El su­per­ciu­da­dano y su im­pli­ca­ción en la vi­da pú­bli­ca

Zona E - - SILENCIO Y DISCURSO -

Su­per­ciu­da­dano es aquél que es­tá per­ma­nen­te­men­te in­tere­sa­do, im­pli­ca­do y ac­ti­vo de la teo­ría de la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, por tan­to, par­ti­ci­pa en po­lí­ti­ca y asu­me el ya pe­yo­ra­ti­vo (por des­co­no­ci­mien­to de que to­do ser hu­mano lo es) sus­tan­ti­vo de “po­lí­ti­co”.

Aun cuan­do ca­da vez au­men­tan los ciu­da­da­nos que se in­for­man pa­ra emi­tir opi­nio­nes y que se preo­cu­pan por me­jo­rar su ni­vel edu­ca­ti­vo y, con ello, su in­fluen­cia so­cial, son más aque­llos con la idea de que son po­lí­ti­cos en fun­ción de su mi­li­tan­cia o no en un de­ter­mi­na­do par­ti­do, y, po­co más le­jos de la reali­dad. Pa­ra com­pren­der­lo me­jor, se­ría pre­ci­so echar unas pá­gi­nas pa­ra la iz­quier­da y vol­ver al con­cep­to del zoom po­li­ti­kon, de Aris­tó­te­les. Otra idea di­fu­sa, aun en los pen­sa­mien­tos de esas per­so­nas, es la re­fe­ren­te a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, en el sen­ti­do de que en­tien­den que la mis­ma to­ma una ma­ne­ra úni­ca: vo­tar en unas elec­cio­nes. En ver­dad, ade­más de esos ac­tos –emi­tir el vo­to y el ac­ti­vis­mo par­ti­dis­ta– son for­mas de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca: te­ner con­tac­tos di­rec­tos con los po­lí­ti­cos, apo­yar ma­ni­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas, boi­co­tear pro­duc­tos por ra­zo­nes po­lí­ti­cas, des­obe­de­cer una ley a cau­sa de la éti­ca, abor­dar con un me­dio de co­mu­ni­ca­ción o re­pre­sen­tan­te es­ta­tal un te­ma de in­te­rés ge­ne­ral, ser par­te de gru­pos o aso­cia­cio­nes que tra­ba­jan en pro de una cau­sa co­mún ciu­da­da­na, en­tre otras. La in­ten­si­dad y fre­cuen­cia de ca­da una de ellas de­pen­de­rán de sus mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, o sea, no es lo mis­mo vo­tar (es­fuer­zo de un día) que ser miem­bro ac­ti­vo de una or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca.

La de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va ne­ce­si­ta de ciu­da­da­nos bue­nos y sa­bios, y re­sul­ta di­fí­cil lo­grar la im­pli­ca­ción y par­ti­ci­pa­ción de per­so­nas pa­ra las cua­les la po­lí­ti­ca es una ac­ti­vi­dad que com­pi­te en aten­ción, tiem­po y de­di­ca­ción con otras igual o más exi­gen­tes, co­mo lo son una jor­na­da la­bo­ral ex­ten­sa o la fa­mi­lia.

Aun así, mu­chos se in­tere­san por acer­car­se, pues­to que a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca se bus­ca in­ci­dir en la to­ma de de­ci­sio­nes, lo cual es­tá vin­cu­la­do al po­der po­lí­ti­co. En de­ter­mi­na­das so­cie­da­des in­clu­so se mo­ti­va a la gen­te a in­mis­cuir­se en los asun­tos pú­bli­cos; por ejem­plo, en la Gre­cia clá­si­ca, don­de na­ce el tér­mino “de­mo­cra­cia”, los ciu­da­da­nos se va­lo­ran de acuer­do a su vin­cu­la­ción e in­te­rés al res­pec­to. In­clu­so, van más le­jos y re­mu­ne­ran esas ac­cio­nes, ade­más de que to­dos tie­nen igua­les opor­tu­ni­da­des de ac­ce­der a un car­go pú­bli­co, con la idea de “go­ber­nar y ser go­ber­na­do por turno”. La teo­ría par­ti­ci­pa­ti­va de la de­mo­cra­cia re­fie­re que un sis­te­ma real­men­te de­mo­crá­ti­co de­be fa­vo­re­cer la má­xi­ma im­pli­ca­ción de los ciu­da­da­nos en la de­fi­ni­ción de las le­yes y las po­lí­ti­cas. Una ciu­da­da­nía in­vo­lu­cra­da en las cues­tio­nes pú­bli­cas se ha­ce a sí mis­ma me­jor ca­da día, fa­ci­li­ta la ges­tión de los con­flic­tos so­cia­les, re­du­ce los pe­li­gros de des­via­cio­nes au­to­ri­ta­rias y me­jo­ra la ca­li­dad de los go­bier­nos. Hay quie­nes par­ti­ci­pan mo­ti­va­dos por el des­con­ten­to, por el re­cha­zo al sis­te­ma po­lí­ti­co o por in­sa­tis­fac­ción con el fun­cio­na­mien­to del mis­mo. Es­to a di­fe­ren­cia de aque­llos que lo ha­cen por con­vic­ción (en un li­de­raz­go o ideo­lo­gía) o por pro­te­ger in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Día a día la ciu­da­da­nía va con­cien­ti­zán­do­se más pa­ra asu­mir que las de­ci­sio­nes so­bre lo que es me­jor de­be ser de to­dos, por tan­to, las opor­tu­ni­da­des de de­li­be­rar so­bre el queha­cer pú­bli­co tie­nen que apro­ve­char­se al má­xi­mo. Las so­cie­da­des con su­per­ciu­da­da­nos tie­nen me­jor ca­li­dad de vi­da y son ne­ce­sa­rios pa­ra la sa­lud de­mo­crá­ti­ca de cual­quier na­ción.

LA DE­MO­CRA­CIA PAR­TI­CI­PA­TI­VA NE­CE­SI­TA DE CIU­DA­DA­NOS BUE­NOS Y SA­BIOS...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.