tu­ris­mo des­de mi si­lla

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

¿Qué es fe­li­ci­dad? Se pue­de de­fi­nir co­mo el es­ta­do emo­cio­nal de una per­so­na fe­liz; es la sen­sa­ción de bie­nes­tar y rea­li­za­ción que ex­pe­ri­men­ta­mos cuan­do al­can­za­mos nues­tras me­tas, de­seos y pro­pó­si­tos; es un mo­men­to du­ra­de­ro de sa­tis­fac­ción, don­de no hay ne­ce­si­da­des que apre­mien, ni su­fri­mien­tos que ator­men­ten. Tam­bién, se di­ce que es una con­di­ción sub­je­ti­va y re­la­ti­va. Co­mo tal, no exis­ten re­qui­si­tos ob­je­ti­vos pa­ra ser felices: dos per­so­nas no tie­nen por qué ser felices por las mis­mas ra­zo­nes o en las mis­mas con­di­cio­nes y cir­cuns­tan­cias, to­do va a va­riar de quié­nes y có­mo son y qué real­men­te bus­can de la vi­da. Así es que va­mos a co­no­cer el pri­mer ho­tel de la fe­li­ci­dad. Se lla­ma Awa­ke­ning (Des­per­tar) y se abri­rá cer­ca del la­go de No­pa­li­tos en Mé­xi­co. El sue­ño de Adria­na Char­dí y su pa­re­ja Mar­tin Loef­fler era crear un ho­tel que pu­die­ra pre­su­mir de un di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co es­pec­ta­cu­lar, que fue­ra sos­te­ni­ble y que per­mi­tie­ra a los que se alo­ja­ran allí en­trar en co­mu­nión con la na­tu­ra­le­za que les ro­dea­ra. En un en­torno así po­dría dar­nos la im­pre­sión de que la ar­qui­tec­tu­ra del ho­tel es lo de me­nos, pe­ro pa­ra los crea­do­res del ho­tel Awa­ke­ning es real­men­te im­por­tan­te dar con un es­ti­lo que im­pac­te al vi­si­tan­te y le ha­ga sen­tir a la vez co­mo en ca­sa.

Por eso las ha­bi­ta­cio­nes del ho­tel es­tán di­se­ña­das co­mo si fue­ran ca­pu­llos, una mez­cla en­tre las ca­sas de los ár­bo­les y las ca­ba­ñas en lo que to­do es­tá orien­ta­do a en­vol­ver al in­vi­ta­do ofre­cien- do co­mo­di­dad má­xi­ma y for­mas que imi­tan a la na­tu­ra­le­za.

La com­pren­sión de una ha­bi­ta­ción de ho­tel es un “Co­coon”, di­se­ña­do pa­ra pro­te­ger y ayu­dar­te a evo­lu­cio­nar. Las lí­neas or­gá­ni­cas se ba­san en la geo­me­tría que se en­cuen­tra en las for­mas im­pre­sio­nan­tes de la na­tu­ra­le­za. No re­pli­can­do es­tas for­mas, sino en­ten­dien­do y apli­can­do las re­glas que las go­bier­nan. La “geo­me­tría sa­gra­da” tie­ne sus raí­ces en el es­tu­dio de la na­tu­ra­le­za. Awa­ke­ning se en­cuen­tra a ori­llas de la la­gu­na No­pa­li­tos, en la cos­ta ca­ri­be­ña de Mé­xi­co, a 19 km al sur de Tu­lum, uno de los des­ti­nos tu­rís­ti­cos más po­pu­la­res y de ma­yor cre­ci­mien­to de Mé­xi­co y La­ti­noa­mé­ri­ca.

La­gu­na No­pa­li­tos pa­re­ce una pla­ya del Caribe, pe­ro en reali­dad es un “ce­no­te” lleno de agua dul­ce y cris­ta­li­na. Ali­men­ta­do por uno de los sis­te­mas de ríos sub­te­rrá­neos más gran­des del mun­do, es­tá ro­dea­do de ex­ten­sos y des­ha­bi­ta­dos man­gla­res y sel­vas.

Si bien es­tá cer­ca de to­das las in­creí­bles atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas de la re­gión, su po­si­ción en la fron­te­ra de Sian Ka’an, la re­ser­va de bios­fe­ra na­tu­ral más gran­de de Mé­xi­co y Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la UNES­CO, lo pro­te­ge de cual­quier ti­po de desa­rro­llo a gran es­ca­la.

Pa­ra el que no es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con el tér­mino, un “ce­no­te” es un po­zo o es­tan­que na­tu­ral de agua dul­ce abas­te­ci­do por un río sub­te­rrá­neo. En el ca­so de la­gu­na No­pa­li­tos, un as­te­roi­de fracturó la su­per­fi­cie de la Tie­rra y creó es­te cuer­po de agua dul­ce que es­tá co­nec­ta­do al mar a tra­vés de ríos sub­te­rrá­neos. El si­tio de Awa­ke­ning ocu­pa 230 me­tros de la cos­ta de la­gu­na No­pa­li­tos y con­tie­ne otros sie­te ce­no­tes más pe­que­ños que en­con­tra­mos en la sel­va.

El agua de un ce­no­te pro­por­cio­na al­gas ri­cas en vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les que nu­tren la piel, mien­tras que tam­bién pro­por­cio­na aven­tu­ra y di­ver­sión pa­ra mu­chas ac­ti­vi­da­des de de­por­tes acuá­ti­cos. Los ce­no­tes en Mé­xi­co son sa­gra­dos de­bi­do a la creen­cia de que es­tos te co­nec­tan con se­res mágicos inal­can­za­bles e inigua­la­bles.

Awa­ke­ning se bus­ca­rá prac­ti­car el “lu­jo des­cal­zo”, una ver­sión del lu­jo que hu­ye de los sue­los de már­mol y los gri­fos de oro pa­ra pro­por­cio­nar una ma­ne­ra de ex­pe­ri­men­tar el mun­do que nos ro­dea de una ma­ne­ra ex­clu­si­va, con­for­ta­ble y to­tal­men­te na­tu­ral.

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de es­te es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co es ga­ran­ti­zar la fe­li­ci­dad de los hués­pe­des ma­xi­mi­zan­do el con­tac­to con la na­tu­ra­le­za in­creí­ble que ro­dea las ins­ta­la­cio­nes del ho­tel, pro­por­cio­nan­do la opor­tu­ni­dad de “ex­pe­rien­cias que pro­mue­ven el bie­nes­tar fí­si­co, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual”.

Un ho­tel di­se­ña­do pa­ra des­per­tar tu co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za, con los de­más y, lo más im­por­tan­te se­gún cuen­ta el equi­po que hay de­trás, la co­ne­xión con­ti­go mis­mo. Pe­ro, ¿real­men­te lle­va­rá es­to a la fe­li­ci­dad au­tén­ti­ca? ¿O sim­ple­men­te es­ta­mos ha­blan­do de ese sen­ti­mien­to mez­cla de paz, re­la­ja­ción y de­ja­dez ab­so­lu­ta que nos in­va­de cuan­do es­ta­mos de va­ca­cio­nes?

ha­bi­ta­ción del ho­tel de no­che tu­lum, mÉ­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.