Haz que tu ima­gen co­mu­ni­que lo que eres, tie­nes y quie­res

Zona E - - SILENCIO Y DISCURSO -

Di­ver­sas va­ria­bles son ma­ni­pu­la­das a la ho­ra de pro­yec­tar una ima­gen atrac­ti­va, in­tere­san­te y su­ges­ti­va, en­tre ellas: la apa­rien­cia fí­si­ca, for­mas de ves­tir, la vi­da pri­va­da (da­tos au­to­bio­grá­fi­cos y fa­mi­lia­res), len­gua­je co­lo­quial y ca­ris­ma. En lo que pro­si­gue, se des­cri­ben tres de las prin­ci­pa­les.

Atrac­ti­vo fí­si­co y ves­ti­men­ta ade­cua­da:

Muy apar­te de la be­lle­za in­na­ta, lo que es una apre­cia­ción de ca­da quien y, por en­de, sub­je­ti­va, gra­cias a la in­du­men­ta­ria idó­nea, la per­so­na pue­de in­clu­so “ha­blar” de su fun­ción, de sus de­seos y ac­ti­tu­des y, re­gu­lar­men­te, los de­más creen en lo que ven, aun­que se les di­ga lo con­tra­rio. Por tal mo­ti­vo, es­te ele­men­to de la ima­gen es un ins­tru­men­to po­de­ro­so que pue­de ac­tuar a fa­vor o en con­tra.

Y no so­lo eso, ade­más, es un re­cur­so que pue­de usar­se en ca­so de no ser un buen ora­dor, por ejem­plo, en el sen­ti­do de que com­ple­men­ta el es­ti­lo y re­fle­ja me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les. A fal­ta de una cua­li­dad o des­tre­za, se adop­ta otra. “Cuan­to más inar­ti­cu­la­da es una per­so­na ver­bal­men­te, más im­por­tan­tes son las ma­ni­fes­ta­cio­nes que ha­cen sus ro­pas. Por su par­te, las per­so­nas que tie­nen un dis­cur­so ver­bal flui­do pue­den per­mi­tir­se ser al­go des­cui­da­das o so­sas vis­tien­do”, nos re­cuer­da A. Lu­rie.

Por otro la­do, ves­tir bien atrae y los di­se­ños y ten­den­cias de uno lo­gran que mu­chos quie­ran se­guir­le y, al fi­nal, ter­mi­na sien­do es­ta una for­ma de per­sua­dir; una de esas opor­tu­ni­da­des que se apro­ve­chan pa­ra lla­mar la aten­ción po­si­ti­va­men­te, cla­ro, sin lle­gar a la sun­tuo­si­dad ya que se con­se­gui­ría un efec­to ne­ga­ti­vo.

Per­so­na­li­dad:

Ca­da quien da a co­no­cer sus pun­tos fuer­tes y pro­cu­ra mi­ni­mi­zar la mues­tra de los dé­bi­les. Adap­tar la per­so­na­li­dad a lo que es­pe­ra el pú­bli­co (en ca­so de ar­tis­tas y po­lí­ti­cos, por ejem­plo) no es ta­rea fá­cil, da­do que hay quie­nes in­clu­so aso­cian la ima­gen con el pro­gra­ma de go­bierno o el com­pen­dio de obras ar­tís­ti­cas que pre­sen­tan, eva­luan­do la con­gruen­cia en­tre am­bos ele­men­tos. L. Mar­tín nos di­ce que “ho­nes­ti­dad, com­pe­ten­cia, in­te­gri­dad, ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go y ener­gía... co­mu­ni­car esas cua­li­da­des sig­ni­fi­ca de­mos­trar ca­rác­ter, cre­di­bi­li­dad y di­na­mis­mo”. Cier­ta­men­te, el in­di­vi­duo tra­ta de de­mos­trar que su per­so­na­li­dad es la que más se adap­ta a la ideal pa­ra el pues­to al que as­pi­ra; da igual si se tra­ta de una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo, de la es­co­gen­cia del pre­si­den­te de un gre­mio o de la elec­ción del pró­xi­mo man­da­ta­rio.

Es pre­ci­so acla­rar que la ima­gen no so­lo de­pen­de de la per­so­na, ya que es una com­bi­na­ción en­tre lo que ella in­ten­ta pro­yec­tar y lo que los de­más real­men­te per­ci­ben, a par­tir in­clu­so de sus ex­pe­rien­cias, de lo que sa­ben y de la in­for­ma­ción que re­ci­ben en los dis­tin­tos am­bien­tes.

Cui­dar la ima­gen de­be ser un ob­je­ti­vo se­rio que ca­da quien se plan­tee dia­ria­men­te; una ne­ga­ti­va es sor­pren­den­te­men­te po­de­ro­sa, du­ra­de­ra y pro­vo­ca­do­ra de pre­jui­cios da­ñi­nos, que no son fá­ci­les de su­pe­rar lue­go.

Ex­pe­rien­cia:

Cuan­do que­da de­mos­tra­do que se tie­ne ex­pe­rien­cia, cual­quie­ra que sea el fin de que nos ob­ser­ven, con­si­de­ren o eli­jan, se re­du­ce la in­cer­ti­dum­bre de los de­más so­bre la ca­pa­ci­dad que se po­see pa­ra asu­mir de­ter­mi­na­das fun­cio­nes. Eso sí, la estrategia de trans­mi­tir ex­pe­rien­cia es un ar­ma de do­ble fi­lo. Su efec­ti­vi­dad vie­ne da­da por lo po­si­ti­vo o ne­ga­ti­vo que sea el jui­cio de va­lor que ha­gan quie­nes nos ro­dean, res­pec­to al queha­cer pa­sa­do. La ex­pe­rien­cia es un va­lor muy im­por­tan­te por­que las ta­reas de re­pre­sen­tar a per­so­nas y de di­ri­gir gru­pos o ins­ti­tu­cio­nes en­vuel­ven, en­tre otras co­sas y mu­chas ve­ces, ma­ne­jar el era­rio, lo cual exi­ge mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad y es­ta co­mún­men­te se aso­cia a la ma­du­rez ad­qui­ri­da con los años; por eso tan­tas ve­ces se va­lo­ra que se ten­ga. En ca­sos dis­tin­tos, con­vie­ne más ser jo­ven y aso­ciar la ima­gen al cam­bio, a las opor­tu­ni­da­des y a la nue­va es­pe­ran­za.

Fi­nal­men­te, in­clu­so cuan­do es cri­ti­ca­da y con­si­de­ra­da co­mo una apa­rien­cia en­mas­ca­ra­da, la ima­gen pú­bli­ca es un ele­men­to de in­con­men­su­ra­ble tras­cen­den­cia y de­be tra­ba­jar­se día a día; aun cuan­do la desea­da es lo­gra­da, nue­vos re­tos se asig­nan siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.