ex­plo­ran­do el es­te

En el mes de oc­tu­bre se ce­le­bra al artesano do­mi­ni­cano, es por ello que en es­ta oca­sión quie­ro de­di­car­le es­te es­pa­cio a los hom­bres y mu­je­res que se ocu­pan de la la­bor ar­te­sa­nal, don­de se con­ju­gan crea­ti­vi­dad y nues­tras tra­di­cio­nes a tra­vés de la cual pro

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

Es muy co­mún es­cu­char co­men­ta­rios que apo­can nues­tro ar­te y cul­tu­ra po­pu­lar, mu­chas ve­ces com­pa­rán­do­las con cul­tu­ras mu­cho más an­ti­guas que las nues­tras, o cen­su­rán­do­las de po­co ori­gi­nal. Sin em­bar­go, en nues­tro país hay her­mo­sas ar­te­sa­nías que son, ge­ne­ral­men­te, des­ti­na­das co­mo ob­se­quios pa­ra tu­ris­tas y que, con fre­cuen­cia, no va­lo­ra­mos co­mo do­mi­ni­ca­nos, ol­vi­dán­do­nos que es­tas re­pre­sen­tan nues­tras raí­ces de las que de­be­mos es­tar muy or­gu­llo­sos.

Pa­ra po­der ha­blar de ar­te­sa­nía o de tra­ba­jo ar­te­sa­nal, de­be­mos, pri­me­ro, en­ten­der la eti­mo­lo­gía de la pa­la­bra artesano, ya que mu­chas ve­ces ten­de­mos a con­fun­dir ar­te­sa­nía con ma­nua­li­da­des. La pa­la­bra artesano vie­ne del la­tín ar­tis­ma­nus que sig­ni­fi­ca per­so­na que ejer­ce un ar­te ma­nual, y de­fi­ne to­do tra­ba­jo u obra rea­li­za­da ma­nual­men­te o con po­ca in­ter­ven­ción de ma­qui­na­rias ma­nua­les, las obras de­ben ser de ca­rác­ter cul­tu­ral y la ma­te­ria pri­ma de­be ve­nir de ele­men­tos na­tu­ra­les. Por otro la­do, las ma­nua­li­da­des, si bien es cier­to que son un ar­te ma­nual, se di­fe­ren­cia de las ar­te­sa­nías por no es­tar ins­pi­ra­das en las tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les po­pu­la­res, y uti­li­zar ma­te­ria pri­ma de ori­gen in­dus­trial, en lu­gar de ma­te­ria­les na­tu­ra­les. En nues­tro país, los ar­te­sa­nos uti­li­zan di­ver­sos ma­te­ria­les que son re­co­gi­dos lo­cal­men­te. Los más usa­dos son el guano pa­ra la con­fec­ción de som­bre­ros, ma­cu­tos y ha­ma­cas; el cuerno de res, usa­do en di­ver­sos ob­je­tos de­co­ra­ti­vos, uti­li­ta­rios y ac­ce­so­rios; la jí­ca­ra de co­co, ma­de­ra, con­chas de ca­ra­col, ám­bar, la­ri­mar, el ba­rro pa­ra los tra­ba­jos de al­fa­re­ría y el cue­ro uti­li­za­do en los ta­lle­res ar­te­sa­na­les de ta­la­bar­te­ría que exis­ten en la re­gión es­te, prin­ci­pal­men­te en Hi­güey, El Sei­bo y Ha­to Ma­yor, en vis­ta de la de­man­da de si­llas de mon­tar, som­bre­ros y otros ac­ce­so­rios da­da la gran can­ti­dad de ha­tos ga­na­de­ros que exis­ten en la re­gión, abrien­do pa­so a la con­fec­ción de ar­te­sa­nías que uti­li­zan es­te ma­te­rial co­mo pul­se­ras, cin­tu­ro­nes, car­te­ras, co­rreas, co­lla­res, que son co­mer­cia­li­za­dos pa­ra los tu­ris­tas.

AR­TE­SA­NíAS DE RE­CI­CLA­DO

En los úl­ti­mos años, se han in­cor­po­ra­do nue­vos ma­te­ria­les a la la­bor ar­te­sa­nal, pro­duc­to de pro­ce­so de con­cien­cia­ción a la pro­ble­má­ti­ca me­dioam­bien­tal; en­tre es­tos ma­te­ria­les es­tán los em­pa­ques de plás­ti­cos, la­tas, tron­cos de ár­bo­les y vi­drios re­co­lec­ta­dos de las pla­yas, que los ar­te­sa­nos uti­li­zan pa­ra ela­bo­rar her­mo­sas ar­te­sa­nías, crean­do así una nue­va co­rrien­te ar­te­sa­nal de­no­mi­na­da “ar­te­sa­nía del re­ci­cla­do”.

