FE­DE­RI­CO GAR­CÍA LOR­CA

Zona E - - RINCÓN CULTURAL -

Den­tro de las am­plias ca­rac­te­rís­ti­cas de su poe­sía, Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca ma­ne­jó co­mo tó­pi­co fun­da­men­tal la muer­te. Se­gún Sa­li­nas (2007): “La vi­sión de la vi­da y de lo hu­mano que en Lor­ca lu­ce y se tras­lu­ce es­tá fun­da­da en la muer­te. Lor­ca sien­te la vi­da, por vía de la muer­te” (p.1282). La muer­te, tra­ta­da de di­ver­sas for­mas y mu­chas ve­ces en el tras­fon­do del men­sa­je, es­tá pre­sen­te en la mayoría de sus poe­mas: “la at­mos­fe­ra glo­bal de la poe­sía de Gar­cía Lor­ca es to­do un des­plie­gue ex­pre­si­vo del cual emer­ge una es­pe­cie de per­ma­nen­te can­to poé­ti­co de la muer­te […] in­clu­so en los ins­tan­tes apa­ren­te­men­te más ale­gres y es­pe­ran­za­dos, na­ce co­mo can­to esen­cial” (Us­ca­tes­cu. 2001. p.38). Así lo po­de­mos vi­ven­ciar en el poe­ma la “Muer­te de An­to­ñi­to el Cam­bo­rio” de su libro Ro­man­ce­ro gi­tano. Gar­cía Lor­ca tra­ba­jó el ro­man­ce co­mo mo­do de ex­pre­sión. Es­ta for­ma poé­ti­ca te­nía co­mo ba­se el na­rrar al­gún he­cho y Lor­ca lo tra­jo a su con­tem­po­ra­nei­dad agre­gan­do el ele­men­to lí­ri­co a su as­pec­to na­rra­ti­vo: “Yo qui­se fun­dir el ro­man­ce na­rra­ti­vo con el lí­ri­co sin que per­die­ran nin­gu­na ca­li­dad” (Gar­cía Lor­ca, 1935, p.340). En es­te es­pe­ci­fi­co ro­man­ce la muer­te es un he­cho pal­pa­ble que se brin­da de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta des­de el tí­tu­lo.

En la “Muer­te de An­to­ñi­to el Cam­bo­rio” el au­tor cuen­ta co­mo el gi­tano es ase­si­na­do por sus cua­tro pri­mos. Tan de­sigual y do­lo­ro­so en­fren­ta­mien­to pre­sen­ta que, a pe­sar de la va­len­tía y agilidad de An­to­ñi­to, Lor­ca di­ce: “y tu­vo que su­cum­bir” (vv.12), que­rien­do sig­ni­fi­car que no le que­da­ba otro re­me­dio an­te la in­jus­ti­cia. Tal y co­mo el mis­mo au­tor ha ex­pli­ca­do, en el poe­ma se tra­ba­jan elementos li­ri­cos que ro­dean el te­ma y que per­mi­ten ahon­dar en sen­ti­mien­tos y dra­ma­tis­mos que agu­di­zan el re­la­to: “Vo­ces de muer­te so­na­ron / cer­ca del Gua­dal­qui­vir” (vv.1 y 2). Des­de los pri­me­ros ver­sos se plan­tea un am­bien­te don­de rei­na­rá la muer­te y sus con­se­cuen­cias, se des­pier­ta el sen­ti­do del oí­do con el lla­ma­do fú­ne­bre de las vo­ces que re­co­rrie­ron la zo­na, en un in­ten­to del au­tor de ha­cer per­ci­bir el sen­ti­mien­to fa­tí­di­co con to­dos los sen­ti­dos del lec­tor.

Otro de los mo­men­tos li­ri­cos del poe­ma se mues­tra en los ver­sos: “Cuan­do las es­tre­llas cla­van / re­jo­nes al agua gris” (vv. 13 y14). Las es­tre­llas cla­van sus es­pa­das al agua. Es­to se pue­de in­ter­pre­tar co­mo un mo­men­to de do­lor emi­ti­do des­de el al­to fir­ma­men­to, en su re­fle­jo, com­pli­ci­dad con do­lor in­clu­so des­de la mis­ma na­tu­ra­le­za. El agua, en vez de ser cris­ta­li­na es gris, tur­bia, con­tra­ria a su sim­bo­lo­gía ha­bi­tual que es la vi­da. Con igual ma­ne­jo de li­ris­mo y dra­ma po­de­mos ano­tar: “Ya mi ta­lle se ha que­bra­do co­mo ca­ña de maíz” (vv. 39 y 40) sim­bo­li­zan­do la muer­te in­mi­nen­te que lo ha ven­ci­do. De igual ma­ne­ra la men­ción de los án­ge­les en los ver­sos del 45 al 48 que apor­ta so­lem­ni­dad me­dian­te el au­ra di­vi­na que ro­dea a es­tos per­so­na­jes.

