mun­do mÉ­di­co

Eli­za­beth Sua­zo es una jo­ven de 27 años, quien tu­vo que aban­do­nar su ca­rre­ra de De­re­cho cuan­do fue diag­nos­ti­ca­da con cán­cer de ma­ma, el 16 de no­viem­bre del pa­sa­do año.

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

Na­rra que: “pa­ra mí, quien me ha­bla­ba de cán­cer, yo pen­sa­ba que era co­lor de ro­sa; me da­ba pe­na, pe­ro no sa­bía lo fuer­te que es el tra­ta­mien­to y lo es­toy vi­vien­do. Cuan­do su­pi­mos la des­agra­da­ble no­ti­cia, mi ma­dre ca­si se me mue­re de la de­pre­sión, pe­ro mi fa­mi­lia ha si­do fuer­te; nun­ca he llo­ra­do de­lan­te de ellos, y cuan­do se que­rían de­bi­li­tar, les de­cía, “no me llo­ren”. Mi fa­mi­lia es mi prin­ci­pal apo­yo”, in­di­có Sua­zo.

Ex­pli­có que en to­do es­te pro­ce­so los mé­di­cos le in­for­ma­ron que el cán­cer ha­bía afec­ta­do el 98 por cien­to de sus hue­sos. Es de­cir, que es­ta­ban car­co­mi­dos. Di­jo que en ese mo­men­to sí se asus­tó; to­da­vía no ha­bía asi­mi­la­do que te­nía cán­cer y lo veía co­mo una mo­da, lo cual ca­li­fi­ca co­mo una lo­cu­ra.

Em­pe­zó a pla­ni­fi­car va­ca­cio­nes con su hi­ja pa­ra dis­fru­tar el tiem­po que le que­da­ra de vi­da. “Cuan­do uno es­tá en el le­cho, ago­ni­zan­do, pe­ro sien­tes que aún es­tás respirando, uno no se quie­re mo­rir, yo no me quie­ro mo­rir y he lu­cha­do co­mo una lo­ca con es­ta en­fer­me­dad; me he da­do gol­pes con la pa­red y me le­van­to; le voy a en­se­ñar al cán­cer que no me ve­rá su­frien­do”, ma­ni­fes­tó.

Hoy, di­ce que le agra­de­ce a Dios ca­da día por ele­gir­la, aun­que hu­bo mo­men­tos en que se pre­gun­tó por qué a ella. De es­ta en­fer­me­dad, di­ce que ha sa­ca­do una mu­jer fuer­te, lu­cha­do­ra; que no sa­bía que la te­nía den­tro de sí. Es una per­so­na que les da es­pe­ran­zas a otros que es­tán pa­san­do por su mis­ma si­tua­ción y se sien­ten de­pri­mi­dos.

En cuan­to a su tra­ta­mien­to, el cual es muy cos­to­so, agre­gó que en la ac­tua­li­dad lle­va 14 qui­mio­te­ra­pias. Pa­ra cu­brir los gas­tos, con­ti­núa ven­dien­do una ca­mi­se­ta que di­se­ñó con el nom­bre de “So­bre­vi­vien­te”, cu­ya idea sur­gió cuan­do sus aho­rros se le ago­ta­ron y no sa­bía có­mo iba a se­guir ade­lan­te. Pe­ro re­ci­bió el apo­yo de mu­cha gen­te del pue­blo de Hi­güey, del país y de otras par­tes del mun­do, a quie­nes agra­de­ce el apo­yo brin­da­do. Tam­bién ex­hor­tó a to­das las per­so­nas que tie­nen en­fer­me­da­des sim­ples en com­pa­ra­ción al cán­cer, y otras que son peo­res, que la vi­da es un re­ga­lo que Dios les pres­ta, y ca­da quien la pin­ta de los co­lo­res que desee. Sua­zo en­tien­de que las en­fer­me­da­des son más men­ta­les que del mis­mo or­ga­nis­mo.

