re­por­ta­je ha­llo­ween

Si co­mo a mu­chos, a us­ted le gus­ta dis­fra­zar­se y ya tie­ne su look es­co­gi­do, no es­ta­ría mal sa­ber cuál es el ori­gen de es­ta fies­ta que le per­mi­te ves­tir­se una vez al año co­mo un per­so­na­je fan­tás­ti­co.

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

En es­tos días, las ca­lles se lle­na­rán de zom­bies, fan­tas­mas, bru­jas y al­gún que otro su­per­hé­roe. Ha­llo­ween no es una fies­ta tra­di­cio­nal do­mi­ni­ca­na, pe­ro cual­quier ex­cu­sa es bue­na pa­ra pa­sar un mo­men­to di­ver­ti­do y crear me­mo­rias con tus hi­jos y ami­gos, más si es en­tre dis­fra­ces.

Aun­que la fe­cha ofi­cial de es­ta fes­ti­vi­dad se es­ta­ble­ce en la no­che del 31 de oc­tu­bre, Ha­llo­ween lle­va se­ma­nas to­mán­do­se las vi­tri­nas de las tien­das y los mos­tra­do­res de los su­per­mer­ca­dos.

La ven­ta de ca­la­ba­zas y dul­ces se dis­pa­ra du­ran­te los días pre­vios. Una rein­ven­ción co­mer­cial y con­tem­po­rá­nea que se ale­ja de la ver­da­de­ra ra­zón de ser de es­ta fies­ta. ¿Por qué, a es­tas al­tu­ras, quién co­no­ce su au­tén­ti­co sig­ni­fi­ca­do?

La pa­la­bra “Ha­llo­ween” sur­ge de la con­trac­ción escocesa “All Ha­llow’s Eve”, que en es­pa­ñol se tra­du­ce co­mo la “Vís­pe­ra de To­dos los San­tos”.

Pa­ra co­no­cer su ori­gen, hay que tras­la­dar­se a la tra­di­ción cel­ta del Sam­hain, con la que se des­pe­día la tem­po­ra­da de co­se­chas y se da­ba la bien­ve­ni­da al lar­go y os­cu­ro in­vierno pro­pio del nor­te de Eu­ro­pa.

Los an­ti­guos cel­tas creían que en la no­che del 31 de oc­tu­bre al 1 de no­viem­bre la lí­nea que se­pa­ra es­te mun­do del otro se es­tre­cha­ba, de­jan­do pa­sar las al­mas de los que ya no es­tán en­tre los vi­vos. Los bue­nos es­pí­ri­tus eran ho­me­na­jea­dos por sus fa­mi­lia­res; los ma­los, ahu­yen­ta­dos. La gen­te se ves­tía con más­ca­ras y ro­pa­jes pa­ra adop­tar la apa­rien­cia de las al­mas ma­lig­nas y así no ser da­ña­dos por es­tas. Tam­bién se les ofre­cía dul­ces pa­ra man­te­ner­los en­tre­te­ni­dos (de ahí el jue­go del trick-or-treat, tru­co o tra­to en es­pa­ñol). Los ro­ma­nos adop­ta­ron es­ta prác­ti­ca tras la ocu­pa­ción del te­rri­to­rio cel­ta. Co­mo tan­tos otros con­ven­cio­na­lis­mos, oc­ci­den­te in­tro­du­jo es­ta fes­ti­vi­dad en su ca­len­da­rio cuan­do el cris­tia­nis­mo se con­so­li­dó co­mo re­li­gión do­mi­nan­te del te­rri­to­rio. Así, se su­plan­tó su na­tu­ra­le­za pa­ga­na por otra más ap­ta pa­ra el nue­vo or­den re­li­gio­so: pa­só a ser el día en el que se ho­me­na­jea a los már­ti­res del cris­tia­nis­mo y a los fa­mi­lia­res di­fun­tos. Se le asig­nó el nom­bre de Día de To­dos los San­tos y se tras­la­dó al 1 de no­viem­bre. A pe­sar de es­te des­arrai­go, la tra­di­ción an­glo­sa­jo­na man­tu­vo la tra­di­ción, res­pe­tan­do sus orí­ge­nes.

La Gran ham­bru­na ir­lan­de­sa en­tre 1845 y 1849 pro­vo­có una mi­gra­ción ma­si­va de ir­lan­de­ses a Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, tras­fi­rien­do par­te de su cul­tu­ra a es­te la­do del Atlán­ti­co. Ha­llo­ween no fue la ex­cep­ción. Es­ta ci­ta con los muer­tos co­bró la re­le­van­cia po­pu­lar, que se man­tie­ne has­ta nues­tros días, a me­dia­dos del si­glo XX. El mo­de­lo so­cial con­su­mis­ta, que co­men­zó a des­pun­tar por ese en­ton­ces, hi­zo su ta­rea: po­si­cio­nar la ven­ta ma­si­va de dis­fra­ces, dul­ces y cual­quier sim­bo­lo­gía que in­di­ca­ra que era un día pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to y la di­ver­sión. La in­dus­tria de la pu­bli­ci­dad se su­mó a es­te lla­ma­do. Aho­ra bien, la in­ter­na­li­za­ción de Ha­llo­ween pro­pia­men­te di­cha vino de la mano del sép­ti­mo ar­te, con el es­treno en los años 70 de la pe­lí­cu­la de te­rror “La no­che de Ha­llo­ween” de John Car­pen­ter. A par­tir de ahí, la im­por­ta­ción ma­si­va de la Vís­pe­ra de To­dos los San­tos, pri­me­ro en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, lue­go en el res­to del mun­do oc­ci­den­tal.

Y to­do ello a pe­sar de las cons­tan­tes crí­ti­cas de co­lec­ti­vos cris­tia­nos que se su­ce­den ca­da 31 de oc­tu­bre, por ejem­plo, mu­chos ta­chan es­ta ce­le­bra­ción de “fies­ta anual más im­por­tan­te de los se­gui­do­res de Sa­tán” . Lo cier­to es, que siem­pre es bueno sa­ber por qué ce­le­bra­mos las co­sas, es una ma­ne­ra de es­tar cons­cien­tes de nues­tras ac­cio­nes. Pa­ra mu­chos Ha­llo­ween es una fe­cha de ado­ra­ción al mal, pa­ra otros, co­mo yo, es sim­ple­men­te una fies­ta más que nos per­mi­te ser quie­nes que­re­mos. Nos per­mi­te ser un po­qui­to más li­bre e in­ter­pre­tar a esos hé­roes que veía­mos cuan­do ni­ños y pa­sar un buen mo­men­to.

HA­LLO­WEEN, LA HIS­TO­RIA DE­TRÁS DE UNA DE LAS CE­LE­BRA­CIO­NES MÁS DI­VER­TI­DAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.