En otros poe­mas de Gar­cía Lor­ca, aun­que no sea men­cio­na­da ex­plí­ci­ta­men­te la muer­te re­pre­sen­ta un pe­so im­por­tan­te. De­be­mos re­cor­dar que el au­tor te­nía co­mo tó­pi­co ob­se­si­vo es­te te­ma, aun­que lo res­guar­da­ra de­trás de otros

tó­pi­cos ta­les co­mo la me­lan­co­lía, la su­cie­dad o la fal­ta de es­pe­ran­za: “Des­de el fon­do de la muer­te y la na­da, que en el do­cu­men­to biográfico ad­quie­re una di­men­sión ob­se­si­va pe­ro que en el desa­rro­llo poé­ti­co ex­pre­si­vo se di­fu­mi­na en la gran me­tá­fo­ra de la me­lan­co­lía” (Us­ca­tes­cu. 2001. p.38). Es el ca­so del poe­ma “La au­ro­ra” del libro Poe­ta en Nue­va York, poe­ma de ín­do­le pic­tó­ri­ca, que desea traer una ima­gen es­pe­ci­fi­ca al lec­tor: el ama­ne­cer en una ciu­dad. Sin em­bar­go, cuan­do nos adentramos en su sig­ni­fi­ca­ción y me­ta­poe­sía ad­ver­ti­mos un mun­do de­cep­cio­nan­te y fa­tí­di­co.

Des­de el ini­cio nos asal­ta el ne­ga­ti­vo y de­cep­cio­nan­te tono inau­gu­ral que se per­pe­tua a lo lar­go del poe­ma, cuan­do ex­pre­sa: “La au­ro­ra de Nue­va York tie­ne / cua­tro co­lum­nas de cieno / y un hu­ra­cán de ne­gras pa­lo­mas / que cha­po­tean las aguas po­dri­das” (vv.1-4). La au­ro­ra lle­ga opa­ca­da con cua­tro co­lum­nas de lo­do y una tor­men­ta de pá­ja­ros ne­gros. Es­ta es una vi­sión que en con­jun­to sim­bo­li­za un mal au­gu­rio, la lle­ga­da del día no evo­ca ale­gría, es to­do lo con­tra­rio. En esos ver­sos nue­va­men­te ha­ce re­fe­ren­cia al sig­ni­fi­ca­do opues­to del agua, el agua es­tá da­ña­da, ma­la, ge­ne­ran­do una con­tra­po­si­ción en­tre su mi­sión de vi­da y la muer­te.

Es­te poe­ma car­ga­do de sim­bo­lis­mo su­rrea­lis­ta apor­ta vi­sio­nes in­tere­san­tes di­ri­gi­das ha­cia la crí­ti­ca im­pla­ca­ble de la ciu­dad, de su ar­qui­tec­tu­ra sin al­ma, de sus ha­bi­tan­tes. La au­ro­ra, más que ig­no­ra­da y blo­quea­da por la ma­si­va ar­qui­tec­tu­ra, es al pa­re­cer lo úni­co en la ciu­dad que desea sa­lir del le­tar­go in­som­ne, el poe­ta la hu­ma­ni­za pro­po­nién­do­la in­tere­sa­da, por un mo­men­to, en la bús­que­da de al­go bello, aun­que do­lo­ro­so co­mo la re­pre­sen­ta­ción, que no ne­ce­sa­ria­men­te en­con­tra­rá: “La au­ro­ra de Nue­va York gi­me / por las in­men­sas es­ca­le­ras / bus­can­do en­tre las aris­tas / nar­dos de an­gus­tia di­bu­ja­da” (vv. 5-8)

La au­ro­ra, sím­bo­lo uni­ver­sal del re­na­cer, re­pre­sen­ta en es­te poe­ma la de­cep­ción co­ti­dia­na que brin­da una ciu­dad cen­tra­da en el con­su­mis­mo, la má­qui­na y la agre­si­vi­dad, don­de to­dos sus ha­bi­tan­tes ca­mi­nan so­nám­bu­los pa­ra ejer­cer una la­bor me­cá­ni­ca. Son ca­dá­ve­res (vivos que sim­bo­li­zan la muer­te) y so­lo el poe­ta lo pre­sien­te. “Por los ba­rrios hay gen­tes que va­ci­lan in­som­nes, co­mo re­cién sa­li­das de un naufragio de san­gre” (vv.19 y 20), con­clu­ye, en­ten­dien­do que ca­da ser que ha­bi­ta Nue­va York, sa­le a dia­rio, jun­to a la au­ro­ra, que es más bien una ma­la noticia. El ha­bi­tan­te de la gran ciu­dad se des­pla­za des­de un su­fri­mien­to que se ge­ne­ra en el nú­cleo de ca­da ho­gar, ha­cia otro peor, el de la vi­da co­ti­dia­na sin sen­ti­do, for­man­do par­te de un si­clo ab­sur­do que re­pre­sen­ta el vi­vir por vi­vir, la no-vi­da, por lo tan­to, la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.