Ex­clu­sio­nes Lu­cas 9:24-25

Que bendición en­trar a un nue­vo año de la mano con Dios.

Zona E - - FRESCAS -

Co n mu­cho do­lor he­mos vis­to re­cien­te­men­te, co­mo fru­to del de­te­rio­ro mo­ral de la so­cie­dad, es­tán ocu­rrien­do co­sas, que en años an­te­rio­res ni si­quie­ra hu­bie­se lle­ga­do a nues­tra ima­gi­na­ción co­mo guion de una bue­na pe­lí­cu­la. Historias que pa­re­cen no­ve­les­cas, se te­jen en torno a al­gu­nos he­chos, lle­gan­do a su­po­ner, in­clu­si­ve, que al­gu­nas de esas agre­sio­nes es­tán vin­cu­la­das al trá­fi­co de ór­ga­nos.

Lo más do­lo­ro­so es com­pro­bar có­mo el blan­co de aten­ción pa­ra per­pe­trar la mal­dad es el sec­tor más vul­ne­ra­ble, los ni­ños. Es­te gru­po ado­le­ce a dia­rio de aten­ción, no son to­ma­dos en cuen­ta, no re­ci­ben lo bá­si­co, y en cam­bio son ve­ja­dos, mal­tra­ta­dos y abu­sa­dos, emo­cio­nal, fí­si­ca y se­xual­men­te...

Es di­fí­cil com­pren­der que, en oca­sio­nes, quie­nes co­me­ten el abu­so son aque­llos que por na­tu­ra­le­za y com­pro­mi­so de­ben pro­te­ger a los ni­ños, pe­ro in­creí­ble­men­te de­ci­den con­ver­tir­se en sus ver­du­gos. Afor­tu­na­da­men­te mu­chas se le­van­tan a de­fen­der­los, a le­gis­lar a su fa­vor, aun­que ho­nes­ta­men­te hay mo­men­tos en que cree­mos que es cau­sa per­di­da, que sus de­man­das no se­rán res­pon­di­das, pe­ro les ten­go bue­nas no­ti­cias, no es­tán so­los, la au­to­ri­dad má­xi­ma del uni­ver­so re­prue­ba esas ma­las ac­cio­nes, Dios ama a los ni­ños y es­tá a su fa­vor.

La Bi­blia na­rra una his­to­ria muy jus­ta que ocu­rrió en los tiem­po de Jesús. Un gru­po de ni­ños que mo­ti­va­dos por las pa­la­bras, mi­la­gros y ca­ris­ma de Jesús se acer­ca­ron pa­ra co­no­cer­le y sa­lu­dar­lo, pe­ro a los dis­cí­pu­los de Jesús les pa­re­ció que el maes­tro era muy im­por­tan­te pa­ra “per­der” su tiem­po con­ver­san­do con mu­cha­chos o que ellos eran muy in­sig­ni­fi­can­tes pa­ra ser aten­di­dos, por lo que le echa­ron di­cién­do­les que no mo­les­ta­ran al se­ñor

Ese día re­ci­bie­ron la lec­ción de su vi­da. Que bueno que Jesús to­do lo sa­be, por­que esa ac­ti­tud po­co cris­tia­na fue re­pro­cha­da por él por lo que re­ga­ñó a sus dis­cí­pu­los, les dio un “con­se­jo” que sir­ve pa­ra no­so­tros el día de hoy. Mien­tras ha­bla­ba to­có a los ni­ños, los to­mó en sus bra­zos, y los ben­di­jo.

Po­de­ro­sa en­se­ñan­za. Si pu­dié­ra­mos imi­tar ese ejem­plo, es­te mun­do fue­ra agra­da­ble pa­ra vi­vir.

