QUE­RI­DO DA­VID,

Zona E - - RINCÓN CULTURAL -

Es un gus­to es­cri­bir­te. Sé que por tu con­di­ción au­di­ti­va es más có­mo­do pa­ra ti en­te­rar­te de mis di­va­ga­cio­nes por es­ta vía, más que re­ci­bir al­gu­na lla­ma­da (la cual nun­ca ha­ría). An­tes que to­do, de­seo que se­pas que es­ta car­ta pa­sa­rá a ser par­te de una se­rie in­fi­ni­ta de com­po­si­cio­nes epis­to­la­res que es­cri­bo re­gu­lar­men­te a los au­to­res (y aho­ra ar­tis­tas de otras ra­mas, sien­do tú el pri­me­ro) cuan­do a tra­vés de su tra­ba­jo he apren­di­do al­go o cuan­do a par­tir de la ob­ser­va­ción de su crea­ción se con­mo­vie­ra cu­rio­sa­men­te al­gu­na pie­za de mi cuer­po in­te­rior.

Por es­to y por otras ra­zo­nes cir­cuns­tan­cia­les, me he pro­pues­to ob­ser­var tu obra, es­pe­cí­fi­ca­men­te des­de el cuer­po.

Sé que pa­ra ti el es­pa­cio es imprescindible en tu crea­ción ar­tís­ti­ca, me he fi­ja­do ob­se­si­va­men­te en ello, des­pués de ha­ber­te es­cu­cha­do de­cir que “en un cua­dro, el es­pa­cio for­ma par­te del con­te­ni­do emo­cio­nal y so­lo a tra­vés del es­pa­cio la emo­ción se desa­rro­lla”; en­ton­ces, he po­di­do no­tar que tu tra­ba­jo pic­tó­ri­co ini­cia y ter­mi­na con la bús­que­da im­pa­ra­ble de ser ha­bi­ta­do, por­que Da­vid, ¿qué otro de­seo po­dría te­ner un es­pa­cio, más que el de ser vi­vi­do? ¿Qué otra co­sa es­pe­ra­ría un re­co­rri­do, más que sen­tir los pa­sos de un vi­si­tan­te for­tui­to?

Esos es­pa­cios que apa­re­cen tras tus pin­ce­la­das, al pa­re­cer se han crea­do pa­ra ser el “don­de” de los cuer­pos ima­gi­na­rios. Ese cuer­po que lle­va ca­da cual, si­tua­do en la men­te, vie­ne a ser el pro­ta­go­nis­ta fi­nal de tus in­ten­sio­nes. Pa­ra com­ple­tar ca­da obra que ideas, es al­ta­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.