MA­RI­BEL RI­VAS

Ma­ri­bel Ri­vas, de 36 años, es otra pa­cien­te con cán­cer de ma­ma. Tie­ne dos hi­jos y ha­ce nue­ve me­ses que lu­cha con­tra los em­ba­tes de es­ta en­fer­me­dad. Un día des­pués de apli­car­se el tra­ta­mien­to de la qui­mio­te­ra­pia, la cual la de­ja de­bi­li­ta­da, con fuer­tes do­lo­res de ca­be­za, fiebre, náu­seas y otros sín­to­mas, ex­pre­só que pen­só que el mun­do se le aca­ba­ría. Pe­ro aña­de que lue­go com­pren­dió que es­te mal tie­ne cu­ra, cuan­do se po­ne la fe en Dios y lue­go en los mé­di­cos. “Hu­bo un mo­men­to en que me di por ven­ci­da, por­que ya no te­nía di­ne­ro pa­ra la qui­mio­te­ra­pia y ni si­quie­ra pa­ra co­mer; es­ta en­fer­me­dad es pa­ra ri­cos, pe­ro Dios co­mo que me en­vió án­ge­les y hay mu­chas per­so­nas ayu­dán­do­me, en­tre ella

“Hu­bo un mo­men­to en que me di por ven­ci­da, por­que ya no te­nía di­ne­ro pa­ra la qui­mio­te­ra­pia y ni si­quie­ra pa­ra co­mer; es­ta en­fer­me­dad es pa­ra ri­cos, pe­ro Dios me en­vió án­ge­les y hay mu­chas per­so­nas ayu­dán­do­me”, Ma­ri­bel Ri­vas.

la al­cal­de­sa (de Hi­güey), Ka­ri­na Aristy, quien cu­bre los gas­tos de la pri­me­ra sec­ción de qui­mio­te­ra­pia”, pun­tua­li­zó.

Ade­más, alen­tó a to­das las mu­je­res a no des­cui­dar­se con sus che­queos, ya que ella sen­tía una bo­li­ta pe­que­ña en su seno, pe­ro no le pres­tó aten­ción, por­que se lo atri­bu­yó al den­gue y la chi­kun­gun­ya.

LADY EST­HER VAR­GAS

Lady Est­her Var­gas, re­si­den­te en el Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Ve­ró­nPun­ta Ca­na, lle­va dos años lu­chan­do con­tra el cán­cer de ma­ma. Fue diag­nos­ti­ca­da con es­ta en­fer­me­dad en el 2015.

Na­rra que es­te ha si­do un pro­ce­so do­lo­ro­so, pe­ro que “cuan­do uno se po­ne en las ma­nos de Dios, des­can­sa en Él, aun­que en el mo­men­to no es tan fá­cil. Cuan­do le dan esa no­ti­cia, uno se sien­te que se le de­rrum­bó to­do y se ter­mi­nó to­do”. Pe­ro Var­gas sin­tió al­go den­tro de ella que le di­jo que no era así, que ha­bía al­go ma­yor que es­ta en­fer­me­dad pa­ra su vi­da. Re­ci­bió la no­ti­cia jun­to de su her­ma­na y al pa­dre de sus hi­jos, y lo pri­me­ro que pen­só fue que no ve­ría cre­cer a sus nie­tos.

Re­ci­bió diez se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia, al igual que al­gu­nas de ra­dio­te­ra­pia. Es­te cán­cer se le de­tec­tó en ter­cer gra­do. Los doc­to­res le han di­cho que evo­lu­cio­nó bas­tan­te bien y que res­pon­dió de for­ma co­rrec­ta al tra­ta­mien­to.

To­do su tra­ta­mien­to y cui­da­do lo ha te­ni­do en la Pla­za de la Sa­lud en San­to Do­min­go. Los al­tos cos­tos de es­te pa­de­ci­mien­to los ha po­di­do cos­tear gra­cias a la ayu­da de sus fa­mi­lia­res.

EN AU­MEN­TO RA­QUEL ROMERO

Ra­quel Romero es so­bre­vi­vien­te de cán­cer cer­vi­coute­ri­no, diag­nos­ti­ca­do ha­ce cua­tro años. Es­ta en­fer­me­dad le ini­ció en los ova­rios y lue­go se pa­só a su úte­ro y al colon. Los mé­di­cos se lo des­cu­brie­ron en eta­pa 1.