Créan­me que la so­cie­dad ne­ce­si­ta ma­nos que to­quen a los ni­ños sin im­pli­ca­ción se­xual, ne­ce­si­ta bra­zos que al abrir­se, los ni­ños no los re­la­cio­nen con gol­pes y mal­tra­tos y ne­ce­si­ta pa­la­bras que no in­sul­ten ni da­ñen y que al ser pro­nun­cia­das ben­di­gan el pre­sen­te y ha­gan pros­pe­rar el fu­tu­ro de los pe­que­ños, sien­do mar­ca­dos po­si­ti­va­men­te. Eso fue lo que en­se­ñó Jesús, por­que mi­ró a sus dis­cí­pu­los y les di­jo: “de­jen que los ni­ños se acer­quen a mí, no se lo im­pi­dan, por­que el reino de los cie­los, les per­te­ne­ce. Di­jo tam­bién, que quien re­ci­be a un ni­ño lo es­tá re­ci­bien­do a él, y que el que no es co­mo un ni­ño, no he­re­da­rá el reino de los cie­los...

In­creí­ble, pe­ro sí, en­ten­dis­te bien. El tic­ket de abor­da­je al cie­lo tie­ne que te­ner ca­rac­te­rís­ti­cas in­fan­ti­les. O sea, el que no ten­ga la sin­ce­ri­dad, man­se­dum­bre, ter­nu­ra, y la ca­pa­ci­dad de per­dón de un ni­ño, no en­tra­rá al cie­lo...

Así es que por lo que veo al­gu­nas per­so­nas tie­nen pro­ble­mas, por­que la Bi­blia di­ce que con la va­ra que me­di­mos se­re­mos me­di­dos, es co­mo si en la puer­ta re­vi­sa­ran un vi­deo con nues­tras ac­cio­nes, y lue­go de ser exa­mi­na­do, te di­gan “Heyyyy ¿dón­de crees que vas? No es por ahí” aquí hay un re­gis­tro de tus ma­los tra­tos a los ni­ños, aban­do­nas­te a tus hi­jos ne­gán­do­les tu amor, pro­tec­ción y abri­go. No, no pue­des en­trar en el “re­gis­tro” es evi­den­te su par­ti­ci­pa­ción en se­cues­tros de in­fan­tes, gol­peas­te con ru­de­za a cria­tu­ras inocen­tes. Aun­que no lo en­cuen­tres des­me­di­do, al­gu­nos se­rán ex­clui­dos del reino por­que a pe­que­ñas cria­tu­ras les ha­bla­ban tan mal que les pro­du­je­ron lá­gri­mas y he­ri­das de las cua­les no se re­cu­pe­ra­ron ja­más. Por eso ese día en la puer­ta al­gu­nos ten­drán que es­cu­char una voz fir­me que les in­di­que: “No es por aquí su en­tra­da, us­ted va del otro la­do, por­que en vi­da se te abrió la puer­ta de la im­pu­ni­dad, de la in­jus­ti­cia, te sa­lis­te con la tu­ya, pe­ro aquí no; el cie­lo se ma­ne­ja con le­yes jus­tas, por lo cual Jesús di­rá: es­tas ex­clui­do, por no re­ci­bir­me a mí en tu co­ra­zón y por no creer que quien re­ci­be a un ni­ño, me es­tá abrien­do las puer­tas de su co­ra­zón a mí”. No es bro­ma, ha­brá ex­clu­sio­nes, pe­ro es­ta­mos a tiem­po, cam­bie­mos la pá­gi­na, y to­me­mos la de­ci­sión de obe­de­cer la re­co­men­da­ción bí­bli­ca, de tra­tar bien a los ni­ños y ser co­mo ellos. Es­to ga­ran­ti­za nues­tra re­la­ción con Dios, y nos po­ne fren­te a la puer­ta co­rrec­ta, Jesús. De­ten­ga­mos el abu­so y ale­gre­mos ge­nui­na­men­te a al­gún ni­ño en es­te día . Evi­te­mos ser ex­clui­dos del reino de los cie­los. Dios te ben­di­ga y es­te día de la Bi­blia, com­par­te con al­guien la San­ta Es­cri­tu­ra. fran­cia­te­je­ra gmail.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.