“del ti­po de lla­ma de­pen­de­rá la ho­no­ra­bi­li­dad de la fu­ma­da”

Zona E - - CORTINA DE HUMO -

Des­pués de nues­tra pa­sa­da en­tre­ga en la que ex­pli­ca­mos có­mo cor­tar un ci­ga­rro y los uten­si­lios pa­ra ha­cer­lo, ve­ni­mos en es­ta oca­sión con el se­gun­do pa­so en el pro­ce­so de fu­mar­se un ci­ga­rro: el en­cen­di­do. Aun­que pa­re­ce ta­rea fá­cil, en­cen­der un ci­ga­rro re­quie­re un po­co de aten­ción. Si bien es cier­to que una fu­ma­da la po­de­mos ini­ciar has­ta fro­tan­do dos pie­dras, no me­nos cier­to es que ca­da uten­si­lio de en­cen­di­do tie­ne su en­can­to.

Uten­si­lios pa­ra en­cen­di­do

Hay quie­nes usan en­cen­de­do­res de ben­ci­na, otros los pre­fie­ren de bu­tano, otros usan fós­fo­ros de ma­de­ra y al­gu­nos más tra­di­cio­na­les usan tro­zos de ce­dro. Al fin y al ca­bo lo que que­re­mos es en­cen­der el ci­ga­rro y co­men­zar a ti­rar hu­mo.

Los que se in­cli­nan por los fós­fo­ros de ma­de­ra y el ce­dro se apo­yan en la ba­se de que la lla­ma de es­tos es me­nos ca­lien­te que la de cual­quier en­cen­de­dor o me­che­ro. Y eso qué im­por­ta, pre­gun­ta­rán mu­chos. Sí im­por­ta. Mien­tras más fres­ca la lla­ma, más fres­ca se­rá la fu­ma­da. Así de sen­ci­llo.

Es muy ele­gan­te en­cen­der un ci­ga­rro con un fós­fo­ro de cin­co pul­ga­das de ma­de­ra pu­ra o con un tro­zo de fino ce­dro, el pro­ble­ma es que ¿quién va a an­dar con una ca­ja de fós­fo­ros de ese ta­ma­ño o con un pa­que­te de ti­ras de ce­dro? Es­tos mé­to­dos fun­cio­nan bien si es­ta­mos en un “Ci­gar Room” y nos lo pro­por­cio­nan o los te­ne­mos guar­da­dos allí, pe­ro pa­ra los tra­ji­nes del día a día se ha­ce un po­co com­pli­ca­do. Otro mé­to­do de en­cen­di­do son los en­cen­de­do­res o me­che­ros de ben­ci­na o cual­quier otro acei­te. Es­tos uten­si­lios son muy co­mu­nes y a la vez clá­si­cos. ¿Quién no tu­vo uno de los fa­mo­sos Zip­po? Yo te­nía to­da una co­lec­ción. Es­te com­bus­ti­ble no es el más idó­neo pa­ra una ta­rea tan no­ble co­mo en­cen­der un ci­ga­rro, ya que del ti­po de lla­ma de­pen­de­rá la ho­no­ra­bi­li­dad de la fu­ma­da.

Apar­te de que es­tos com­bus­ti­bles son muy su­cios y el ta­ba­co pue­de ab­sor­ber sus re­si­duos cuan­do es­te­mos en­cen­dien­do, tam­bién 34 son aro­má­ti­cos, lo que ha­ce que cam­bie to­tal­men­te el sa­bor del ci­ga­rro. En el 99.7% de los ca­sos, pa­ra mal.

