“Bur­nout” co­mo evi­tar­lo

Zona E - - PSICOLOGÍA -

Mu­chas per­so­nas su­fren del sín­dro­me de bur­nout, pa­de­ci­mien­to vin­cu­la­do con el ám­bi­to la­bo­ral, el es­trés cau­sa­do por el tra­ba­jo y el es­ti­lo de vi­da del em­plea­do. Una gran car­ga, mu­cho es­trés y un ca­rác­ter per­fec­cio­nis­ta sue­len de­ri­var en pro­ble­mas pa­ra dor­mir, fal­ta de ener­gía y bur­nout. Es­te sín­dro­me sue­le afec­tar es­pe­cial­men­te a las per­so­nas que quie­ren ha­cer to­do bien y, en de­ter­mi­na­do mo­men­to, no dan más.

De acuer­do con los ex­per­tos, el bur­nout no sue­le ser un diag­nós­ti­co ofi­cial. Así y to­do, es­te ti­po de depresión re­quie­re de una te­ra­pia. Cuan­do es­ta fi­na­li­za, se pue­de vol­ver al tra­ba­jo. La te­ra­pia pa­ra el bur­nout no tie­ne que ver con “cal­mar” al pa­cien­te, con­vir­tién­do­lo en una per­so­na que tra­ba­ja a me­dia má­qui­na, sino que in­ten­ta más bien que la per­so­na afec­ta­da re­cu­pe­re com­ple­ta­men­te su ca­pa­ci­dad, pe­ro apren­da a man­te­ner­la “pre­ser­van­do re­cur­sos”. De es­ta for­ma, pue­de vol­ver pau­la­ti­na­men­te al tra­ba­jo. Y es­to tam­bién es útil pa­ra el je­fe.

¿Por qué? Por­que, por lo ge­ne­ral, el je­fe y sus co­le­gas si­guen sien­do los mis­mos des­pués del bur­nout. Mu­chos pa­cien­tes tie­nen, al ini­cio de la te­ra­pia, la sen­sa­ción de que de­ben cam­biar­lo to­do. Sin em­bar­go, un nue­vo ini­cio, en el que to­do sea dis­tin­to, no ha­ría más que vol­ver aún más in­se­gu­ro al pa­cien­te. Por eso, la ma­yo­ría de las per­so­nas vuel­ve a su tra­ba­jo de siem­pre, aun­que de­ben ha­cer­lo de for­ma es­ca­lo­na­da, pla­nean­do el re­gre­so con tiem­po y cui­da­do. Es­to per­mi­te apren­der a eva­luar con cuán­to se pue­de li­diar, ga­nar se­gu­ri­dad y des­mon­tar mie­dos a una re­caí­da o una nue­va so­bre­exi­gen­cia.

Una for­ma de vol­ver es tra­ba­jan­do al prin­ci­pio po­cas ho­ras, mien­tras du­ra la li­cen­cia, pa­ra po­der ir sin­tién­do­se a gus­to en el tra­ba­jo de a po­co y re­en­con­trar­se con las ta­reas. El em­plea­dor de­be­ría mos­trar bue­na dis­po­si­ción pa­ra po­si­bi­li­tar el re­gre­so, aún cuan­do el em­plea­do ya no pue­da li­diar con la mis­ma car­ga de tra­ba­jo o de­ba de­di­car­se a otras ta­reas. Pa­ra mu­chas per­so­nas es una bue­na ex­pe­rien­cia re­to­mar el con­tac­to con los co­le­gas y el je­fe an­tes de re­in­ser­tar­se a pleno.

Ca­da em­pre­sa y ca­da per­so­na ma­ne­ja de dis­tin­ta for­ma cuán abier­ta­men­te ha­blar de la en­fer­me­dad. En re­su­mi­das cuen­tas, se tra­ta de una de­ci­sión in­di­vi­dual. Lo me­jor es la sin­ce­ri­dad con uno mis­mo: hay que te­ner en cla­ro qué pro­vo­có el bur­nout y adop­tar cam­bios en el pro­pio com­por­ta­mien­to pa­ra evi­tar­lo.

Los ex­per­tos tam­bién re­co­mien­dan pre­ser­var­se y bus­car el equi­li­brio. Hay que sa­ber de­tec­tar qué da ener­gía y qué la qui­ta. Más que nun­ca, hay que apren­der a va­lo­rar las ac­ti­vi­da­des que no tie­nen que ver con el tra­ba­jo. Lo más im­por­tan­te es no re­gre­sar de­ma­sia­do pron­to al tra­ba­jo, pe­ro tam­po­co es bueno de­mo­rar mu­cho el re­torno: se de­be es­tar tan mo­ti­va­do co­mo pre­pa­ra­do pa­ra vol­ver.

