eX­PLo­raN­do eL eS­Te

Zona E - - EXPLORANDO EL ESTE - pOr: Candy Gó­mez Ri­si zo­naes­te@lis­tin­dia­rio.com.do

En la zo­na es­te pa­sa al­go muy pe­cu­liar, es­pe­cial­men­te en el área de Pun­ta Ca­na y Bá­va­ro, y es que a la gen­te no le gus­ta mo­ver­se le­jos de su área de con­trol, a pe­sar de que las ca­rre­te­ras y ave­ni­das en es­ta zo­na es­tán as­fal­ta­das, bien se­ña­li­za­das y son muy se­gu­ras, siem­pre y cuan­do tran­si­tes res­pe­tan­do los li­mi­tes de ve­lo­ci­dad. Creo que la ra­zón de es­ta po­ca mo­vi­li­dad ge­ne­ra­li­za­da es pro­ba­ble­men­te las dis­tan­cias que hay que re­co­rrer de un pun­to a otro, ya que mu­chas per­so­nas pre­fie­ren man­te­ner­se cer­ca de su área, pues­to que ir más le­jos su­po­ne una aven­tu­ra pa­ra mu­chos, y pa­ra otros, un gas­to de tiem­po in­ne­ce­sa­rio; pe­ro ese no es mi ca­so, ya que si al­go me gus­ta ha­cer y dis­fru­to mu­cho es co­no­cer nue­vos lu­ga­res y com­par­tir mi ex­pe­rien­cia con otros. Re­cuer­do ha­ce al­gu­nos me­ses unos ami­gos que re­si­den en San­to Do­min­go vi­nie­ron a vi­si­tar­nos, aun­que ha­bían vi­si­ta­do Pun­ta Ca­na otras ve­ces, era la pri­me­ra vez que sa­lían del área del

re­sort. Ese día hi­ci­mos ham­bur­gue­sas a la bar­ba­coa, que a los ni­ños les en­can­ta, pe­ro nos di­mos cuen­ta mien­tras las pre­pa­rá­ba­mos que fal­ta­ba el muy es­pe­cial in­gre­dien­te, que se­gún mu­chos nun­ca de­be fal­tar pa­ra acom­pa­ñar una bue­na ham­bur­gue­sa , el két­chup, (aun­que yo no soy muy fa­ná­ti­ca de es­te), ra­zón por la cual ca­si hu­bo una cri­sis en­tre los co­men­sa­les más jó­ve­nes, pro­vo­can­do una vi­si­ta for­zo­sa al su­per­mer­ca­do, pa­sa­da ya las 7 de la no­che de un do­min­go. Nos di­ri­gi­mos en mi ca­rro al sú­per más cer­cano, pe­ro es­ta­ba ce­rra­do, así que tu­vi­mos que tras­la­dar­nos al su­per­mer­ca­do en Bá­va­ro, (no­so­tros es­tá­ba­mos en Pun­ta Ca­na ), pa­ra mi sor­pre­sa, el tra­yec­to se hi­zo in­ter­mi­na­ble pa­ra mi ami­ga capitaleña acos­tum­bra­da a los ta­po­nes en los se­má­fo­ros de San­to Do­min­go; aun­que fue un re­co­rri­do de tan so­lo 15 mi­nu­tos, ella es­ta­ba asom­bra­da

de lo le­jos que que­da­ba to­do aquí, sin em­bar­go, cuan­do ana­li­zó ob­je­ti­va­men­te el tiem­po que le to­ma des­de su ca­sa a cual­quier pun­to de la ciu­dad, por más cer­ca que sea, en­tre los ta­po­nes de ca­rros y los se­má­fo­ros, de­fi­ni­ti­va­men­te su­pe­ra­ba al tiem­po que se to­ma lle­gar des­de pun­to A y pun­to B en la zo­na de Pun­ta Ca­na. Esa no­che con­clui­mos que a fi­nal de cuen­tas, to­do de­pen­de del cris­tal con que se mi­ren las co­sas, es por esa ra­zón que par­ti­cu­lar­men­te me gus­ta sa­lir de mi zo­na de con­fort, por­que me ofre­ce la opor­tu­ni­dad de co­no­cer y de vi­vir ex­pe­rien­cias que me pue­den en­ri­que­cer de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Mu­chas ve­ces vi­vi­mos con la idea de que no hay tan­tas op­cio­nes pa­ra el re­si­den­te lo­cal en cuan­to a en­tre­te­ni­mien­to, gas­tro­no­mía y ser­vi­cios, afir­ma­cio­nes que es­tán muy le­jos de la reali­dad. Lo cier­to es que exis­ten nue­vas op­cio­nes de en­tre­te­ni­mien­to y gas­tro­no­mía, mu­chas de es­tas op­cio­nes son mar­cas ya es­ta­ble­ci­das en otras zo­nas, co­mo la nue­va su­cur­sal de la muy co­no­ci­da Pas­te­le­ría de La Ca­sa de San­to Do­min­go, que abrió sus puer­tas re­cien­te­men­te en el Pa­seo de la Pla­za San Juan en Bá­va­ro. El lu­gar es muy aco­ge­dor, ofre­ce una va­rie­dad de dul­ces y pas­te­les re­cién hor­nea­dos; tam­bién pue­den en­car­gar­los pa­ra su oca­sión es­pe­cial. Es­tán abier­tos to­dos los días, a ex­cep­ción de los lu­nes; des­de las 7 a. m. has­ta las 9 de la no­che.

Otro lu­gar que co­no­cí re­cien­te­men­te, que cuen­ta con un am­bien­te muy agra­da­ble, es el res­tau­ran­te y piz­ze­ría Dol­ce Ita­lia By Li­be­ra­to, ubi­ca­da en la Pla­za Pal­ma Real, cuen­tan con un am­plio me­nú pa­ra desa­yu­nos, al­muer­zos y ce­nas. Es­tá abier­to to­dos los días, su car­ta de co­mi­da in­clu­ye va­rie­da­des de piz­zas, mu­chas de ellas ela­bo­ra­das con in­gre­dien­tes se­lec­tos, pla­tos de pas­tas, car­nes y pes­ca­dos. Tam­bién pro­du­cen su pro­pio pan y pa­net­to­ne fres­co, ade­más de te­ner al­gu­nos pro­duc­tos ita­lia­nos im­por­ta­dos pa­ra la ven­ta al pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.