Cre­ci­mien­to

Zona E - - EXPLORANDO EL ESTE -

Ha­ce más de una dé­ca­da la re­gión cos­te­ra del Es­te era una zo­na pu­ra­men­te ho­te­le­ra, que fue al­can­zan­do po­pu­la­ri­dad a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se ace­le­ró ver­ti­gi­no­sa­men­te en una épo­ca don­de en el res­to del país su­ce­día to­do lo con­tra­rio. El cre­ci­mien­to y au­ge eco­nó­mi­co del Es­te pro­vo­có una mi­gra­ción en ma­sas de fa­mi­lias jó­ve­nes, des­de otras regiones del país y la ciu­dad de San­to Do­min­go, em­pre­sa­rios del sec­tor de la cons­truc­ción, ho­te­le­ros y em­pren­de­do­res de­ci­die­ron ra­di­car­se en es­ta re­gión, prin­ci­pal­men­te en la zo­na de Pun­ta Ca­na y Bá­va­ro, apos­tan­do a una me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra ellos y sus fa­mi­lias. En aquel en­ton­ces, to­das las infraestructuras es­ta­ban des­ti­na­das a los tu­ris­tas, ha­bía po­cos co­mer­cios pa­ra lo­ca­les y ofre­cían lo bá­si­co; pe­ro pa­ra aque­llas per­so­nas que co­mo yo ha­bía­mos de­ci­di­do emi­grar des­de San­to Do­min­go, el sa­cri­fi­car al­gu­nas co­mo­di­da­des se com­pen­sa­ba con una me­jo­ría de ca­li­dad de vi­da, don­de la fal­ta de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, la es­ca­sez de agua y luz no eran un pro­ble­ma. Las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les flo­re­cían en la zo­na, muy di­fe­ren­te a la reali­dad del res­to del país pa­ra en­ton­ces.

Los años han pa­sa­do, y pa­ra los que apos­ta­mos a la zo­na ha­ce una dé­ca­da, vi­vir en Pun­ta Ca­na fue una sa­bia de­ci­sión. He­mos vis­to có­mo ha ido cre­cien­do y desa­rro­llán­do­se; ya po­de­mos de­cir que exis­te una co­mu­ni­dad lo­cal que ha for­ma­do raí­ces, con una cla­ra vi­sión de lo que de­be ser una co­mu­ni­dad, pro­te­gien­do nues­tro en­torno y prac­ti­can­do el ci­vis­mo, don­de la ta­sa de des­em­pleo es mí­ni­ma y exis­ten opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo. Hoy en día en­con­tra­mos más es­ta­ble­ci­mien­tos que mue­ven su eco­no­mía gra­cias a una com­bi­na­ción de con­su­mi­do­res lo­cal y tu­ris­mo, lo que les per­mi­te pro­du­cir to­do el año, y no por es­ta­cio­nes co­mo pa­sa en otras zo­nas tu­rís­ti­cas, ade­más pro­por­cio­nan a los re­si­den­tes me­jo­res op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to, así co­mo ad­qui­rir pro­duc­tos y ser­vi­cios lo­cal­men­te.

Ini­cia­ré es­te re­co­rri­do con lo más no­ve­do­so de la re­gión, el ma­jes­tuo­so y muy es­pe­ra­do BlueMall Puntacana. Tan pron­to co­mo en­tras al BlueMall Puntacana sien­tes que es­tás en un lu­gar don­de la be­lle­za y el buen gus­to pre­do­mi­nan, ya sea que va­yas de com­pras a al­gu­na de sus tien­das de fran­qui­cia in­ter­na­cio­nal y lo­ca­les, o va­yas a dis­fru­tar de sus múl­ti­ples op­cio­nes gas­tro­nó­mi­cas. A pe­sar de que aún no es­tán abier­tas to­das las tien­das y res­tau­ran­tes, se pue­de en­con­trar una di­ver­si­dad de es­ta­ble­ci­mien­tos, co­mo far­ma­cias, sa­lón de be­lle­za, res­tau­ran­tes, he­la­de­ría, área de jue­gos pa­ra ni­ños, tien­das de ro­pa, za­pa­te­rías, jo­ye­rías, en­tre otros, mu­chas de las cua­les no en­con­tra­rás en nin­gún otro lu­gar en la re­gión. En­trar a BlueMall Puntacana es en sí una ex­pe­rien­cia gra­ti­fi­can­te. Otro lu­gar que pa­ra mí es un te­so­ro es­con­di­do, es el área co­mer­cial del Fis­hing Lod­ge en Cap Ca­na. Su agra­da­ble in­fra­es­truc­tu­ra se­me­ja las ca­lles de una ma­ri­na del me­di­te­rrá­neo. Allí se lo­ca­li­zan un con­jun­to de es­ta­ble­ci­mien­tos co­mo ba­res, res­tau­ran­tes y tien­das, en­tre las cua­les des­ta­ca­mos la muy co­no­ci­da Ta­ber­na de Char­lot­te, cu­ya te­rra­za al ai­re li­bre es el área más agra­da­ble que tie­ne el lu­gar, pa­ra dis­fru­tar del atar­de­cer en com­pa­ñía de ami­gos des­pués del tra­ba­jo, o en las no­ches es­tre­lla­das, pa­ra de­gus­tar su va­ria­do me­nú de sus­hi y ta­pas.

