CON­VER­SAN­DO

Una ca­pi­ta­le­ña en Pun­ta Ca­na

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO -

Rossie Pe­ral­ta es una mu­jer cu­rio­sa, lle­na de bue­na vi­bra y con una son­ri­sa que con­ta­gia, pe­ro apar­te de es­to, es la ca­ra de­trás de @ ca­pi­ta­le­naenpc, una cuen­ta de Ins­ta­gram que te man­tie­ne al tan­to de to­do lo que su­ce­de en la zo­na tu­rís­ti­ca.

Zo­na Es­te: ¿Có­mo na­ce Ci­rue­la?

Rossie Pe­ral­ta: Tra­ba­jo des­de los 15 años por­que nun­ca he sa­bi­do es­tar tran­qui­la, pe­ro siem­pre lo ha­bía he­cho pa­ra otros. Te­nía la cu­rio­si­dad de em­pren­der, pe­ro no sa­bía en qué. En el 2013, la pro­pie­ta­ria de la es­cue­la de ba­llet de mi hi­ja me pi­dió apo­yo pa­ra su ac­ti­vi­dad de fin de año. Que­ría que por lo me­nos se cu­brie­ran los cos­tos y dar­le el ni­vel que ella siem­pre ha­bía so­ña­do. Lo­gra­mos jun­tas crear el I Fes­ti­val Cul­tu­ral de Dan­za de la zo­na, con el apo­yo de va­rias mar­cas que con­fia­ron en un tra­ba­jo bien he­cho. Ahí me di cuen­ta que era ca­paz de ha­cer co­sas por mí so­la, fue­ra de la bur­bu­ja cor­po­ra­ti­va, y le lla­mé a mi pro­yec­to P.R. Events & Mar­ke­ting, PR por mis ape­lli­dos, Pe­ral­ta Ri­vas. Lue­go tu­ve la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en la or­ga­ni­za­ción de “No­che de Ri­sa” con Jo­chi Santos y Car­los Sán­chez, ac­ti­vi­dad pro fon­dos pa­ra la cons­truc­ción de la Pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra del Pi­lar y ahí fue cuan­do vi la si­ner­gia que te­nía tra­ba­jan­do con mi ac­tual so­cia, Clau­dia Vi­lla­nue­va. Jun­tas crea­mos a Ci­rue­la Me­dia, em­pre­sa de­di­ca­da al lo­gro de los ob­je­ti­vos eco­nó­mi­cos de las PY­MES en la zo­na de Bá­va­ro-Pun­ta Ca­na, im­ple­men­tan­do es­tra­te­gias de mar­ke­ting y re­la­cio­nes pú­bli­cas adap­ta­das al tar­get al que es­tá en­fo­ca­do ca­da em­pre­sa.

Z.E.: Y la idea de la Ca­pi­ta­le­ña, ¿có­mo te sur­ge?

R.P.: Pa­ra ser­te sin­ce­ra, el de Ins­ta­gram lo creé por un pi­que. En el 2014, co­mo par­te de mis re­so­lu­cio­nes de nue­vo año, em­pe­cé el blog “Una Ca­pi­ta­le­ña en Pun­ta Ca­na”, un es­pa­cio pa­ra los que vi­vi­mos aquí, com­par­tien­do las co­sas que de una ma­ne­ra u otra nos ha­cen la vi­da más lle­va­de­ra en es­ta zo­na, ade­más de que me en­can­ta escribir. Hi­ce tres posts y por fal­ta de tiem­po no pu­de con­ti­nuar. Ha­ce un año creé en Fa­ce­book la pá­gi­na “Agen­da en Pun­ta Ca­na”, pe­ro nun­ca le pu­se la mano, tam­bién por fal­ta de tiem­po. Vi que al­guien creó un IG con los even­tos de la zo­na y es­ta­ba fe­liz por­que por fin iba a en­te­rar­me de qué es­ta­ba pa­san­do, pe­ro al fi­nal es­ta cuen­ta se man­tu­vo tí­mi­da, no co­mo yo en­ten­día que no­so­tros ne­ce­si­tá­ba­mos.

LA CA­PI­TA­LE­ÑA NA­CE DE LA NE­CE­SI­DAD QUE YO TE­NÍA DE SA­BER QUÉ PA­SA­BA EN LA ZO­NA.

En ju­nio de es­te año me per­dí una no­che de jazz en Bá­va­ro y me mo­les­té bas­tan­te por­que me en­can­ta y no me en­te­ré a tiem­po, así que cree a Ca­pi­ta­le­ña en Pun­ta Ca­na en Ins­ta­gram. Em­pe­cé re­pos­tean­do to­do lo que en­con­tra­ba to­dos los días y que en­ten­día que era re­le­van­te pa­ra los que vi­vi­mos aquí, pe­ro sin un or­den ni sen­ti­do, has­ta que vi la acep­ta­ción y en­ten­dí que no era la úni­ca que lo ne­ce­si­ta­ba, así que em­pe­cé a apli­car to­dos mis co­no­ci­mien­tos en te­mas de re­des so­cia­les y la acep­ta­ción au­men­tó. Lo chu­lo es que soy li­bre en ella, pue­do ser yo, por­que es una mar­ca crea­da por mí, así que lo dis­fru­to bas­tan­te.

