DE­BO­RAH KARTER la ver­da­de­ra fashionista

Zona E - - PORTADA DE -

En la ac­tua­li­dad, el ser fashionista, es­ti­lis­ta o in­fluen­cer, es si­nó­ni­mo de ser po­pu­lar y co­ol. Pues nues­tra pro­ta­go­nis­ta de es­ta edi­ción pu­die­se de­cir, a bo­ca lle­na, que ella es la ver­da­de­ra es­ti­lis­ta, o fashionista, o in­fluen­cer, ya que De­bo­rah Karter fue una de las pri­me­ras mu­je­res do­mi­ni­ca­nas en mar­car ten­den­cias e im­ple­men­tar la mo­da en nues­tro país. Con un look muy de ella, De­bo­rah aho­ra for­ma­rá par­te de Do­mi­ni­ca­na Mo­da, even­to que se ce­le­bra­rá por pri­me­ra vez en nues­tra Ciu­dad Co­lo­nial. Va­mos a co­no­cer un po­co más de es­ta mu­jer de una be­lle­za muy úni­ca, un es­ti­lo fue­ra de se­rie, pe­ro lo me­jor de to­do, una mu­jer con un au­ra lim­pio y su­per­po­si­ti­vo.

ZO­NA ES­TE: ¿Có­MO LLE­GA DE­BO­RAH KARTER AL MUN­DO DE LA MO­DA?

De­bo­rah Karter: To­do em­pe­zó con mis pa­dres, que te­nían tien­das de mo­da y yo, des­de los

14 años, tra­ba­ja­ba con ellos los ve­ra­nos. Cre­cí ad­mi­ran­do la crea­ti­vi­dad de mi ma­má al ves­tir­se y ma­qui­llar­se, lue­go lle­gó al país la pri­me­ra fran­qui­cia in­ter­na­cio­nal (Be­net­ton) allí fue un ver­da­de­ro en­tre­na­mien­to en es­ti­lis­mo, mon­ta­je de vi­tri­nas, or­ga­ni­za­ción de pie­zas y es­ti­los des­de la vi­sión de esa ca­sa ita­lia­na.

Z.E.: ¿CUáL ES LA RA­MA DE LA MO­DA QUE MáS TE GUS­TA?

D.K.: De­fi­ni­ti­va­men­te el es­ti­lis­mo. To­mar pie­zas y crear li­bre­men­te al­go que es­té­ti­ca­men­te con­si­de­ro bello, me sa­tis­fa­ce gran­de­men­te.

Z.E.: NO HA PEN­SA­DO DE­BO­RAH KARTER SA­CAR UNA Lí­NEA PRO­PIA DE RO­PA?

D.K.: Ya he ju­ga­do un po­co con esa idea. Ha­ce unos años atrás lan­cé una co­lec­ción de car­te­ras y las ven­día en NY y San­to Do­min­go, lue­go con la ma­ter­ni­dad aban­do­né el pro­yec­to, pe­ro eso es lo in­tere­san­te de la mo­da y có­mo he es­co­gi­do tra­ba­jar­la; un día pue­des ser di­se­ña­do­ra, otro pro­duc­to­ra, otro es­ti­lis­ta, in­fluen­cia­do­ra, di­rec­to­ra crea­ti­va, etc. 26

Z.E.: ¿QUé HA­CE UNA ES­TI­LIS­TA?

D.K.: Mu­chas per­so­nas se con­fun­den con es­te tér­mino y el de di­se­ña­do­ra, que es­te úl­ti­mo di­se­ña las pie­zas. La es­ti­lis­ta, de­pen­dien­do la pro­duc­ción, si es pa­ra editoriales de re­vis­tas o cam­pa­ñas pues tra­ba­ja ba­jo un con­cep­to y se en­car­ga no so­lo de ves­tir los su­je­tos, sino de­fi­nir ma­qui­lla­jes, pei­na­dos, ac­ce­so­rios, en fin, crear to­do lo que se quie­re pro­yec­tar. De igual for­ma, tra­ba­ja de ma­ne­ra in­di­vi­dual pa­ra po­ten­ciar la ima­gen de al­guien y es aquí don­de más apli­ca sus ha­bi­li­da­des por­que de­be ha­cer un aná­li­sis de es­ti­lo, de guar­da­rro­pa, per­so­nal shop­per, co­lo­ri­me­tría, có­di­go de ves­ti­men­ta, ar­ma­do de ma­le­tas, looks pa­ra even­tos es­pe­cia­les, etc.

Z.E.: CUéNTANOS DE DO­MI­NI­CA­NA MO­DA Y QUé ROL JU­GA­Rá DE­BO­RAH KARTER EN ELLA.

