Con­se­jos Opor­tu­nos

Una de las frus­tra­cio­nes de los edu­ca­do­res es com­pro­bar que, al ex­po­ner a un gru­po a su en­se­ñan­za, unos atien­den, otros no en­tien­den y otros no les in­tere­sa.

Zona E - - FRESCAS -

Ha­ces tu me­jor es­fuer­zo, los pre­pa­ras y no im­por­ta a cuan­tas con­vo­ca­to­rias se pre­sen­ten... co­mo no pu­sie­ron aten­ción a lo en­se­ña­do, fi­nal­men­te, lle­gan los re­sul­ta­dos: Re­pro­ba­do Pien­so en es­to al ver el es­fuer­zo, que ca­da vez con más ahín­co se rea­li­za pa­ra la pre­ven­ción del cán­cer, y no­to que son ca­da vez más las muer­tes.

¿Dón­de ra­di­ca el pro­ble­ma? ¿No nos ex­pli­can bien, no ha­ce­mos ca­so, hay una di­fi­cul­tad de in­te­lec­to o no nos in­tere­sa? Sé que no de­pen­de so­lo de no­so­tros. Pe­ro en lo que re­quie­re di­li­gen­cia, que no sea­mos pe­re­zo­sos.

Hoy, den­tro del mes de la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­mas, quie­ro com­par­tir con­ti­go un ver­sícu­lo bí­bli­co. Es un pro­ver­bio del rey Sa­lo­món, Pro­ver­bios 3:1-2 di­ce: Tu co­ra­zón guar­de mi con­se­jo; por­que lar­gu­ra de días y años de vi­da y paz te au­men­ta­rán.

Po­de­ro­so. ¡Pue­do vi­vir más a cau­sa de pres­tar aten­ción a un buen con­se­jo!

Es por es­to que les com­par­to es­ta ex­pre­sión bí­bli­ca, por­que si es­cu­char el con­se­jo nos ha­ce sa­bios, y el re­sul­ta­do es lar­gu­ra de días, se­ría muy sa­bio si pres­tá­ra­mos oí­dos a las bue­nas re­co­men­da­cio­nes que en es­te mes, con más én­fa­sis, se es­tá ha­cien­do.

A ve­ces nos re­sul­ta te­dio­so vi­si­tar al mé­di­co, nos en­vol­ve­mos en nues­tras pro­pias ac­ti­vi­da­des, pos­ter­ga­mos la vi­si­ta o nos de­ja­mos lle­var por cuen­tos de ca­mino que di­cen que las mamografías son tor­tuo­sas, que es lo más do­lo­ro­so que exis­te... y eso no es cier­to.

Es ver­dad que rea­li­zár­te­la no evi­ta el cán­cer, pe­ro qué tran­qui­li­za­dor es sa­ber que de­tec­ta­ron una pa­to­lo­gía ma­lig­na a tiem­po, o sen­ci­lla­men­te con­fir­mar que to­do es­tá bien. De­fi­ni­ti­va­men­te, es­cu­char ese con­se­jo pue­de de­ter­mi­nar nues­tros días so­bre la tie­rra. Es más, te ha­bla­ré en con­fian­za, te con­ta­ré al­go. En el mes de mar­zo fui diag­nos­ti­ca­da con cán­cer de en­do­me­trio, (ade­no­car­ci­no­ma en­do­me­trial). Es muy feo ese nom­bre, y peor aún, sa­ber que lo tie­nes.

Fue­ron días di­fí­ci­les, muy an­gus­tian­tes. Los que han re­co­rri­do esa “au­to­pis­ta de in­cer­ti­dum­bre” sa­ben qué se sien­te y có­mo te cam­bia la vi­da en se­gun­dos.

Te lo cuen­to, no pa­ra en­tris­te­cer­te ni pro­vo­car mie­dos; lo que de­seo es mo­ti­var­te a ha­cer lo co­rrec­to en el tiem­po ade­cua­do.

Ha­ce seis me­ses fui in­ter­ve­ni­da qui­rúr­gi­ca­men­te, y se­ma­nas des­pués vi al mé­di­co con los re­sul­ta­dos de la biop­sia en sus ma­nos. El mo­men­to era in­ten­so... ex­pec­tan­te. ¿Qué me di­ría? ¿En qué es­ta­dio que­dé? ¿Cuál se­ría el tra­ta­mien­to?

Pe­ro sor­pre­si­va­men­te el on­có­lo­go me fe­li­ci­tó, co­mo si fue­ra mi cum­plea­ños, di­jo: “Lle­ga­mos a tiem­po. Te que­das­te una es­qui­na an­tes. To­do hu­bie­se si­do di­fe­ren­te si no hu­bie­ras ve­ni­do en el tiem­po opor­tuno”.

Yo le doy glo­ria a Dios, y mu­chí­si­mas gra­cias a la Dra. Low, Dra Re­yes y al Dr. San­ta­na por es­ta his­to­ria de fi­nal fe­liz; pe­ro Jeho­vá sa­be que, con fre­cuen­cia, me pre­gun­to có­mo es­ta­ría si me hu­bie­se sal­ta­do las ci­tas, me des­cui­do con las fe­chas o, sen­ci­lla­men­te, res­to im­por­tan­cia a la re­co­men­da­ción mé­di­ca. Es­cu­cha el con­se­jo, cam­bie­mos el es­ti­lo de vi­da, vi­va­mos con más paz, me­nos ace­le­ra­dos, apro­ve­che­mos la gra­cia de Dios y por fa­vor “haz­te la ma­mo­gra­fía” o in­sís­te­le a tu es­po­sa, her­ma­na, ma­má o hi­ja a que se la ha­ga. Ore­mos por las pa­cien­tes de cán­cer de ma­mas, por to­dos los que en es­tos días es­tán re­ci­bien­do diag­nós­ti­cos ma­lig­nos. Pe­ro tam­bién de­mos gra­cias por los que es­tán aquí Los so­bre­vi­vien­tes. En mi gra­ti­tud in­clu­yo a mi ma­má, a Pa­tri­cia, Hanny, Bel­kis y a mi ami­ga Ye­se­nia. To­das tie­nen en co­mún un gran “sí, se pue­de”, es­cu­chan­do con­se­jos y con el fa­vor de Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.