CUAN­DO SEA GRAN­DE QUIE­RO SER…

Zona E - - PADRES SIGLO XXI -

Es­ta es la pre­gun­ta es­tre­lla cuan­do nues­tros hi­jos co­mien­zan a ser cons­cien­tes del fu­tu­ro y de las in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des que su ima­gi­na­ción les pro­por­cio­na y con ello, des­en­ca­de­nan un bu­cle de pre­gun­tas y te­mo­res pa­ra ellos y no­so­tros. Con el tiem­po, he po­di­do no­tar co­mo to­do pa­dre, sin im­por­tar su edad, co­mien­za un pro­ce­so de in­fluen­cia so­bre la vo­lun­tad de sus hi­jos has­ta cuan­do no pre­ten­de ha­cer­lo pa­ra ase­gu­rar­se de al­gún mo­do que es­ta­rán bien siem­pre. Un im­pul­so in­con­tro­la­ble que ra­di­ca in­clu­so en cuan­do no­so­tros mis­mos éra­mos ni­ños y veía­mos a nues­tros pa­dres có­mo ac­tua­ban y có­mo nos exi­gían com­por­tar­nos. Em­pe­za­mos des­de los pri­me­ros me­ses de con­cien­cia de nues­tros hi­jos, di­cien­do co­sas co­mo “no llo­res tan­to”, “las ni­ñas no ha­cen eso”, “tie­nes que com­por­tar­te co­mo el hom­bre de la ca­sa”. Con­di­cio­nán­do­les co­mo par­te fun­da­men­tal de su edu­ca­ción, por­que en­ten­de­mos que so­lo no­so­tros sa­be­mos lo que más les con­vie­ne des­de nues­tro pun­to de vis­ta, dan­do por he­cho que al ser tan pe­que­ños e inex­per­tos su opi­nión no es del to­do con­fia­ble. Mu­je­res se­gu­ras de sí mis­mas cuan­do di­cen: “Yo co­mo ma­dre, sé qué es lo me­jor pa­ra mis hi­jos” y con es­ta fra­se por de­lan­te jus­ti­fi­ca­mos cual­quier co­men­ta­rio o com­por­ta­mien­to ha­cia ellos o en fren­te de ellos. Le­jos de qui­tar­les ra­zón, tam­bién po­de­mos se­ña­lar la cé­le­bre fra­se de que ca­da per­so­na es un mun­do y por en­de, pien­sa di­fe­ren­te al res­to. Aquí fi­na­li­za el ca­nal de co­mu­ni­ca­ción efec­ti­vo pa­ra dar pa­so a una so­la di­rec­ción de in­for­ma­ción; no­so­tros, la au­to­ri­dad pa­ra ellos.

Lo cier­to es que in­fluir de tal gra­do en la vi­da de nues­tros hi­jos, pue­de lle­var a cau­sar­les in­clu­so frus­tra­cio­nes que se re­fle­jen ya en su vi­da adul­ta. Des­de de­ter­mi­nar lo que de­be es­tu­diar en la uni­ver­si­dad, con quién sa­le o có­mo es su ca­rác­ter ha­cen de es­tas per­so­nas su­je­tos in­se­gu­ros y ape­ga­dos a la opi­nión aje­na. Pues han de­ja­do de to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes y se de­jan lle­var por otros con per­so­na­li­dad más fuer­te, per­so­nas que in­clu­so sa­cri­fi­can su pro­pio bie­nes­tar por el de otros.

Sin exa­ge­rar en el te­ma, lo cier­to es que se tra­ta de una per­so­na que con­fía en nues­tros cri­te­rios sin cues­tio­nar­los (al me­nos no tan­to), de­ján­do­se guiar más por lo que ve en su pro­pia ca­sa, có­mo se com­por­ta sus prin­ci­pa­les mo­de­los de con­duc­ta (no­so­tros, pa­dres) que de lo que real­men­te le de­ci­mos. De acu­sar­les, de po­ner­se ne­cios muy a me­nu­do, a ellos ver que no­so­tros tam­bién po­de­mos per­der la cal­ma, o en­se­ñar­les a ser res­pe­tuo­sos y bue­nos con el res­to, pe­ro al mis­mo tiem­po ven có­mo per­de­mos la cor­du­ra en un ta­pón, no en­via­mos el men­sa­je co­rrec­to a su sub­cons­cien­te y al fi­nal “don­de fue­res, haz lo que vie­res”.

Bus­car un ba­lan­ce en­tre en­se­ñar­les y guiar­les por lo que en­ten­de­mos es lo me­jor pa­ra ellos y de­jar­les to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes, es un ejer­ci­cio que co­mien­za con pa­sos muy pe­que­ños. De­jar­les adap­tar­se a sus

nue­vos com­pa­ñe­ros de cla­se a su rit­mo, sin pre­sio­nar­les, es­co­ger (cohe­ren­te­men­te) lo que quie­ren lle­var pues­to, de­jar­les co­ger un día cual­quie­ra qué co­mer, de­di­car­les tiem­po pa­ra es­cu­char có­mo se sien­te, de­jar­les en­ten­der que las emo­cio­nes son hu­ma­nas y que, si bien es cier­to que hay que sa­ber con­tro­lar­las, tam­bién es hu­mano desaho­gar­se.

Dar­les es­pa­cio pa­ra ex­pre­sar­se, les ayu­da a en­ten­der­se me­jor co­mo per­so­nas y a en­ten­der más rá­pi­do lo que ocu­rre a su al­re­de­dor, pues cuen­tan des­de muy jó­ve­nes con el apo­yo de sus pa­dres. En­ten­der que ellos no es­ta­rán ahí siem­pre pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les por ellos mis­mos y to­da la fi­lo­so­fía de que errar es nor­mal y ha­cer­se res­pon­sa­ble de las ac­cio­nes que uno lle­va a ca­bo es cru­cial. Sien­do con­se­jos que he­mos oí­do en in­nu­me­ra­bles oca­sio­nes, asen­ti­mos ató­ni­tos an­te ellos mien­tras las pa­la­bras sa­len por el otro oí­do co­mo si nun­ca hu­bie­sen exis­ti­do. Que­ra­mos ver­lo o no, la so­cie­dad cam­bia con­ti­nua­men­te y los pre­jui­cios de ayer, no son los de hoy, por lo que edu­car a nues­tros hi­jos co­mo en­tes in­di­vi­dua­les, pen­san­tes y sen­sa­tos con el me­dio, es el ob­je­ti­vo que de­be­ría­mos bus­car más allá de “tie­nes que ser abo­ga­do, co­mo tu pa­dre” o ce­ñir­les a tra­ba­jar en el ne­go­cio fa­mi­liar so­lo por­que sea fa­mi­liar. De la teo­ría al he­cho, ¿qué tan fá­cil es apli­car pa­la­bras tan sim­ples co­mo es­tas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.