Des­co­nec­tar, sol­tar y dis­ten­der­se le ha­ce bien al cuer­po des­pués de un pe­río­do de mu­cho es­trés. ¿Y en qué con­sis­ten es­tos via­jes de fan­ta­sía? En reali­dad, no se tra­ta de otra co­sa más que en­so­ña­cio­nes di­ri­gi­das. La idea es que el via­je trans­cu­rra en la men­te de uno, mien­tras otra per­so­na lee o cuen­ta en voz al­ta una his­to­ria. Tam­bién se pue­de ha­cer so­lo, con­cen­trán­do­se en imá­ge­nes e im­pre­sio­nes que brin­dan paz y tran­qui­li­dad. Mu­chos de es­tos via­jes de fan­ta­sía di­ri­gi­dos se ofre­cen en cur­sos y son ten­den­cia en paí­ses co­mo Ale­ma­nia, don­de tam­bién se pue­den com­prar CDs de au­dios con his­to­rias con es­te fin.

Pa­ra que el via­je fan­ta­sio­so sir­va, de­be trans­cu­rrir en una at­mós­fe­ra tran­qui­la, sin rui­do de trán­si­to ni otros so­ni­dos mo­les­tos. El te­lé­fono mó­vil de­be es­tar apa­ga­do. Lo me­jor es sen­tar­se en una si­lla, en una tum­bo­na o en el sue­lo, de for­ma có­mo­da, y ce­rrar los ojos. Los via­jes sue­len co­men­zar con ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción, que tie­nen co­mo fin fo­men­tar la per­cep­ción del pro­pio cuer­po.

En es­ta eta­pa de re­la­ja­ción, los do­cen­tes ge­ne­ran en sus alum­nos imá­ge­nes y sen­sa­cio­nes. Por ejem­plo, les pi­den que vi­sua­li­cen una pla­ya y sien­tan la are­na ba­jo los pies, el ru­gir del mar, la fres­ca bri­sa ma­ri­na. De la pla­ya se ca­mi­na ha­cia el in­te­rior, don­de se des­cu­bre una pra­de­ra con flo­res de va­rios co­lo­res y aro­mas. Es­tas imá­ge­nes y sen­sa­cio­nes re­la­jan.

Quien par­ti­ci­pe en un via­je de fan­ta­sía di­ri­gi­do no de­be te­mer ser “ma­ni­pu­la­do”. Na­die pue­de obli­gar a otro a ima­gi­nar o per­ci­bir de­ter­mi­na­das imá­ge­nes o sen­sa­cio­nes. Du­ran­te el via­je nun­ca se de­ja de es­tar cons­cien­te y, ade­más, si hay ma­les­tar, se pue­de in­te­rrum­pir en cual­quier mo­men­to. Si uno es psi­co­ló­gi­ca­men­te ines­ta­ble y tien­de a ma­ni­fes­tar sen­ti­mien­tos ex­tre­mos, lo me­jor es con­sul­tar an­tes con un mé­di­co o psi­có­lo­go si se pue­de par­ti­ci­par en es­te ti­po de ex­pe­rien­cias.

Los via­jes de fan­ta­sía no so­lo pue­den con­tri­buir a la re­la­ja­ción y evi­tar los bur­nouts, sino que ade­más pue­den ayu­dar con los do­lo­res de ca­be­za re­cu­rren­tes. Los via­jes fan­ta­sio­sos tam­bién pro­mue­ven la cons­cien­cia del pro­pio cuer­po. In­clu­so hay cur­sos es­pe­cia­les pa­ra ni­ños que los ayu­dan a in­cen­ti­var su crea­ti­vi­dad, su po­der de ima­gi­na­ción y la con­fian­za en sí mis­mos.

Si bien es­tos via­jes son una re­co­no­ci­da téc­ni­ca de re­la­ja­ción y ayu­dan a la pre­ven­ción en te­mas de sa­lud, no to­das las per­so­nas se in­cli­nan por ellos. No de­be­ría ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción: hay mu­chí­si­mas téc­ni­cas pa­ra dis­ten­der­se, co­mo la re­la­ja­ción pro­gre­si­va de los múscu­los o el bio­feed­back. Ca­da uno de­be des­cu­brir qué téc­ni­ca se ajus­ta más a su per­so­na­li­dad.

LA PRE­SIóN EN EL TRA­BA­JO Y DE LA VI­DA CO­TI­DIA­NA, TE PUE­DEN LLE­VAR AL BOR­DE DE LA LO­CU­RA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.