pa­la­bras, si­len­cio y dis­cur­so

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas re­fie­ren el pro­ce­so de co­mu­ni­ca­ción ba­sa­do en ins­tru­men­tos téc­ni­cos y que es coor­di­na­do pa­ra que lle­gue el men­sa­je al mis­mo tiem­po a au­dien­cias ge­ne­ra­les.

Mu­chos años atrás, so­bre las fun­cio­nes de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, Lass­well aco­tó tres que me­re­cen una ma­yor aten­ción y aná­li­sis: vi­gi­lan­cia del en­torno, co­rre­la­ción de las par­tes de la so­cie­dad en sus res­pues­tas al en­torno y trans­mi­sión del le­ga­do cul­tu­ral. La trans­fe­ren­cia de in­for­ma­cio­nes, usan­do los me­dios ma­si­vos, tie­ne ma­yor re­le­van­cia ac­tual­men­te, al par­tir de que no só­lo se lo­gra mo­ti­var el con­su­mis­mo de pro­duc­tos y ser­vi­cios, sino tam­bién in­fluen­ciar en la mo­da, los gus­tos en sen­ti­do ge­ne­ral y, lo más im­por­tan­te, en las de­ci­sio­nes de las au­dien­cias, in­clu­so en te­mas fun­da­men­ta­les, co­mo la elec­ción de un go­bierno. Tal vez esa re­mar­ca­da in­ci­den­cia en los pú­bli­cos fue lo que ori­gi­nó que se de­no­mi­na­ra “de ma­sas” a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Di­fe­ren­tes au­to­res lo atri­bu­yen a que el pú­bli­co acep­ta acrí­ti­ca y di­rec­ta­men­te el men­sa­je, co­mo una ma­sa re­cep­ti­va e iner­te. En so­cie­da­des que ac­túan así, res­pec­to a la in­for­ma­ción, más que el con­te­ni­do, im­por­tan las for­mas, es de­cir, có­mo es­tas se trans­mi­ten a la ciu­da­da­nía pa­ra lo­grar con­ven­cer­la. Sin em­bar­go, día a día, un con­si­de­ra­ble con­jun­to de per­so­nas se preo­cu­pa por for­mar­se y va es­truc­tu­rán­do­se una cons­cien­cia crí­ti­ca que le ayu­da a no só­lo acep­tar un men­sa­je por­que sí, al me­nos no sin an­tes cues­tio­nar­se so­bre la “bue­na vo­lun­tad” de esos mar­cos men­ta­les que re­ci­be a rau­da­les. Los me­dios, ex­ten­di­dos glo­bal­men­te, con­quis­tan ca­da vez más po­der, to­da vez que in­flu­yen no só­lo en los com­por­ta­mien­tos de la co­ti­dia­ni­dad, co­mo la com­pra de cual­quier bien, sino y aún más al pe­ne­trar sim­bó­li­ca­men­te a la men­te y con­cien­cia del in­di­vi­duo. Con In­ter­net, en es­pe­cial a tra­vés de las re­des so­cia­les y su mi­cro fo­ca­li­za­ción de au­dien­cias, que mi­nu­to a mi­nu­to per­fec­cio­nan más con los da­tos que les apor­tan los usua­rios, se re­afir­ma que, me­diá­ti­ca­men­te, se afec­tan tan­to el cons­cien­te y el sub­cons­cien­te in­di­vi­dual.

Có­mo ini­ció to­do

La ba­se: los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han si­do de­ter­mi­na­dos por la evo­lu­ción his­tó­ri­ca de la so­cie­dad, ya que con­for­me es­ta avan­za (en cuan­to a lo so­cial, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co), asi­mis­mo ha bus­ca­do nue­vas for­mas de co­mu­ni­car y me­dios pa­ra trans­mi­tir el men­sa­je. Di­ver­sos han si­do los es­tu­dios y apor­tes de so­ció­lo­gos acer­ca de las fa­ses de la co­mu­ni­ca­ción y la cla­si­fi­ca­ción de los me­dios. Am­bos te­mas re­sal­tan el pe­so de la con­no­ta­ción his­tó­ri­ca (del mo­men­to) en la de­ter­mi­na­ción del avan­ce de la co­mu­ni­ca­ción so­cial.

Es pre­ci­so re­cor­dar a Mc Luhan quien de­fi­nió que las eta­pas del desa­rro­llo de la co­mu­ni­ca­ción eran: oral, es­cri­ta y elec­tró­ni­ca. Tras es­te, mu­chos au­to­res se ocu­pa­ron de in­da­gar en la ma­te­ria. Por ejem­plo, Tha­yer reali­zó una cla­si­fi­ca­ción de los me­dios en pri­ma­rios, se­cun­da­rios y ter­cia­rios: los pri­me­ros son los que tie­nen a la pa­la­bra ha­bla­da co­mo prin­ci­pal vehícu­lo de in­for­ma­ción; los se­gun­dos vie­nen da­dos por una se­ñal que se in­ter­po­ne en­tre el emi­sor y el re­cep­tor; y los úl­ti­mos sí ne­ce­si­tan de ins­tru­men­tos téc­ni­cos pa­ra que un men­sa­je sea emi­ti­do y re­ci­bi­do por el re­cep­tor.

Las so­cie­da­des pa­sa­ron de la pa­la­bra ha­bla­da a las se­ña­les y cuan­do ne­ce­si­ta­ron de nue­vos so­por­tes que se adap­ta­ran a la trans­mi­sión y for­ma­ción mo­der­na de la cul­tu­ra, da­do el desa­rro­llo tecno-cien­tí­fi­co, fue­ron crean­do los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas, den­tro de los cua­les es­tán los elec­tró­ni­cos. Ya hoy al me­nos la mi­tad de la po­bla­ción no ima­gi­na la vi­da sin compu­tado­ra (u otra uni­dad) con in­ter­net.

In­ter­net re­vo­lu­cio­nó las pla­ta­for­mas y ma­ne­ras de co­mu­ni­car ma­si­va­men­te; con él, el in­di­vi­duo tie­ne a to­dos los otros me­dios en un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co que pue­de trans­por­tar a don­de va­ya y se­guir co­nec­ta­do con el mun­do. Lo irrem­pla­za­ble es la con­ver­sa­ción ca­ra a ca­ra. To­do lo de­más ya fue he­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.