No muy le­jos de la ta­ber­na, jus­to en la pla­zo­le­ta cen­tral del Fis­hing Lod­ge se en­cuen­tra Bohe­mian, un bar de vi­nos y ta­pas con un ambiente muy aco­ge­dor. Su ho­ra­rio es de 5 p. m. a 11 de la no­che de lu­nes a sá­ba­do.

Con­ti­nuan­do con el re­co­rri­do, en el co­ra­zón de Puntacana Village es­tá Ga­le­rías Puntacana, don­de re­cien­te­men­te se inau­gu­ró Vale Va­len­ti­na, un res­tau­ran­te abier­to to­dos los días en ho­ra­rio pa­ra desa­yu­nos, al­muer­zos y ce­nas; cuen­ta con una di­ver­si­dad de pla­tos adap­ta­dos a ca­da mo­men­to del día y pa­ra to­dos los gus­tos, ade­más es­tá con­ce­bi­do pa­ra un pú­bli­co de to­das las eda­des. Me en­can­ta su te­rra­za te­cha­da y el én­fa­sis que po­nen en los de­ta­lles pa­ra la pre­sen­ta­ción de los pla­tos. Par­ti­cu­lar­men­te re­sal­to el ambiente que tie­nen los do­min­gos en la ma­ña­na, los pin­chos de sa­la­mi con man­gú en­ce­bo­lla­do, mi pla­to fa­vo­ri­to pa­ra el desa­yuno, y ni ha­blar del ca­fé, pre­sen­ta­do en su gre­ca pa­ra ser ser­vi­do en la me­sa. Ade­más, tie­nen un ca­len­da­rio de ac­ti­vi­da­des muy va­ria­do, des­de mú­si­ca en vi­vo du­ran­te las no­ches de fi­nes de se­ma­nas, has­ta brunch los do­min­gos. Sus de­li­cio­sos mo­ji­tos com­bi­nan no­ve­do­sas mez­clas de fru­tas tro­pi­ca­les, co­mo pi­ña, co­co, en­tre otros, y son pre­sen­ta­dos en sin­gu­la­res ja­rras co­bri­zas.

Los que vi­vi­mos cer­ca de la cos­ta, ge­ne­ral­men­te dis­fru­ta­mos de la vi­da al ai­re li­bre y los deportes acuá­ti­cos, pe­ro mu­chas ve­ces qui­sié­ra­mos cam­biar un po­co de pa­no­ra­ma y ha­cer co­sas di­fe­ren­tes, que se re­la­cio­nen a nues­tras pre­fe­ren­cias, pe­ro que nos ayu­den a rom­per con la ru­ti­na. De eso se tra­ta RAD Park, un nue­vo con­cep­to de tu­ris­mo de­por­ti­vo que ofre­ce múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas pa­ra to­das las eda­des, co­mo el wa­ke boar­ding, padd­le, en­tre otros jue­gos y deportes acuá­ti­cos. Es­tá ubi­ca­do en Down­town Pun­ta Ca­na y sus ins­ta­la­cio­nes es­tán bien equi­pa­das, tie­ne un área de ca­fe­te­ría que ofre­ce una li­mi­ta­da va­rie­dad de co­mi­da rá­pi­da de bue­na ca­li­dad; par­ti­cu­lar­men­te me en­can­ta sus ham­bur­gue­sas. Aun­que el si­tio ha si­do con­ce­bi­do pa­ra tu­ris­tas, ellos cuen­tan con ta­ri­fas muy con­ve­nien­tes pa­ra los lo­ca­les. El lu­gar es­tá abier­to de miér­co­les a do­min­go a par­tir del me­dio­día.

En el área co­mer­cial de ciu­dad Las Pal­mas, hay un aco­ge­dor, dis­cre­to y muy fa­mi­liar lu­gar que re­cién abrió sus puer­tas; se tra­ta de la piz­ze­ría “¨Pao­li­llos La Co­sa Nostr”¨, abier­to pa­ra las ce­nas de mar­tes a vier­nes, sá­ba­dos y do­min­gos des­de el me­dio­día, don­de to­da la fa­mi­lia dis­fru­ta­rá de las de­li­cio­sas piz­zas y pas­tas ela­bo­ra­das por su pro­pie­ta­rio Al­fre­do y se sen­ti­rán co­mo en ca­sa gra­cias a las aten­cio­nes de su que­ri­da es­po­sa Ro­san­gel.

Ter­mino es­te re­co­rri­do, in­vi­tán­do­les a des­pla­zar­se un po­co más, cam­biar de ambiente, in­cen­ti­var la com­pe­ti­ti­vi­dad y ex­plo­rar nue­vos es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.