aguas fres­cas

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

Es­to es in­creí­ble, no pue­do creer que es­to me ocu­rra a mí, tan­to que me cui­do”. Eso me co­men­ta­ba mi ami­ga Mi­riam, mien­tras se co­mía las uñas en vi­si­ble ma­ni­fes­ta­ción de de­ses­pe­ra­ción. Re­ci­bió la no­ti­cia que te­nía cán­cer.

No sa­bía qué de­cir­le, es­ta­ba ha­cien­do un me­ga es­fuer­zo pa­ra con­te­ner mis lá­gri­mas. La co­no­cí en la sa­la de es­pe­ra de mi gi­ne­có­lo­ga, y ter­mi­na­mos sien­do en­tra­ña­bles ami­gas. Los nue­vos es­tu­dios sa­lie­ron, y el diag­nós­ti­co fue con­fir­ma­do. Ten­dría que so­me­ter­se a qui­mio­te­ra­pias y qui­zás ra­dio, es­to im­po­nía una car­ga eco­nó­mi­ca que no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra asu­mir, pe­ro el di­ne­ro re­sul­tó ser lo me­nos. Ca­da vez que mi­ra­ba a su hi­ja ma­yor con ape­nas die­ci­ocho años, y cur­san­do el se­gun­do se­mes­tre de Me­di­ci­na, una se­gun­da con tre­ce y un va­rón de nue­ve, era co­mo mo­rir a pla­zo; ne­ce­si­ta­ba al­gu­na pa­la­bra que la co­nec­ta­ra con la vi­da, pe­ro to­do pa­re­cía ne­gar­se pa­ra ella. Su es­pe­ran­za es­ta­ba en que los mé­di­cos le de­cían: afor­tu­na­da­men­te us­ted no se des­cui­da con sus ci­tas, si se tar­da un tiem­po más, el pro­nós­ti­co se­ría com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Su úl­ti­mo Pa­pa­ni­co­laou re­ve­ló cé­lu­las mu­tan­tes, y aun­que la re­co­men­da­ción pa­to­ló­gi­ca era fir­me por al­gu­na de esas co­sas que pa­san, Mi­riam no se lo re­pi­tió, se de­jó en­vol­ver en lo co­ti­diano. Ca­da avi­so que le da­ba su or­ga­nis­mo ella lo jus­ti­fi­ca­ba y lo re­la­cio­na­ba con los efec­tos co­la­te­ra­les de la me­di­ca­ción que al mo­men­to uti­li­za­ba.

¡Aler­ta!, no te des­cui­des, se vi­gi­lan­te con­ti­go, con tus hi­jas, con tu ma­má y her­ma­nas. Si eres hom­bre, con­tri­bu­ye al me­nos re­cor­dán­do­le a las mu­je­res cer­ca­nas a ti que vi­si­ten pe­rió­di­ca­men­te su gi­ne­có­lo­go y tú mis­mo, si tie­nes cua­ren­ta años o más, haz­le una vi­si­ta a un uró­lo­go, es­to pue­de sal­var vi­das.

