Cui­dan­do el pla­cer de con­ver­sar

Zona E - - SILENCIO Y DISCURSO -

De los in­ter­cam­bios de co­mu­ni­ca­ción, con­ver­sar es de los más fre­cuen­tes y agra­da­bles; sin em­bar­go, no to­dos sa­ben apro­ve­char ese in­ter­cam­bio, ca­rac­te­ri­za­do por la es­pon­ta­nei­dad, aper­tu­ra y cer­ca­nía. Sa­ber qué de­cir y ex­pre­sar­se co­rrec­ta o ade­cua­da­men­te es lo idó­neo. Hay cier­tos as­pec­tos que pue­den fa­ci­li­tar es­ta ta­rea, los cua­les de­ve­la­mos en­se­gui­da.

Un re­qui­si­to si­ne qua non es que los par­ti­ci­pan­tes de la con­ver­sa­ción es­tén dis­fru­tan­do de la mis­ma; eso im­pli­ca no in­te­rrum­pir­se (pe­ro tam­po­co mo­no­po­li­zar el diá­lo­go), no so­lo ha­blar de sí mis­mos, de­jar las iro­nías y fra­ses con se­gun­da in­ten­ción, evi­tar ha­cer pre­gun­tas so­bre la vi­da pri­va­da, así co­mo con­fun­dir per­so­nas, da­tos, fe­chas o acon­te­ci­mien­tos, con tal de par­ti­ci­par.

Va­rias téc­ni­cas pue­den me­jo­rar su con­ver­sa­ción, en­tre ellas:

•Pre­gun­tar. Cuan­do la con­ver­sa­ción se des­vía de la te­má­ti­ca cen­tral, se pro­du­cen si­len­cios o se per­ci­be abu­rri­mien­to, las pre­gun­tas re­sul­tan muy úti­les. Eso sí, de­ben ser acer­ca de lo mis­mo tra­ta­do an­te­rior­men­te, sa­bien­do que es in­tere­san­te pa­ra to­dos.

Las pre­gun­tas abier­tas son bue­nas pa­ra de­ve­lar ne­ce­si­da­des, pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos, sa­ber más de­ta­lles de un su­ce­so o pro­ble­ma, etc. Pre­gun­tan­do de es­te mo­do, se lo­gran res­pues­tas con más ele­men­tos des­crip­ti­vos. Se re­co­mien­da que no sean mu­chas las ave­ri­gua­cio­nes, ya que di­la­tan la con­ver­sa­ción; el sen­ti­do co­mún ad­vier­te de cuán­do la si­guien­te in­te­rro­gan­te de­be ser ce­rra­da, pues­to que así el in­ter­lo­cu­tor no se sien­te pre­sa de una in­ter­pe­la­ción ex­tre­ma.

•Hu­mor. In­cluir el hu­mor den­tro de los diá­lo­gos, que mu­chas ve­ces de­pen­de de la per­so­na­li­dad de ca­da in­ter­lo­cu­tor, es una he­rra­mien­ta pa­ra cal­mar la an­sie­dad, mo­di­fi­car el ar­gu­men­to o di­si­mu­lar una sen­sa­ción ne­ga­ti­va. Ob­via­men­te, es im­por­tan­te ser cui­da­do­so pa­ra no mo­les­tar en vez de agra­dar ni ha­cer el ri­dícu­lo. Es pre­ci­so in­ten­tar ex­cluir men­sa­jes dis­cri­mi­na­to­rios y fra­ses que alu­dan di­rec­ta­men­te a cual­quier de­fec­to o con­di­ción es­pe­cial de al­gu­na per­so­na. Bro­mear no es un ar­te de to­dos y tie­ne que ha­cer­se con me­su­ra e in­te­li­gen­cia.

•Si­len­cio. ¿Ha pen­sa­do en cuán­to re­ve­lan los si­len­cios en una con­ver­sa­ción? Pues sí, mu­cho. Sig­ni­fi­ca bas­tan­te ob­ser­var ca­da de­ta­lle de lo que pa­sa en la con­ver­sa­ción mien­tras se ha­bla/es­cu­cha, sin de­tri­men­to del len­gua­je no ver­bal. Cuan­do una per­so­na se de­tie­ne y de re­pen­te so­lo una voz se es­cu­cha por lar­go ra­to, es pro­ba­ble que no se de­ba con­ti­nuar con el te­ma y sea el mo­men­to opor­tuno de que la con­ver­sa­ción to­me otro rum­bo. No obs­tan­te, al­gu­nas ve­ces el si­len­cio es es­tra­té­gi­co, pro­vo­ca­do por quien desea lla­mar la aten­ción mo­men­tá­nea. Otra cues­tión es si con fre­cuen­cia los si­len­cios se apo­de­ran de las con­ver­sa­cio­nes. Desatas­car la si­tua­ción pue­de con­se­guir­se al ha­cer alu­sión a la aper­tu­ra de una nue­va ca­de­na co­mer­cial, la pe­lí­cu­la o li­bro de moda, el cui­da­do del me­dio am­bien­te, los ex­pe­ri­men­tos en la co­ci­na, el nue­vo ré­cord de un de­por­tis­ta y otras te­má­ti­cas, siem­pre acor­des con los in­tere­ses de los par­tí­ci­pes. Fi­nal­men­te, en las con­ver­sa­cio­nes gru­pa­les es fun­da­men­tal con­si­de­rar que to­dos se in­mis­cu­yan (na­die de­be ais­lar­se por ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res del te­ma abor­da­do, co­mo el idio­ma o la pro­fe­sión) y que no ha­blen al mis­mo tiem­po. Si al lle­gar al gru­po, la per­so­na no­ta que es­tán tra­tan­do un asun­to, ne­ce­si­ta es­pe­rar en­te­rar­se del mis­mo y co­no­cer cuá­les po­si­cio­nes se sos­tie­nen y los ma­ne­jos ar­gu­men­ta­ti­vos, pa­ra lue­go su­mar­se al diá­lo­go; tam­bién, los de­más pre­ci­san com­pren­der que pa­ra in­te­grar­se a las opi­nio­nes so­bre se­xo, po­lí­ti­ca o ra­cis­mo, por ejem­plo, el otro ame­ri­ta de tiem­po pa­ra or­ga­ni­zar sus ideas y po­ner­las en contexto. Con­ver­sar re­sul­ta opor­tuno pa­ra in­ter­cam­biar pun­tos de vis­ta de un mo­do re­la­ja­do. ¿Desea éxi­to al ha­cer­lo? Pues no cri­ti­que, ni con­de­ne ni se que­je; de­mues­tre apre­cio, hon­ra­dez y sin­ce­ri­dad; evi­te dis­cu­sio­nes y es­cu­che... es­cu­che bien y mu­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.