COM­PAR­TIR, el ar­te que se apren­de

Zona E - - PADRES SIGLO XXI -

Ten­go una mu­ñe­qui­ta de ca­si dos años que tie­ne esos fa­mo­sos “te­rri­bles dos” des­de que na­ció prác­ti­ca­men­te y gra­cias a ello he po­di­do ver, po­co a po­co, có­mo se va ha­cien­do cons­cien­te del mun­do y sus “re­glas”, pa­la­bra que si­túo en­tre co­mi­llas por­que, al fi­nal del día, to­do es sub­je­ti­vo y afe­rra­do a la cul­tu­ra de ca­da quien. Aho­ra tie­ne el no in­crus­ta­do en su bo­qui­ta de pi­ñón y el “mío” adue­ñán­do­se de ca­da ob­je­to y per­so­na a su al­re­de­dor pues es so­lo de­cir­le “Eso es mío” con la in­ten­ción de mo­les­tar­la le­ve­men­te y se re­vuel­ve a dos­cien­tas re­vo­lu­cio­nes por se­gun­do dan­do ala­ri­dos de “no, ma­má, ¡mío!”. Bus­can­do en va­rias pá­gi­nas de ma­ter­ni­dad que si­go, en­con­tré ca­sual­men­te uno de la au­to­ra Heat­her Shu­ma­ker, en su blog Star­ligh­ting Ma­ma, que ha­bla so­bre el com­par­tir y có­mo nues­tras cria­tu­ri­tas, aje­nas a las nor­mas de eti­que­ta y pro­to­co­lo, el de­co­ro o el sim­ple sen­ti­mien­to de bon­dad, en­tien­den más bien

po­qui­to. Ex­pli­ca que al obli­gar a un ni­ño a com­par­tir sus ju­gue­tes jus­to cuan­do los es­tá usan­do, es una or­den im­pues­ta y se sien­ten tris­tes y abru­ma­dos por­que aún no han ter­mi­na­do con di­cho ju­gue­te y, por con­si­guien­te, no es­tán lis­tos pa­ra pres­tar­lo, re­la­cio­nan­do así que com­par­tir se sien­te mal y es una obli­ga­ción más que un de­seo.

In­te­li­gen­te­men­te, pa­ra ha­cer­nos en­ten­der a to­dos los adul­tos a qué se re­fie­re, Shu­ma­ker po­ne el ejem­plo con no­so­tros mis­mos. Ima­gi­nan­do que es­ta­mos usan­do nues­tro te­lé­fono ce­lu­lar y al­guien se nos acer­ca pa­ra ha­cer una lla­ma­da, nos ofen­de­ría­mos, ¿cier­to? Pues lo mis­mo un ni­ño y más aún que no con­tro­lan o co­no­cen ni un ter­cio de las emo­cio­nes hu­ma­nas, por lo que se vuel­ven un ocho cuan­do in­te­rrum­pi­mos su lí­nea del pen­sa­mien­to. En nues­tro ca­so ce­de­ría­mos el te­lé­fono una vez ha­ya­mos ter­mi­na­do de usar­lo pa­ra que la otra per­so­na pue­da uti­li­zar­lo. Re­gre­san­do a mi pun­to fa­vo­ri­to que es el ejem­plo, es pro­pio de­cir que co­mo en tan­tas otras oca­sio­nes, nues­tros hi­jos apren­den se­gún nues­tro com­por­ta­mien­to. La an­ti­gua fra­se de “haz lo que di­go y no lo que ha­go” es un enig­ma tan im­po­si­ble co­mo des­con­cer­tan­te pa­ra la men­te de un in­fan­te pues es­tos ab­sor­ben ca­da emo­ción y con­duc­ta que ven en las per­so­nas con las que más tiem­po pa­san: fa­mi­lia y edu­ca­do­res. Pa­ra fo­men­tar una ac­ti­tud po­si­ti­va ha­cia el mun­do y la so­cie­dad en la que se desa­rro­lla, es im­por­tan­te mos­trar­le con ac­cio­nes có­mo se de­be com­por­tar una per­so­na de bien. Bus­car va­lo­res que po­de­mos con­si­de­rar tan perdidos co­mo la con­fian­za, la se­gu­ri­dad en sí mis­mo, el res­pe­to, la aser­ti­vi­dad o la mis­ma bon­dad ha­cia los de­más.

Así co­mo mo­ti­var­le a jugar con otros ni­ños, com­par­tir con per­so­nas de su mis­ma edad y res­pe­tar el es­pa­cio y turno de ca­da uno al jugar. Evi­tar com­pa­rar­le con otros ni­ños co­mo ejem­plo y re­pro­che ha­cia su com­por­ta­mien­to pues cau­sa el efec­to con­tra­rio al que bus­ca­mos. Los ni­ños, y más los me­no­res de 4 años, tie­nen li­te­ral­men­te un mun­do que apren­der so­bre có­mo com­por­tar­se y ex­pre­sar­se den­tro de la so­cie­dad. Pa­ra lo­grar una co­rrec­ta in­ser­ción en la mis­ma, de­ben sa­ber con­tro­lar sus emo­cio­nes y ser cons­cien­tes de las per­so­nas y am­bien­te a su al­re­de­dor pa­ra crear así una desen­vol­tu­ra na­tu­ral que les ayu­de a de­fen­der­se en cual­quier si­tua­ción de su ca­mino.

Te­ne­mos el de­ber y la ben­di­ción de criar y en­se­ñar lo me­jor del mun­do y có­mo ayu­dar y so­lu­cio­nar lo peor a las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes, pri­me­ro em­pe­zan­do por uno mis­mo y des­pués con to­do el amor y

pa­cien­cia con el fin de he­re­dar per­so­nas fir­mes y de bien.

Ser pa­dre es, y siempre se­rá, el tra­ba­jo más ar­duo y gra­ti­fi­can­te so­bre la faz de

la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.