A pro­pó­si­to de Mi­riam, ten­go un gran sue­ño y pre­fie­ro que na­die me des­pier­te. Sue­ño con una na­ción clí­ni­ca­men­te in­for­ma­da, con mu­je­res res­pe­tuo­sas de sí mis­mas, que sean res­pon­sa­bles con su sa­lud, sue­ño con que pron­to la ta­sa de mor­ta­li­dad por cán­cer de cer­vix y de ma­ma se re­duz­ca al mí­ni­mo. Ve con un me­di­co hoy mis­mo, che­quéa­te; si no tie­nes di­ne­ro o se­gu­ro, ve a una Uni­dad de Aten­ción Pri­ma­ria o a un ope­ra­ti­vo. Mi ami­ga Mi­riam se acer­ca­ba a la eta­pa fi­nal, es­ta­ba dé­bil, lo úni­co fuer­te era el in­ten­so do­lor, has­ta que una ma­ña­na una en­tra­ña­ble ami­ga que no ha­bía po­di­do vi­si­tar­la lle­gó. Es una mu­jer de mu­cha fe. Sin mu­chos preám­bu­los, co­mo si a eso hu­bie­se ido, so­lo le pre­gun­tó: “Mi­riam, ¿quie­res ser sa­na?”. ¡Ja, ja, ja!, ya me hi­cis­te reír –res­pon­dió– yo no ten­go ca­pa­ci­dad pa­ra ele­gir na­da, ya me asig­na­ron lo que me to­ca, mo­rir de cua­ren­ta años. Su ami­ga no se de­jó in­ti­mi­dar por las pa­la­bras de de­rro­ta y so­lo pre­gun­tó: “¿Quie­res vi­da?”. Con voz tré­mu­la y ca­si apa­ga­da di­jo: “No te bur­les de mí, sé que es­toy vi­vien­do las úl­ti­mas se­ma­nas... “¡No, no ha­bles de días! Dios te pue­de sor­pren­der –la in­te­rrum­pió– ha­bla de lo que ha­rás, del fu­tu­ro de tus hi­jos, ha­bla de fe”. - No ami­ga, no pue­do creer, no ten­go fe, no veo luz en mi horizonte... no ten­go horizonte. Co­mo si no hu­bie­se es­cu­cha­do, su ami­ga le di­jo: “Hoy he ve­ni­do a traer­te un re­ga­lo, ¿quie­res re­ci­bir­lo?”. Los ojos de Mi­riam se abrie­ron pro­fun­da­men­te, mien­tras es­cu­cha­ba a su ami­ga de­cir: si fa­lló la ci­ru­gía, la qui­mio, la ra­dio y los es­fuer­zos hu­ma­nos, to­da­vía te que­da Dios, no lo des­ca­li­fi­ques por­que Él tie­ne un re­ga­lo de vi­da pa­ra dar­te. ¿Sa­bes cuán­tas per­so­nas es­tán oran­do por ti? Tu nom­bre ha si­do en­via­do a di­fe­ren­tes gru­pos de ora­ción in­clu­so fue­ra del país, pe­ro fal­ta tu ora­ción, que desees vi­vir, que ten­gas una pe­que­ña fe que te per­mi­ta creer que tu fe cre­ce­rá has­ta al­can­zar a Dios, tu fe con la de to­da la gen­te que es­ta oran­do cam­bia­rá el pro­nós­ti­co. Es in­creí­ble, esa se­ño­ra apa­re­ció de la na­da ca­si a des­tiem­po, pe­ro le es­ta­ba dan­do a Mi­riam una es­pe­ran­za. Con sus po­cas fuer­zas, co­mo si ha­bla­ra pa­ra sí, so­lo di­jo: “Dios, au­men­ta mi fe, y si quie­res dar­me ese re­ga­lo, yo lo re­ci­bo”.

Tú tam­bién pue­des creer, to­da­vía te que­da Dios, no has ago­ta­do to­dos los re­cur­sos, los que han mi­ra­do a Dios no se­rán aver­gon­za­dos, no im­por­ta si es cán­cer o al­gu­na ne­ce­si­dad que na­die más pue­de re­sol­ver. Cree, no de­jes de creer, aun­que la men­te te di­ga no tie­ne sen­ti­do, cree, ali­men­ta tu men­te con fe ¿y tus du­das? Dé­ja­las mo­rir de ham­bre, es­cu­cha tes­ti­mo­nios de lo que Dios ha he­cho con otros por­que si lo hi­zo an­tes, lo ha­rá otra vez. Ese día de la ora­ción de su ami­ga fue nor­mal, no es­cu­chó rui­dos ni tu­vo una vi­sión, so­lo sa­be que los días pa­sa­ron y no mu­rió, que co­men­zó a co­mer, a son­reír, a creer, y hoy, ocho años des­pués, ce­le­bra la vi­da y la pre­sen­cia de Dios es­tá en su ca­sa. Tú tam­bién pue­des re­ci­bir tu mi­la­gro. Por­que na­da es im­po­si­ble pa­ra Dios. Re­ci­be tu mi­la­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.