Por úl­ti­mo te­ne­mos los en­cen­de­do­res a ba­se de bu­tano. Es­tos son los más re­co­men­da­bles y los pre­fe­ri­dos por ca­si to­dos, yo in­clui­do. El bu­tano tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que no es un acei­te, sino un gas. De­bi­do a es­to, su com­bus­tión es muy lim­pia, ca­si im­po­lu­ta. A es­tos ar­te­fac­tos de bu­tano se les co­no­ce en el mun­do del ta­ba­co co­mo Jet Ligh­ters, ya que la lla­ma es muy si­mi­lar a la pro­du­ci­da por una tur­bi­na de un jet. Has­ta emi­ten un so­ni­do si­mi­lar. Es­tos me­che­ros vie­nen de una, dos, tres y has­ta de cua­tro tur­bi­nas. La di­fe­ren­cia en­tre ellos es que la can­ti­dad de tur­bi­nas ha­ce que la fla­ma sea más cons­tan­te y fuer­te y es lo que le da la ca­te­go­ría de “wind­proof” o aprue­ba de vien­tos (aquí los fu­ma­do­res gol­fis­tas de­be­rían es­tar asin­tien­do con la ca­be­za).

OK, ya ele­gi­mos el uten­si­lio que más nos gus­tó, aho­ra a pren­der. Pe­ro, ¿có­mo lo ha­ce­mos? El pri­mer pun­to en con­si­de­ra­ción, sea cual sea el uten­si­lio a usar, es que los pies del ci­ga­rro nun­ca de­be es­tar en con­tac­to di­rec­to con la lla­ma. La me­di­da es un cuar­to de pul­ga­da so­bre la lla­ma y ro­tán­do­lo len­ta­men­te has­ta que los bor­des de la cir­cun­fe­ren­cia es­tén li­ge­ra­men­te que­ma­dos. En­ton­ces pro­ce­de­mos a po­ner­lo en nues­tra bo­ca y suc­cio­nar li­ge­ra y re­pe­ti­da­men­te has­ta que el ci­ga­rro lo­gre un en­cen­di­do uni­for­me en to­do el pe­rí­me­tro. Otra ob­ser­va­ción, cuan­do use­mos un Jet Ligh­ter, de­be­mos tra­tar de no po­ner la lla­ma del en­cen­de­dor fren­te a fren­te al ci­ga­rro. De­be­mos co­lo­car­la de la­do, ca­si per­pen­di­cu­lar al ta­ba­co. Es­to es pa­ra evi­tar que la lla­ma, al te­ner mu­cha fuer­za y di­rec­ción, que­me la par­te in­ter­na del ci­ga­rro. Es­to pu­die­ra pro­vo­car una que­ma­da de­sigual y eso no lo que­re­mos. La idea es lo­grar una que­ma­da uni­for­me y una ce­ni­za com­pac­ta. Es­to nos de­mues­tra la ca­li­dad de la cons­truc­ción de un ci­ga­rro. Aun­que bus­ca­mos la uni­for­mi­dad en la que­ma­da, va­mos a te­ner ca­sos en los que es­to se­rá di­fí­cil de lo­grar por va­rias ra­zo­nes:

-El ta­ba­co usa­do es “ha­ra­gán” o que­ma más len­to que los de­más ta­ba­cos uti­li­za­dos en la mez­cla.

-El ci­ga­rro es­tá muy hú­me­do y evi­ta que la com­bus­tión sea per­fec­ta.

-En al­gu­nas vi­to­las se ha­ce di­fí­cil con­se­guir que que­me bien, por ejem­plo, el lan­ce­ro. -Tam­bién in­flu­ye la ve­lo­ci­dad con la que es­ta­mos fu­man­do. Si va­mos muy rá­pi­do o muy des­pa­cio, es­to pue­de in­fluir en la uni­for­mi­dad de la que­ma­da.

Fe­liz fu­ma­da y nos ve­re­mos en nues­tra pró­xi­ma en­tre­ga en la que les en­se­ña­re­mos a fu­mar y a de­gus­tar un ci­ga­rro. ¡Sa­lud!

MIEN­TRAS MÁS FRES­CA LA LLA­MA, MÁS FRES­CA SE­RÁ LA FU­MA­DA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.