Un ejem­plo de ello es El Ta­ller Ar­te­sa­nal Nues­tra Se­ño­ra de Pun­ta Ca­na, don­de sus ar­te­sa­nas se de­di­can a la ela­bo­ra­ción de car­te­ras y sou­ve­nirs a par­tir de bol­sas plás­ti­cas que lue­go ven­den al pú­bli­co lo­cal y tu­ris­tas a tra­vés de la Fun­da­ción Gru­po Pun­ta­ca­na.

AR­TE­SA­NOS DE LA RE­GIóN ES­TE

No es se­cre­to que la re­gión es­te tie­ne la ma­yor en­tra­da de tu­ris­tas de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con el 60 % de los vi­si­tan­tes que lle­gan al país, dan­do pa­so a un mer­ca­do tu­rís­ti­co muy prós­pe­ro. Sin em­bar­go, no es la re­gión del país que tie­ne ma­yor can­ti­dad de ar­te­sa­nos, sien­do la zo­na del Ci­bao la ma­yor pro­duc­to­ra de ar­te­sa­nías. En el Es­te ope­ran va­rios ta­lle­res ar­te­sa­na­les que es­tán ubi­ca­dos en di­fe­ren­tes pro­vin­cias de la re­gión, y que su­plen a tien­das pa­ra tu­ris­tas en la zo­na. Te­ne­mos así la Aso­cia­ción de Ar­te­sa­nos de los Ban­cos de Are­na en San Pedro de Ma­co­rís, quie­nes tra­ba­jan di­fe­ren­tes es­cul­tu­ras ta­lla­das en Gua­ya­cán , un ár­bol au­tóc­tono que cre­ce en los bos­ques se­cos del es­te y del sur de la is­la, con el que tam­bién se ela­bo­ran pi­lo­nes, cu­cha­ras, en­tre otros ob­je­tos.

En la pro­vin­cia La Ro­ma­na en­con­tra­mos las ar­te­sa­nías de Bi­bi León, quien con­fec­cio­na ba­teas y otros ob­je­tos en ma­de­ra pin­ta­da en lla­ma­ti­vos co­lo­res con te­mas ins­pi­ra­dos en nues­tras raí­ces; asi­mis­mo las fi­gu­ras ta­lla­das de Ra­fael Mor­la y las es­cul­tu­ras de El Ar­tís­ti­co ela­bo­ra­das en hie­rro.

En el Sei­bo, se en­cuen­tran los ar­te­sa­nos de Cen­tro Cul­tu­ral Ca­yu­co de Mi­ches quie­nes fa­bri­can ré­pli­cas de bo­tes, ca­si­tas tí­pi­cas, en­tre otras ar­te­sa­nías ta­lla­das en ma­de­ra, co­mo tam­bién la Aso­cia­ción de Ar­te­sa­nos Jo­ye­ros del Ce­dro de Mi­ches quie­nes uti­li­zan el hi­güe­ro y se­mi­llas de fru­tas pa­ra ela­bo­rar ori­gi­na­les ac­ce­so­rios.

Otros ar­te­sa­nos y aso­cia­cio­nes de ar­te­sa­nos son la Aso­cia­ción de Ar­te­sa­nos de Ba­yahí­be y Ar­te Cu­ce­co en Hi­güey, que ela­bo­ra bi­su­te­ría a par­tir de se­mi­llas, cue­ro y cuer­nos.

En es­te mes de oc­tu­bre les in­vi­to a que ce­le­bre­mos a nues­tros ar­te­sa­nos quie­nes re­co­gen con sus crea­cio­nes tra­di­cio­nes po­pu­la­res de nues­tros pue­blos, enor­gu­llez­cá­mo­nos de nues­tras raí­ces y apo­ye­mos la ar­te­sa­nía lo­cal per­mi­tien­do así la crea­ción de fuen­tes de em­pleos y el desa­rro­llo de la com­pe­ti­ti­vi­dad en nues­tra re­gión.

MES DE OC­TU­BRE, MES DEL ARTESANO. VA­LO­RE­MOS SUS TRA­BA­JOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.