PA­RE­MOS LA OBE­SI­DAD IN­FAN­TIL

Zona E - - REPORTAJE -

Los ma­los há­bi­tos de ali­men­ta­ción y un es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio son dos de las prin­ci­pa­les cau­sas del so­bre­pe­so y la obe­si­dad in­fan­til, que se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud afec­tan a tres de ca­da diez ni­ños y niñas me­no­res de 18 años. En es­te ar­tícu­lo ofre­ce­mos al­gu­nas pau­tas sen­ci­llas pa­ra adop­tar há­bi­tos de ali­men­ta­ción sa­na des­de la fa­mi­lia, que per­mi­tan man­te­ner el pe­so cor­po­ral más ade­cua­do y sa­lu­da­ble. La obe­si­dad in­fan­til se de­be en par­te a fac­to­res ge­né­ti­cos, me­ta­bó­li­cos y fi­sio­ló­gi­cos, pe­ro in­flu­yen por igual fac­to­res am­bien­ta­les, res­pon­sa­bles de los ma­los há­bi­tos de ali­men­ta­ción y un es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio. El so­bre­pe­so en la in­fan­cia pue­de pro­du­cir com­pli­ca­cio­nes de sa­lud co­mo al­te­ra­cio­nes or­to­pé­di­cas, res­pi­ra­to­rias y cu­tá­neas, dia­be­tes, hi­per­ten­sión y au­men­to de co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos. Ade­más, los ni­ños y niñas con so­bre­pe­so tam­bién pue­den su­frir pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos, co­mo ba­ja au­to­es­ti­ma o apa­tía, al ser ob­je­to de bur­la de sus com­pa­ñe­ros en el co­le­gio, pro­ble­mas que po­drían de­ri­var en una bu­li­mia o anore­xia ner­vio­sa. Por es­ta ra­zón, hay que lle­var una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da en la fa­mi­lia, en es­pe­cial pa­ra los hi­jos con ex­ce­so de pe­so. La pri­me­ra re­co­men­da­ción a los pa­dres y ma­dres con hi­jos obe­sos es que se pon­gan en ma­nos del pe­dia­tra, que les guia­rá pa­ra bus­car el me­jor ca­mino pa­ra con­se­guir la pér­di­da de pe­so.

CONSEJOS SEN­CI­LLOS

Los bue­nos há­bi­tos nos fa­ci­li­tan el día a día, ayu­dán­do­nos a ac­tuar sin te­ner que pen­sar ca­da vez. Sue­le pen­sar­se que ad­qui­rir bue­nos há­bi­tos ali­men­ta­rios es al­go muy com­ple­jo, pe­ro la reali­dad es que se tra­ta de ac­cio­nes sen­ci­llas que in­cor­po­ra­mos en nues­tro día a día y que gra­cias a la re­pe­ti­ción nos ser­vi­rán pa­ra to­da la vi­da. Si in­cor­po­ra­mos bue­nos há­bi­tos a la ho­ra de co­mer, be­ber y mo­ver­nos, lle­ga­rá un mo­men­to en que ya no ten­dre­mos que pen­sar qué es lo que se tie­ne que ha­cer, sino que sal­drá so­lo, igual que ocu­rre con la ac­ción de la­var­nos los dien­tes an­tes de acos­tar­nos.

Pa­ra ad­qui­rir esos bue­nos há­bi­tos en la ali­men­ta­ción y con­se­guir el pe­so sa­lu­da­ble, hay una se­rie de pau­tas sa­lu­da­bles pa­ra in­cor­po­rar en la vi­da dia­ria. Es­tas pau­tas ayu­dan a man­te­ner un apor­te óp­ti­mo de nu­trien­tes, vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta, a la vez que se con­si­gue per­der pe­so.

Cin­co co­mi­das al día. Desa­yuno, me­dia ma­ña­na, al­muer­zo, me­rien­da y ce­na. Es­te plan evi­ta­rá pi­car en­tre ho­ras.

