Hé­roes

¿Re­cuer­das al­gu­na se­rie te­le­vi­si­va o al­gún li­bro de cuen­tos, don­de ha­bía un hé­roe?

Zona E - - FRESCAS -

Era fi­gu­ra prin­ci­pal de la his­to­ria, quien siem­pre ven­cía cual­quier cir­cuns­tan­cia, sa­lien­do a flo­te de ca­da obs­tácu­lo que se pre­sen­ta­ra.

Por mu­chos años me que­da­ba la du­da si eran so­lo per­so­na­jes, o si ha­bía al­gu­na reali­dad en ellos.

EN LA VI­DA REAL HAY MU­CHOS.

Tras­cien­den a una bue­na his­to­ria, se sa­len de las pá­gi­nas de un li­bro y de la pan­ta­lla gran­de o chi­ca, y nos co­nec­tan con una reali­dad cru­da, que hay mo­men­tos du­ros que en­fren­tar, pe­ro tam­bién mu­cha fe pa­ra creer que va­mos a ga­nar.

Es que si por de­fi­ni­ción, un hé­roe es al­guien que se dis­tin­gue por ha­ber lo­gra­do ha­za­ñas ex­tra­or­di­na­rias, en mo­men­tos en que se re­que­ría de un va­lor ex­tre­mo.

Me go­zo al es­cri­bir, pre­ci­sa­men­te hoy que ce­le­bra­mos el na­ta­li­cio de un gran­de, Ma­tías Ra­món Me­lla, uno de los pa­dres de la pa­tria, quien en un mo­men­to cru­cial en nues­tra his­to­ria, cuan­do era evi­den­te la du­re­za de la lu­cha y nos des­po­ja­ban de to­da po­si­bi­li­dad de li­ber­tad, dis­pa­ró su tra­bu­co, dio un gri­to pro­pio del mo­men­to, de­fi­nien­do ese día nues­tra glo­rio­sa in­de­pen­den­cia de la que con­me­mo­ra­mos un año más en la his­to­ria de es­ta na­ción li­bre. Me­lla es un hé­roe.

¡Cuan­tos nom­bres pu­dié­ra­mos ci­tar! Hom­bres y mu­je­res que sem­bra­ron su tiem­po, per­so­nas va­lio­sas que ofre­cie­ron su ca­pa­ci­dad a la cau­sa que de­fen­dían. Die­ron su fuer­za, sus bie­nes y su vi­da. En al­gu­nos ca­sos han per­ma­ne­ci­do anó­ni­mos, no sa­be­mos ni su nom­bre, pe­ro su tra­ba­jo de amor ha tras­pa­sa­do los lí­mi­tes del tiem­po y las ba­rre­ras de la dis­tan­cia, mos­tran­do la his­to­ria, la per­ma­nen­cia de su arro­jo.

¿QUé SE NE­CE­SI­TA PA­RA SER CON­SA­GRA­DO CO­MO UN Hé­ROE?

- Pa­sión en el co­ra­zón.

- En la men­te, una cla­ra vi­sión.