D.K.: Do­mi­ni­ca­na Mo­da, to­dos sa­be­mos que es la se­ma­na ofi­cial don­de se pre­sen­tan las co­lec­cio­nes de nues­tros di­se­ña­do­res y es­te año, con la in­te­gra­ción de la Al­cal­día del Dis­tri­to Na­cio­nal, pues se tor­na de ma­ne­ra for­mal ese he­cho. En to­das las gran­des ca­pi­ta­les del mun­do la se­ma­na de la mo­da o ‘’Fas­hion Week’’ es apo­ya­da por ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les de ca­da país, por­que es un even­to que be­ne­fi­cia, no so­lo por los vi­si­tan­tes que atrae, sino por mo­ver to­do ti­po de co­mer­cios, mer­ca­dos, ar­te­sa­nos, etc. Mi lu­gar des­de es­ta en­ti­dad es coor­di­nar los pro­yec­tos de mo­da y ar­te.

Z.E.: ¿Có­MO EQUILIBRA UNA MU­JER CO­MO DE­BO­RAH, TAN FAS­HION, TAN IN­DE­PEN­DIEN­TE Y DE­MáS, SU ROL DE MA­DRE Y ES­PO­SA?

D.K.: Gra­cias a Dios pue­do es­co­ger mis prio­ri­da­des, pue­do or­ga­ni­zar la ma­yo­ría de las ve­ces co­mo gus­te mi tiem­po de tra­ba­jo y el que le de­di­co a mi vi­da per­so­nal.

Z.E.: ¿Có­MO SE DE­FI­NE CO­MO MA­DRE Y ES­PO­SA?

D.K.: En buen do­mi­ni­cano, soy “ma­má ga­lli­na”, me gus­ta es­tar co­nec­ta­da con mis hi­jos, pen­dien­te de sus emo­cio­nes, de su se­gu­ri­dad, de guiar­los y ayu­dar­los a que se con­vier­tan en la me­jor ver­sión de un buen ser hu­mano. Co­mo es­po­sa (me­jor que él te lo di­ga, [ri­sas]) pe­ro en ge­ne­ral con­si­de­ro que soy bue­na com­pa­ñe­ra de vi­da, aven­tu­re­ra, amo­ro­sa... en las bue­nas y en las di­fí­ci­les, siem­pre pre­sen­te.

Z.E.: ¿QUé AD­MI­RA DE SUS HI­JOS Y SU ES­PO­SO?

D.K.: Mis hi­jos, a pe­sar de lle­var­se 10 años de di­fe­ren­cia, son muy pa­re­ci­dos. Me en­can­ta del ma­yor (For­tu­na­to) su sen­ti­do de pro­tec­ción ha­cia los de­más, lo leal que es con sus ami­gos, sus con­ver­sa­cio­nes in­tere­san­tí­si­mas. Del me­nor (Thia­go) lo ca­ri­ño­so y ex­pre­si­vo. De mi es­po­so me en­can­ta su per­so­na­li­dad au­tén­ti­ca, real, in­te­li­gen­cia y pa­sión por la vi­da.

Z.E.: ¿CUá­LES SON LOS PRó­XI­MOS PRO­YEC­TOS DE DE­BO­RAH KARTER?

D.K.: Aho­ra mis­mo es­toy cen­tra­da en los de mo­da y ar­te des­de la pla­ta­for­ma de la Al­cal­día del Dis­tri­to, alian­zas con mar­cas de mo­da lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les y hay otros pro­yec­tos que ten­go va­rios años dán­do­le for­ma que pre­fie­ro de­jar­los con el fac­tor sor­pre­sa. Lo que sí te pue­do ase­gu­rar es que se­gui­ré crean­do y tra­ba­jan­do mien­tras Dios me lo per­mi­ta.

Z.E.: ¿QUé TE TRAE HAS­TA LA ZO­NA ES­TE DEL PAíS?

D.K.: Me mu­dé ha­ce dos años por­que a mi es­po­so lo tras­la­da­ron en su tra­ba­jo. Al prin­ci­pio fue di­fí­cil, por­que no so­lo es­ta­ba mi­gran­do yo, sino mis hi­jos tam­bién y a ellos les im­pac­tó más y les to­mó tiem­po la adap­ta­ción. Hoy día pue­do de­cir que dis­fru­to de am­bos lu­ga­res y es­toy iden­ti­fi­ca­da en am­bos sec­to­res.

Z.E.: ¿CUáL HA SI­DO EL TRA­BA­JO QUE MáS TE HA MAR­CA­DO?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.