Desa­yuno equi­li­bra­do. Mu­chos ni­ños desa­yu­nan mal o no lo ha­cen. Hay que ha­cer­les ver que desa­yu­nar ge­ne­ra ener­gía al cuer­po y con­tri­bu­ye a un ma­yor ren­di­mien­to y con­cen­tra­ción. Es acon­se­ja­ble que se lle­ven al co­le­gio un ten­tem­pié sa­lu­da­ble, co­mo al­gu­na pie­za de fru­ta o un bo­ca­di­llo, pa­ra to­mar­lo a me­dia ma­ña­na, en la ho­ra del re­creo. Nun­ca bo­lle­ría in­dus­trial.

Me­rien­das. Se re­co­mien­da to­mar fru­tas fres­cas, bo­ca­di­llos, ce­rea­les ri­cos en fi­bra, etc.

Fru­tas y ver­du­ras. Con­su­mir dia­ria­men­te al me­nos tres pie­zas de ver­du­ras dis­tin­tas y dos de fru­tas. Son ri­cas en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, ba­jas en gra­sas y al­tas en fi­bra que nos ayu­dan a sen­tir­nos más sa­cia­dos du­ran­te más tiem­po. Pa­ra desa­rro­llar el gus­to por la ver­du­ra, se pue­den mez­clar con en­sa­la­das de pas­ta, arroz, etc.

Lác­teos. La le­che y los pro­duc­tos lác­teos (que­so, yo­gurt, etc.) son gran­des fuen­tes de pro­teí­nas y vi­ta­mi­nas que ayu­dan a man­te­ner los hue­sos y los dien­tes sa­nos y fuer­tes. Hay que in­ten­tar con­su­mir de 2 a 3 ra­cio­nes dia­rias y ele­gir la va­rie­dad ba­ja en gra­sas.

Agua. El agua in­ter­vie­ne en to­dos los pro­ce­sos quí­mi­cos, por lo que es esen­cial pa­ra la vi­da. Lo im­por­tan­te es in­cor­po­rar los bue­nos há­bi­tos en nues­tro dia­rio vi­vir, pa­ra que sea mu­cho más fá­cil. La re­co­men­da­ción ge­ne­ral es to­mar de 1,5 a 2 li­tros dia­rios, lo que equi­va­le a unos 8 va­sos al día apro­xi­ma­da­men­te.

Acei­te. Se re­co­mien­da un mí­ni­mo dia­rio de dos ra­cio­nes de acei­te de oli­va o de gi­ra­sol. El acei­te de oli­va con­tie­ne gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das y vi­ta­mi­na E, con abun­dan­tes pro­pie­da­des an­ti­oxi­dan­tes.

Ac­ti­vi­dad fí­si­ca dia­ria. Rea­li­zar co­mo mí­ni­mo me­dia ho­ra dia­ria de ejer­ci­cio en el co­le­gio, en un equi­po de­por­ti­vo o en ca­sa.

Dor­mir un mí­ni­mo de 8 ho­ras dia­rias.

Es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la con­cen­tra­ción, el des­can­so y el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de nues­tro or­ga­nis­mo.

Lle­var una ali­men­ta­ción va­ria­da y equi­li­bra­da. In­cluir en la die­ta dia­ria to­dos los ma­cro­nu­trien­tes prin­ci­pa­les: hi­dra­tos de car­bono, pro­teí­nas y gra­sas.

La obe­si­dad in­fan­til es una en­fer­me­dad que hay que en­fren­tar­la cuan­to an­tes, en­tre otras ra­zo­nes por­que exis­ten mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de que un ni­ño con so­bre­pe­so se con­vier­ta en un adul­to obe­so. Los ni­ños tam­bién tie­nen que apren­der a co­mer bien. En cual­quier ca­so, nues­tros hi­jos apren­den más por lo que ven que por lo que oyen. Si ven que sus pa­dres co­men equi­li­bra­da­men­te, ellos tam­bién lo ha­rán. Co­mer en fa­mi­lia, ha­cer ejer­ci­cio y una edu­ca­ción don­de pri­men los ha­la­gos de las bue­nas con­duc­tas, ayu­da­rá a los hi­jos a ad­qui­rir unos bue­nos há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.