“La vida es muy cor­ta pa­ra es­tar con po­ses.”

Zona E - - PORTADA DE -

Pa­ra ce­rrar el año, qui­si­mos en­tre­vis­tar a una mu­jer muy es­pe­cial, que con su ta­len­to y su son­ri­sa, nos ins­pi­ra a ser me­jo­res se­res hu­ma­nos. Nues­tra co­la­bo­ra­do­ra De­nis­se Es­pa­ñol, no so­lo es un tre­men­da ar­ti­cu­lis­ta, res­ca­tis­ta de la cul­tu­ra en ge­ne­ral, sino que tam­bién es un ar­qui­tec­ta de re­nom­bre, que con sus gran­des obras, ayu­da a em­be­lle­cer un po­co más nues­tro país y en­torno. Los in­vi­ta­mos a que co­noz­can más acer­ca de De­nis­se Es­pa­ñol.

ZO­NA ES­TE: ¿CÓ­MO SE DESCRIBIRíA EN TRES PA­LA­BRAS?

Den­ni­se Es­pa­ñol: No hay na­da más di­fí­cil pa­ra mí que de­fi­nir­me. Di­go que soy mu­chas per­so­nas dentro de una, en­ton­ces po­dría de­cir un as­pec­to de ca­da par­te de mi vida, o de los tres fun­da­men­ta­les, de­jan­do de la­do otros igual­men­te im­por­tan­tes.

prio­ri­zo en el de­seo del clien­te. Creo que el tra­ba­jo del ar­qui­tec­to es tra­du­cir al idio­ma es­pa­cial las ex­pec­ta­ti­vas de quien con­tra­ta tus ser­vi­cios. Si lo­gro eso de for­ma creativa, soy fe­liz.

de fa­mi­lia tra­to de ser or­ga­ni­za­da. Me da tra­ba­jo to­mar las co­sas a la li­ge­ra en ese as­pec­to tan de­li­ca­do de la vida, te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de criar per­so­nas que val­gan la pe­na en el fu­tu­ro es al­go que me to­mo en se­rio.

soy 100 % emo­cio­nal. Es me­dian­te la es­cri­tu­ra que li­be­ro los de­mo­nios que me ha­bi­tan. Esa ca­tar­sis me in­va­de y de­bo es­cu­char­las, por lo cual ha­brá es­cri­tos re­la­cio­na­dos con los de­más as­pec­tos de mi vida, pro­fe­sión, fa­mi­lia y tam­bién mu­chos te­mas ín­ti­mos des­de mi vi­sión de mu­jer que vi­ve y tra­ba­ja en el mun­do ac­tual, donde se li­bran in­fi­ni­tas lu­chas.

Z.E.: SU PRO­FE­SIÓN ES AR­QUI­TEC­TU­RA... ¿CUáL HA SI­DO SU OBRA MAES­TRA EN ES­TE CAM­PO?

D.E.: Creo que ten­go en mi car­pe­ta va­rios pro­yec­tos im­por­tan­tes al­re­de­dor del país. He rea­li­za­do pro­yec­tos de vo­ca­ción ur­ba­na, pro­yec­tos de vi­vien­das pa­ra per­so­nas de ba­jos recursos, con muy buenos re­sul­ta­dos y esos me han lle­na­do de or­gu­llo. Sin em­bar­go, ca­da pro­yec­to es es­pe­cial y tie­ne su ma­gia, tan­to una vi­lla de lu­jo, una ca­sa eco­nó­mi­ca o un lo­cal comercial tie­nen gra­dos de di­fi­cul­tad y mu­chos as­pec­tos a es­tu­diar. Es­tá en las ma­nos del di­se­ña­dor ob­te­ner, me­dian­te su tra­ba­jo, un re­sul­ta­do exi­to­so. No sé si soy una ar­qui­tec­ta que desee te­ner una obra maes­tra, creo que lo im­por­tan­te es ha­cer lo me­jor de ca­da pro­yec­to, tra­tar ca­da opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo como la obra fun­da­men­tal.

Z.E.: SI PU­DIE­SE DISEÑAR CUAL­QUIER CO­SA, ¿QUé HA­RíA?

D.E.: A mí me en­can­ta­ría re­mon­tar­me en el tiem­po y ha­cer una pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na de San­to Do­min­go con pro­yec­ción a 200 años Ese es un sue­ño que me en­can­ta­ría cum­plir. Le pe­di­ría ayu­da a to­dos los ex­ce­len­tes ar­qui­tec­tos ur­ba­nis­tas que hay en nues­tro país. Creo que las per­so­nas que es­tán ha­cien­do ciu­dad en la ac­tua­li­dad, de las cua­les for­mo par­te en es­ta nues­tra zo­na, de­be­mos diseñar con pro­yec­cio­nes fu­tu­ras, pa­ra evi­tar el caos. Diseñar siempre to­man­do en cuen­ta los con­cep­tos de la ciu­dad que se di­se­ña pa­ra el usua­rio, no pa­ra los vehícu­los, ace­ras am­plias, par­ques, ser­vi­cios, son mu­chos as­pec­tos a to­mar en cuen­ta, pe­ro de­ben ser cui­da­dos si es que que­re­mos que nues­tra zo­na crez­ca de for­ma po­si­ti­va.

Z.E.: ¿CÓ­MO NA­CE LA PASIÓN POR LA ES­CRI­TU­RA Y LA POE­SíA?

D.E.: Escribo des­de pe­que­ña. Como ya men­cio­né, es mi for­ma de ex­pre­sión por ex­ce­len­cia. Si no pue­do es­cri­bir, no soy.

Z.E.: CUéN­TE­NOS DE SU MáS RE­CIEN­TE OBRA.

D.E.: Mi nue­vo li­bro de poe­mas se ti­tu­la Una ca­sa en la pal­ma de tu mano. Se pu­bli­có pa­ra­le­la­men­te en Cos­ta Ri­ca, dentro del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Poe­sía de es­te año (2016) como par­te de la co­lec­ción del fes­ti­val y en otra her­mo­sa ver­sión pa­ra la is­la y de ven­ta on­li­ne con la edi­to­rial Me­diais­la. Es mi segundo hi­jo li­te­ra­rio al cual le de­di­qué mu­chas ho­ras de tra­ba­jo y con el cual es­toy con­for­me, pues mues­tra la evo­lu­ción de mi voz poé­ti­ca.

Z.E.: ¿QUé LA LLE­VA A IN­TERE­SAR­SE POR PU­BLI­CAR?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.