Nom­bra­mien­tos y As­cen­sos

Zona E - - AGUAS FRESCAS -

Asis­tí re­cien­te­men­te a la ju­ra­men­ta­ción de una ministra, ha­bía si­do as­cen­di­da a par­tir de ese mo­men­to a un al­to pues­to. Ob­ser­van­do el pro­to­co­lo, cru­zó por mi men­te cuan­tas co­sas so­mos ca­pa­ces de ha­cer con tal de ser to­ma­dos en cuen­ta pa­ra un nom­bra­mien­to o un ascenso. Se ha­cen lla­ma­das, se en­vían re­ca­dos, car­tas y vi­deos rea­li­zan­do ac­tos. En fin, el asun­to es ha­cer­se sen­tir. Aun­que el mo­men­to era muy ceremonial, me son­reí se­cre­ta­men­te al pen­sar co­mo es Dios. Pe­rió­di­ca­men­te rea­li­za sus nom­bra­mien­tos y as­cien­de a per­so­nas, so­lo que uti­li­za me­dios po­co con­ven­cio­na­les pa­ra es­ta­ble­cer en sus pues­tos a aque­llos que nom­bra.

Pue­do ci­tar el ca­so de un hom­bre lla­ma­do Abraham, Dios qui­so que él fue­ra el pa­dre de la na­ción ju­día, pe­ro lo man­do a des­pren­der­se de su tie­rra y sus pa­rien­tes y alo­jar­se en una tie­rra que Dios le mos­tra­ría. En lo hu­mano eso se lla­ma in­cer­ti­dum­bre.

Lla­mó a Moi­sés mien­tras huía del pa­la­cio don­de su ma­dre adop­ti­va era prin­ce­sa, pe­ro él ha­bía ase­si­na­do a un hom­bre. En me­dio de esas lu­chas in­ter­nas don­de su cons­cien­cia lo re­cri­mi­na­ba, Dios se le apa­re­ce con un nom­bra­mien­to, “se leía” cla­ro el tí­tu­lo: Li­ber­ta­dor de Israel. En lo hu­mano eso era im­po­si­ble. Tam­bién ha­bla la Bi­blia de un jo­ven­ci­to que apa­cen­ta­ba ove­jas en el cam­po y los ojos de Dios lo ob­ser­va­ron, y de un mo­men­to a otro re­ci­bió un ascenso. Ya no pas­to­rea­rás ove­jas, a par­tir de aho­ra pas­to­rea­rás a mi pue­blo. Eres el nue­vo rey de Israel. En lo hu­mano es­to es un sue­ño. Fue­ron ju­ra­men­ta­dos, se po­si­cio­na­ron, to­dos ellos tu­vie­ron en co­mún su amor pa­ra Dios, su fi­de­li­dad y su in­te­gri­dad de co­ra­zón, que es lo que a Dios in­ten­sa­men­te le agra­da.

Así es el Eterno, tie­ne una per­so­na pa­ra ca­da car­go. Él or­ga­ni­za su ga­bi­ne­te co­mo bien le pa­re­ce, por lo que no es ex­tra­ño ver a Dios ro­dea­do de per­so­nas que, a la vis­ta hu­ma­na, no tie­nen mé­ri­tos; pe­ro si tie­ne que ju­ra­men­tar­los y lue­go va­li­dar­los, lo ha­ce. De­fi­ni­ti­va­men­te Dios es Dios.

¿Qué quie­ro de­cir­te? Que tú ca­li­fi­cas pa­ra un nom­bra­mien­to o qui­zás pa­ra un ascenso, que Dios si­gue sien­do el mis­mo, su lla­ma­do a tu vi­da va más allá de tu con­di­ción aca­dé­mi­ca, de los mé­ri­tos o tí­tu­los lo­gra­dos o de los pun­tos acu­mu­la­dos en la vi­da. Tie­ne que ver con gra­cia y mi­se­ri­cor­dia y con tu de­ci­sión de ser­le fiel per­ma­ne­cien­do en su san­ta y agra­da­ble vo­lun­tad… Ha­ce so­lo unos días que tu­ve la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en la “ju­ra­men­ta­ción” de esa ministra que les cuen­to. Me sen­tí sa­tis­fe­cha por ese ascenso, por­que la co­noz­co y la vi tra­ba­jar to­da su vi­da in­can­sa­ble­men­te en la obra de Dios; la vi ofre­cer su ju­ven­tud y sa­lud por amor a la gen­te, tra­ba­jar con la co­mu­ni­dad, lle­var co­mi­da a ba­rrios ne­ce­si­ta­dos, lle­var el evan­ge­lio al per­di­do, amor a los re­cha­za­dos, fun­dar igle­sias, le­van­tar una her­mo­sa con­gre­ga­ción a la cual se en­tre­gó por 19 años. La vi luchar por sus hijos, dar­le edu­ca­ción, pa­sar­le un legado de glo­ria, en­se­ñar­les que Dios es primero y que es un ho­nor es­tar al ser­vi­cio de Él… Y la vi luchar con­tra el cán­cer… Y pa­sar a una vi­da me­jor. Mu­chos re­co­no­ci­mien­tos re­ci­bió en vi­da, pla­cas, me­da­llas, tro­feos, y el amor des­bor­dan­te de un pue­blo, pe­ro la se­ma­na pa­sa­da, en esa ce­re­mo­nia, as­cen­die­ron a la pas­to­ra, fue un se­pe­lio de mu­chos ho­no­res, don­de re­ci­bió, tam­bién, el más al­to de to­dos los re­co­no­ci­mien­tos, es­cu­char la voz de su pa­dre ce­les­tial de­cir Mi­rian Ro­bles vda. Te­je­ra, por cuan­to fuis­te fiel, te pon­go en gran­de, te trai­go al des­can­so, te co­lo­co a mi la­do, en­tra al go­zo de tu Se­ñor. Que ju­ra­men­ta­ción po­de­ro­sa, ese es el más gran­de ascenso, se vol­vió li­te­ral, por­que des­de aquí, as­cen­dió a la mis­ma pre­sen­cia de Dios, li­bre, al fin, de to­do mal. Con tris­te­za aún, pe­ro en vic­to­ria, por­que le die­ron un nue­vo nom­bra­mien­to a mi ma­má. Gra­cias a to­dos por sus no­tas, flo­res, lla­ma­das vi­si­tas y con­do­len­cias. Gra­cias del al­ma. Dios te ben­di­ga, dé­ja­me sa­ber de ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.