Romero es una mu­jer de ape­nas 41 años, es ma­dre de tres hi­jos. Al mo­men­to de re­ci­bir es­ta no­ti­cia se en­con­tra­ba so­la, pe­ro por su fe cris­tia­na es­ta­ba for­ta­le­ci­da. Re­co­mien­da a las mu­je­res acu­dir a sus che­queos re­gu­la­res al doc­tor, y no te­ner mie­do de ir a su gi­ne­có­lo­go. “El cán­cer es un enemi­go muy si­len­cio­so y, cuan­do due­le, es por­que es­tá en fa­se ter­mi­nal”, agre­gó. Tan­to Var­gas co­mo Romero son cre­yen­tes. Am­bas per­te­ne­cen a la Igle­sia Je­su­cris­to pa­ra las Na­cio­nes fren­te a Pue­blo Bá­va­ro, pas­to­rea­da por Félix y Da­ma­ris Arias.

Es­tas so­bre­vi­vien­tes de cán­cer con­ta­ron sus his­to­rias du­ran­te un re­co­no­ci­mien­to que les reali­zó la Jun­ta Dis­tri­tal Ve­rón-Pun­ta Ca­na la se­ma­na pa­sa­da. Wendy Gómez es quien se ha en­car­ga­do de desa­rro­llar es­ta ac­ti­vi­dad ya por dos años con­se­cu­ti­vos. Di­jo que du­ran­te es­te mes es­ta­rán tra­ba­jan­do con la mis­ma pro­mo­ción del Des­pa­cho de la Pri­me­ra Da­ma, que es “De­fién­de­te sin te­mor del cán­cer de ma­ma”.

El cán­cer de ma­mas no só­lo des­pla­zó a un se­gun­do lu­gar el cán­cer cer­vi­coute­ri­no; sino, tam­bién, que ca­da día son más las pa­cien­tes jó­ve­nes que se diag­nos­ti­can con la en­fer­me­dad en eta­pa avan­za­da. Se­gún la ci­ru­ja­na on­có­lo­ga del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co del Es­te, Clau­dia de los San­tos, el cán­cer de ma­ma ha­ce diez años que ocu­pa el pri­mer lu­gar de cán­ce­res en las mu­je­res, des­pla­zan­do así el ti­po de cán­cer cer­vi­coute­ri­no, y és­te pa­só a un se­gun­do lu­gar. Es­to, de­bi­do a que las pa­cien­tes han to­ma­do un po­co de cons­cien­cia y se rea­li­zan sus che­queos ca­da seis me­ses, pe­ro aún exis­te una gran can­ti­dad de per­so­nas que asis­ten a los cen­tros de sa­lud cuan­do tie­nen un sín­to­ma; no lo ha­cen de ma­ne­ra pre­ven­ti­va.

Asi­mis­mo, ex­pre­só que de los fac­to­res de ries­gos con­cer­nien­tes al cán­cer de seno, so­lo el diez por cien­to de los ca­sos son he­re­di­ta­rios, mien­tras que el res­to lo pue­de ad­qui­rir cual­quier per­so­na que no ten­ga an­te­ce­den­tes. Tam­bién, otras con­di­cio­nes que pre­dis­po­nen a la apa­ri­ción de es­ta en­fer­me­dad son la edad avan­za­da, aun­que es­tá apa­re­cien­do ca­da vez más en mu­je­res jó­ve­nes; el uso de an­ti­con­cep­ti­vos a lar­go pla­zo; la me­no­pau­sia tar­día; la die­ta y el se­den­ta­ris­mo.

“Cuan­do uno se po­ne en las ma­nos de Dios, des­can­sa en Él, aun­que en el mo­men­to no es tan fá­cil. Cuan­do le dan esa no­ti­cia uno, se sien­te que se le de­rrum­bó to­do y se ter­mi­nó to­do”. Lady Est­her Re­yes. “El cán­cer es un enemi­go muy si­len­cio­so y, cuan­do due­le, es por­que es­tá en fa­se ter­mi­nal”, Ra­quel Romero. “Los sig­nos clí­ni­cos del cán­cer de ma­ma son vi­si­bles. Por ejem­plo, si le sa­le una bo­li­ta en el seno, se­cre­cio­nes en el pe­zón, tan­to ver­do­sa co­mo san­gre; hun­di­mien­to de los pe­zo­nes, piel de na­ran­ja, nó­du­los, to­do esos son sín­to­mas”. Doc­to­ra Clau­dia de los San­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.