Pa­re­jas que pre­fie­ren te­ner mas­co­tas que hi­jos

Co­no­ce una ten­den­cia que, día con día, to­ma más fuer­za en­tre las pa­re­jas: la de te­ner una mas­co­ta en lu­gar de hi­jos.

Zona E - - PSICOLOGÍA -

Atra­vés del tiem­po, he­mos vis­to có­mo la fa­mi­lia nu­clear (la que es­tá con­for­ma­do por ma­má, pa­pá e hi­jos) ha ido to­man­do nue­vas for­mas y aho­ra exis­ten mu­chos ti­pos de fa­mi­lias. Y al­gu­nas es­tán con­for­ma­das por in­te­gran­tes que ni si­quie­ra son de la mis­ma es­pe­cie.

Sí, te es­ta­mos ha­blan­do de aque­llas fa­mi­lias que ven a su mas­co­ta co­mo un in­te­gran­te más. Sin em­bar­go, es­ta mo­da­li­dad de aco­ger a pe­rri­tos o ga­ti­tos co­mo si fue­ran hi­jos, es una ten­den­cia que úl­ti­ma­men­te han adop­ta­do mu­chas pa­re­jas en el mun­do. Y mu­chas de ellas pre­fie­ren no te­ner be­bés y dar­le to­do lo po­si­ble a su mas­co­ta.

Los fac­to­res pa­ra que las pa­re­jas ten­gan un “perrhi­jo” o un “gat­hi­jo” son va­ria­dos. Según es­tu­dios, al­gu­nas pa­re­jas no se sien­ten pre­pa­ra­das pa­ra ser pa­dres, y pre­fie­ren adop­tar pri­me­ro una mas­co­ta pa­ra pro­bar si des­pués pue­den te­ner una res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor.

Otra ra­zón es la del ries­go de un im­pre­de­ci­ble di­vor­cio, el cual se com­pli­ca aún más si hay hi­jos de por me­dio. El te­ner una mas­co­ta co­mo hi­jo les qui­ta pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, ju­rí­di­cos y emo­cio­na­les si de­ci­den se­pa­rar­se.

La eco­no­mía es otro de los fac­to­res por los cua­les las pa­re­jas pre­fie­ren te­ner una mas­co­ta: un hi­jo im­pli­ca gas­tos por mu­chos años. Por tan­to, mu­chos es­po­sos ven en una mas­co­ta la so­lu­ción pa­ra lle­nar el va­cío de la pa­ter­ni­dad sin gas­tar mu­cho di­ne­ro. Otro be­ne­fi­cio es que tie­nen más tiem­po pa­ra ellos: pue­den via­jar y ha­cer otras ac­ti­vi­da­des sin preo­cu­pa­cio­nes ni re­mor­di­mien­tos.

Te­ner perrhi­jos o gat­hi­jos se ha con­ver­ti­do una ten­den­cia ca­da vez ma­yor en las pa­re­jas de to­do el mun­do. Sin em­bar­go, se cree que al­gu­nas per­so­nas lo ha­cen por mo­da: no son ra­ros los gru­pos o per­fi­les en las re­des so­cia­les don­de mu­chas pa­re­jas o in­di­vi­duos suben fo­tos de sus pe­rros o ga­tos vi­vien­do una vi­da que va más allá de ser una mas­co­ta.

Por otro la­do, ex­per­tos han opi­na­do que una mas­co­ta no pue­de ocu­par el lu­gar de un hi­jo en una fa­mi­lia, no só­lo por su na­tu­ra­le­za ani­mal, sino por­que es­ta no ocu­pa­rá el rol que la pa­re­ja quie­re im­po­ner­le: ya sea pe­rro o ga­to, el que­rer cam­biar sus há­bi­tos o com­por­ta­mien­to, pue­den oca­sio­nar­le es­trés y an­gus­tia, en­tre otros pro­ble­mas.

Los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos po­drían pre­sen­tar­se no so­la­men­te en la mas­co­ta, sino en sus “pa­dres”: ya sea en uno o am­bos po­dría pre­sen­tar­se el de­seo de vi­vir su rol pa­terno tar­de o tem­prano. En da­do ca­so de que só­lo sea uno de am­bos, po­dría lle­var a una se­pa­ra­ción.

No obs­tan­te, de­pen­de­rá de la co­mu­ni­ca­ción y los pla­nes que ten­gan co­mo pa­re­ja pa­ra que cam­bien su es­ti­lo de vi­da y se den la opor­tu­ni­dad de ser pa­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.