Z.E.: ¿Có­mo te han acep­ta­do con es­te pro­yec­to de la ca­pi­ta­le­ña?

R.P.: Ha si­do muy in­tere­san­te la rá­pi­da evo­lu­ción de mis se­gui­do­res. Aun­que la can­ti­dad de se­gui­do­res ac­tua­les no es tan al­ta co­mo mu­chos in­fluen­cers del país, la can­ti­dad de ve­ces que la gen­te ve mis pu­bli­ca­cio­nes se mul­ti­pli­ca de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Lle­vo estadísticas y la gen­te ha mos­tra­do mu­cho in­te­rés en el con­te­ni­do de la cuen­ta. Me es­cri­ben si de­jo de pu­bli­car #el­re­su­men­de­la­ca­pi­ta­le­na, co­sas co­mo “es­ta­ba con unas ami­gas y que­ría­mos sa­lir pe­ro co­mo no pu­bli­cas­te, de­ci­di­mos que­dar­nos en ca­sa”. Me es­cri­ben “Ca­pi­ta­le­ña que hay pa’ hoy” (ri­sas) a ca­da ra­to. Mu­chos re­cién mu­da­dos a la zo­na me han da­do las gra­cias por­que no co­no­cían na­da. Son el ti­po de co­sas que me ins­pi­ran a se­guir con es­ta cuen­ta que se ha con­ver­ti­do en un es­pa­cio pa­ra to­dos, tan­to pa­ra dar a co­no­cer nue­vos ne­go­cios co­mo pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de los que vi­vi­mos aquí.

Z.E.: ¿Qué po­de­mos es­pe­rar es­te 2018 de Rossie Pe­ral­ta?

R.P.: ¡Uff!, mu­chas co­sas. Ten­go mu­chos pla­nes con Ci­rue­la y con la Ca­pi­ta­le­ña pe­ro tam­bién ten­go al­go per­so­nal que siem­pre ha­bía que­ri­do desa­rro­llar y lle­gó el mo­men­to. En el 2018 es­ta­ré lan­zan­do mi pri­mer li­bro, con la co­la­bo­ra­ción de la psicóloga Clau­dia Si­mó y la gi­ne­có­lo­ga Pa­tri­cia Po­lan­co. El li­bro es­ta­rá de­di­ca­do a mu­je­res jó­ve­nes y adul­tas me­dian­te mi his­to­ria co­mo ma­dre jo­ven, qué co­sas pu­die­ron ha­ber si­do di­fe­ren­tes, có­mo afec­tó mi fu­tu­ro y el de mi hi­ja las de­ci­sio­nes que he to­ma­do y qué co­sas pa­sé por­que sim­ple­men­te no te­nía in­for­ma­ción real de có­mo de­be­rían ser las co­sas. Clau­dia to­ca­rá la par­te psi­co­ló­gi­ca, có­mo pa­tro­nes de mi in­fan­cia y de mi di­ná­mi­ca fa­mi­liar apor­ta­ron en la to­ma de mis de­ci­sio­nes y có­mo no­so­tras co­mo mu­je­res po­de­mos iden­ti­fi­car esos pa­ra­dig­mas y rom­per ca­de­nas pa­ra al­can­zar nues­tras me­tas con me­nos tro­pie­zos. Por el la­do de Pa­tri­cia es­ta­re­mos to­can­do to­das las in­for­ma­cio­nes que no nos di­cen nues­tros pa­dres ni nues­tras es­cue­las so­bre la for­ma de fun­cio­nar del cuer­po de la mu­jer, có­mo iden­ti­fi­car lo que sen­ti­mos pa­ra me­jo­rar nues­tra sa­lud tan­to a ni­vel ge­ne­ral co­mo nues­tra se­xua­li­dad. Ten­go mu­chas ex­pec­ta­ti­vas de lo que sal­drá de es­ta unión de mu­je­res... es­ta­mos muy emo­cio­na­das.

Z.E.: ¿Có­mo di­vi­des tu tiem­po en­tre em­pre­sa­ria y ma­dre sol­te­ra?

R.P.: Es una ta­rea com­pli­ca­da, pe­ro no im­po­si­ble. Mi hi­ja me acom­pa­ña a to­dos la­dos y es una re­la­cio­na­do­ra pú­bli­ca in­na­ta, co­noz­co mu­cha gen­te por­que ella me las ha pre­sen­ta­do (ri­sas). Creo que lo más di­fí­cil ha si­do no po­der cu­brir el la­do pa­terno tam­bién, los ni­ños ne­ce­si­tan a sus pa­dres y na­da pue­de sus­ti­tuir ese es­pa­cio. To­do lo que ha­go co­mo em­pre­sa­ria lo ha­go por ella, es mi fuen­te de ins­pi­ra­ción y ver­le su ca­ri­ta lle­na de or­gu­llo por su ma­dre va­le más que to­dos los pre­mios que pue­dan exis­tir en es­te mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.