu­las de fru­tas o se­mi­llas que pro­vo­ca­rán en tu piel mi­cro­des­ga­rros y, en con­se­cuen­cia, te pro­du­ci­rán una gran irri­ta­ción cu­tá­nea. ¿Una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra evi­tar es­te da­ño? Em­plea ex­fo­lian­tes con áci­do lác­ti­co o gli­có­li­co, que son me­nos agre­si­vos e igual­men­te efec­ti­vos.

4) Pro­bar un cam­bio ra­di­cal tras otro

Pro­bar nue­vos ca­mi­nos es­tá bien, pe­ro ¡ojo! Tu cuer­po tie­ne me­mo­ria y la piel tam­bién, de mo­do que si es­tás pen­san­do en dar un gi­ro ra­di­cal a los tra­ta­mien­tos a los que es­tás acos­tum­bra­da, mi re­co­men­da­ción es que te lo to­mes con cal­ma. Prue­ba pro­duc­tos nue­vos de ma­ne­ra pau­la­ti­na, de mo­do que tu piel pue­da ir acli­ma­tán­do­se sin trau­mas.

3) Te vi­ves pe­lliz­can­do la piel

¿Quién no ha pe­lliz­ca­do en al­gu­na oca­sión esa in­có­mo­da es­pi­ni­lla? ¡Cul­pa­ble! Sí, no es­tás so­la. So­mos mu­chas las que he­mos pe­ca­do aun­que soy de la opi­nión que nun­ca es tar­de pa­ra rec­ti­fi­car.

Si quie­res que tu piel no su­fra más, evi­ta es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos con los que so­lo con­se­gui­rás au­men­tar el ries­go de in­fec­cio­nes, in­fla­ma­ción y ci­ca­tri­ces.

2) Ol­vi­dar­te del pro­tec­tor

Lo has oí­do mi­les de ve­ces y, aún así, no es­tá de más re­cor­dar­lo. Apli­car pro­tec­ción so­lar de­be­ría ser una ru­ti­na dia­ria in­de­pen­dien­te­men­te de la épo­ca del año en la que es­te­mos, má­xi­me si vas a to­mar el sol. Las con­se­cuen­cias de no pro­te­ger tu piel co­rrec­ta­men­te van des­de las sim­ples que­ma­du­ras a cor­to pla­zo, a la po­si­bi­li­dad de da­ños más gra­ves a la lar­ga, co­mo pue­de ser el cán­cer de piel.

1) Es­pe­jo, es­pe­ji­to

Cui­dar­se es­tá bien, pe­ro no hay que ob­se­sio­nar­se. Uti­li­zar es­pe­jos de au­men­to es al­go ha­bi­tual en­tre las mu­je­res: son prác­ti­cos, có­mo­dos de lle­var y siem­pre vie­nen bien. Sin em­bar­go, no apro­ve­ches que lo sa­cas del bol­so pa­ra bus­car im­per­fec­cio­nes en tu ros­tro. Ver tu ima­gen au­men­ta­da no sig­ni­fi­ca ver una ima­gen rea­lis­ta y re­cuer­da: el es­trés so­lo pro­du­ci­rá efec­tos ne­ga­ti­vos en tu piel.

Se­gu­ro que al­gu­na vez has caí­do en al­guno de es­tos há­bi­tos que pue­den es­tar per­ju­di­can­do tu piel. ¡Aho­ra ya no tie­nes ex­cu­sa pa­ra cor­tar­los de raíz!

2

1

5

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.