- En la vo­lun­tad, com­pro­mi­so y de­ci­sión. De ma­ne­ra que cual­quie­ra de no­so­tros ca­li­fi­ca, pue­de lle­gar a ser­lo, y quién sa­be, qui­zás ya has co­men­za­do a mos­trar ac­tos de he­roís­mo. Si en me­dio de las du­ras ba­ta­llas de la vi­da no te do­blas y le im­pi­des con fir­me­za a la amar­gu­ra que go­bier­ne tu co­ra­zón, per­mi­tien­do que flu­ya li­bre­men­te el amor en tu in­te­rior; si los ma­los pro­nós­ti­cos y no­ti­cias ad­ver­sas no lo­gran que ger­mi­ne en tu men­te lo ne­ga­ti­vo, sino que te en­fo­ques en tu pro­pó­si­to; si por en­ci­ma de tra­ge­dias, in­com­pren­sio­nes y mal­que­ren­cias tu vo­lun­tad si­gue afian­za­da, ha­cien­do po­si­ble que nues­tro com­pro­mi­so y de­ci­sión no sean afec­ta­dos, es­to in­di­ca, de ma­ne­ra me­ri­dia­na, que pa­sa­rás a la his­to­ria co­mo un hé­roe. Nues­tro me­jor mo­de­lo pa­ra gra­fi­car es­te plan­tea­mien­to es Je­sús. Vino por amor a la hu­ma­ni­dad, pe­ro no lo acep­ta­ron ni lo re­ci­bie­ron. No le ama­ron ni le cre­ye­ron. Lo trai­cio­na­ron y mal­tra­ta­ron y nin­gu­na de esas co­sas le ro­ba­ron la pa­sión del co­ra­zón, su vi­sión per­ma­ne­ció en­fo­ca­da, y na­da ni na­die le hi­zo rom­per su com­pro­mi­so ni desis­tir de su de­ci­sión. No con­ta­ba con ar­mas ni com­pa­ñía se­cre­ta de vi­gi­lan­tes, no te­nía ejér­ci­tos ni apo­yo gu­ber­na­men­tal, a na­die ame­na­zó y aun así ob­tu­vo la vo­lun­tad de mu­chos, al­gu­nos le si­guie­ron y cre­ye­ron, por­que ese hé­roe te­nía por ar­ma el amor.

¿QUé HI­ZO CRIS­TO PA­RA LLE­GAR A SER ASí, TAN GRAN­DE?

Con lo­do abrió los ojos de un cie­go, con cin­co pa­nes ali­men­tó cin­co mil, con una mi­ra­da con­fron­tó a Pe­dro. Con una or­den pro­du­jo que Za­queo ba­ja­ra del ár­bol y re­ci­bie­ra la sal­va­ción

UN Hé­ROE ES AL­GUIEN QUE HA LO­GRA­DO HA­ZA­ñAS IN­CREí­BLES.

en su ca­sa. Con el to­que de su mano le­van­tó al jo­ven que iba rum­bo a su se­pul­tu­ra y, con su voz de man­do, Lá­za­ro sa­lió de la tum­ba. Real­men­te me im­pre­sio­na y me emo­cio­na Je­sús. Pe­ro su ma­yor ac­to he­roi­co fue ir a la cruz, re­ci­bien­do azo­tes has­ta mo­rir por ti y por mí. Me en­tris­te­ce un pe­que­ño de­ta­lle, y es que esos gran­des per­so­na­jes so­lo se re­cuer­dan en fe­chas es­pe­cia­les, co­mo si fue­ra di­fí­cil in­te­grar­los a lo co­ti­diano. Pe­ro quie­ro pe­dir­te que to­mes un mo­men­to pa­ra ben­de­cir y dar gra­cias. Él me­re­ce nues­tra gra­ti­tud y ala­ban­za y que re­co­noz­ca­mos que Él es el gran­de en­tre los gran­des. Ce­le­bra­mos a Je­sús. Fi­nal­men­te, ten­go que ad­mi­tir que muy cer­ca de no­so­tros, qui­zás en nues­tra pro­pia ca­sa, ha­ya un hé­roe en po­ten­cia. Dis­cre­to y si­len­cio­so, inad­ver­ti­do, pe­ro po­de­ro­so. Ha per­ma­ne­ci­do don­de otros se han ren­di­do, ha re­sis­ti­do ata­ques, pe­ro con amor ha ven­ci­do a su enemi­go y, sin im­por­tar las prue­bas, ha man­te­ni­do su in­te­gri­dad, su vi­sión y su en­fo­que. Si co­no­ces a al­guno, si lo iden­ti­fi­cas, apro­ve­cha aho­ra que es­ta vi­vo, que tu hon­ra y ova­cio­nes pue­den ser oí­das y re­ci­bi­das. Ce­lé­bra­los, ma­ni­fies­ta tu amor, per­mí­te­les sa­ber que son tu ins­pi­ra­ción en el ca­mino. Com­par­to es­te pen­sa­mien­to con mi ama­da Jac­que­li­ne Díaz de Carrero, mi he­roí­na de es­te año. Ob­ser­van­do tu ca­rre­ra, has ins­pi­ra­do la mía. Dios te ben­di­ga, dé­ja­me sa­ber de ti. fran­cia­te­je­ra gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.