“LOS CAM­BIOS EN EL SE­XO EN LA VE­JEZ, ENTENDIéNDOLOS Y MANEJáNDOLOS¨

Zona E - - MUNDO MÉDICO -

“Hay que des­truir el mito de que los an­cia­nos no tie­nen in­te­rés en el se­xo y que, si lo tie­nen, son obs­ce­nos, co­mo si no fue­ra aca­so nor­mal y co­rrec­to pa­ra to­dos te­ner re­la­cio­nes ín­ti­mas has­ta el fi­nal de la vi­da”. Es­ta es una de las ideas que de­fien­de el ge­ron­tó­lo­go y ge­ria­tra es­ta­dou­ni­den­se Ro­bert N. Butler, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del En­ve­je­ci­mien­to de EE. UU. y pre­si­den­te del pri­mer de­par­ta­men­to de Ge­ria­tría de la Mount Si­nai School of Me­di­ci­ne Nue­va York.

Fac­to­res fi­sio­ló­gi­cos

Exis­ten una serie de cam­bios fi­sio­ló­gi­cos que ocu­rren con la edad. Pe­ro es­tos no sig­ni­fi­can muer­te se­xual. En el hom­bre, den­tro de los cam­bios anató­mi­cos y fun­cio­na­les, te­ne­mos:

1-Los es­per­ma­to­zoi­des dis­mi­nu­yen su ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to den­tro del se­men, que tam­bién dis­mi­nu­ye en nú­me­ro y ca­li­dad, de for­ma pau­la­ti­na a par­tir de los 40 años .

2-A los 70 años de edad, los tes­tícu­los man­tie­nen su ta­ma­ño nor­mal, pe­ro

exis­ten cam­bios de­ge­ne­ra­ti­vos en los tu­bos se­mi­ní­fe­ros, apla­na­mien­to del epi­te­lio ger­mi­nal, in­te­rrup­ción de las cé­lu­las ger­mi­na­les.

3-La pro­duc­ción de es­per­ma­to­zoi­des vie­ne re­gu­la­da por la hor­mo­na FSH, y es­ta a su vez, lo es­tá por el hi­po­tá­la­mo.

4-Ca­be de­cir que con la edad, el lí­qui­do se­mi­nal se va ha­cien­do más es­ca­so pro­gre­si­va­men­te, y tam­bién más po­bre en sus cua­li­da­des fun­cio­na­les .

En la edad avan­za­da, la tes­tos­te­ro­na dis­mi­nu­ye al mis­mo tiem­po que la ac­ti­vi­dad se­xual del in­di­vi­duo. El pa­pel de la tes­tos­te­ro­na es muy im­por­tan­te pa­ra el man­te­ni­mien­to de los ca­rac­te­res se­xua­les se­cun­da­rios, aun­que no es el úni­co fac­tor que par­ti­ci­pa en es­te sen­ti­do.

Cam­bios en el com­por­ta­mien­to y en la res­pues­ta se­xual: a-Más tiem­po pa­ra lo­grar la erec­ción. (El hom­bre jo­ven ne­ce­si­ta co­mo pro­me­dio so­lo de 15 a 30 se­gun­dos, mien­tras que el an­ciano pue­de de­mo­rar has­ta 10 mi­nu­tos.) b-De­mo­ra más tiem­po en eya­cu­lar, lo cual pro­lon­ga­rá más el coi­to. c-La erec­ción del hom­bre de más de 50 años es me­nos fir­me, de­bi­do a que los va­sos san­guí­neos no son tan elás­ti­cos co­mo an­tes, y los múscu­los son me­nos po­ten­tes. d-Dis­mi­nu­ción del eya­cu­la­do en cuan­to a su volumen y la fuer­za con que es ex­pul­sa­do, de­bi­do a una me­nor po­ten­cia de los múscu­los eya- cu­la­do­res y, por lo tan­to, de sus con­trac­cio­nes du­ran­te el or­gas­mo. e-El pe­río­do de de­tu­mes­cen­cia del pe­ne, o pér­di­da de la erec­ción des­pués de la eya­cu­la­ción, se pro­du­ce con más ra­pi­dez, así co­mo el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra lo­gra la pró­xi­ma erec­ción (pe­río­do re­frac­ta­rio) se pro­lon­ga. f-La erec­ción pu­die­ra dis­mi­nuir, per­der­se o re­cu­pe­rar­se en una o múl­ti­ple oca­sio­nes du­ran­te el ac­to se­xual pro­lon­ga­do, y en oca­sio­nes, el pe­ne no al­can­za una com­ple­ta in­gur­gi­ta­ción has­ta mo­men­tos an­tes de la eya­cu­la­ción. Es­to de­pen­de tam­bién de la in­ten­si­dad de los es­tí­mu­los se­xua­les. g-En el an­ciano y en el hom­bre ma­du­ro pre­do­mi­nan la ex­ci­ta­ción pro­du­ci­da por to­ca­mien­tos y ca­ri­cias so­bre las zo­nas eró­ge­nas del cuer­po, así co­mo la es­ti­mu­la­ción di­rec­ta de los ge­ni­ta­les. h-El hom­bre de edad avan­za­da pue­de go­zar per­fec­ta­men­te el coi­to sin lle­gar ne­ce­sa­ria­men­te al or­gas­mo. i-Des­pués de los 60 años se pue­de eya­cu­lar en uno o dos de ca­da tres coi­tos, y es­to no ser cau­sa de in­sa­tis­fac­ción. j-Las ne­ce­si­da­des de con­tac­to se­xual en hom­bres ma­yo­res de 60 años de edad pue­de li­mi­tar­se a una o dos ve­ces por se­ma­na y ser su­fi­cien­te pa­ra su bie­nes­tar. k-En los an­cia­nos tam­bién pue­de per­der­se la lla­ma­da fa­se de inevi­ta­bi­li­dad eya­cu­la­to­ria. l-El an­ciano pue­de eya­cu­lar sin es­te avi­so, que es pro­duc­to de la con­trac­ción de la mus­cu­la­tu­ra de las vías se­mi­na­les, pe­ro ex­pe­ri­men­ta la se­gun­da fa­se del or­gas­mo sin di­fi­cul­tad. m-En el hom­bre ma­yor de 50 años dis­mi­nu­ye la ele­va­ción de los tes­tícu­los den­tro del sa­co es­cro­tal an­tes de la eya­cu­la­ción, por la ac­ción de los múscu­los cre­mas­te­ria­nos.

Den­tro de los cam­bios anató­mi­cos y fun­cio­na­les en la mu­jer te­ne­mos:

1-La re­dis­tri­bu­ción de la gra­sa, la dis­mi­nu­ción de la fuer­za mus­cu­lar, la mo­di­fi­ca­ción en la dis­tri­bu­ción del ve­llo, y los cam­bios os­teoar­ti­cu­la­res, que fa­vo­re­cen la ten­den­cia a pa­de­cer os­teo­po­ro­sis, son al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes que van a in­fluir en la ac­ti­vi­dad se­xual . 2-Tam­bién son más evi­den­tes los re­la­ti­vos a los ca­rac­te­res se­xua­les se­cun­da­rios, y de for­ma es­pe­cí­fi­ca, a las ma­mas, cu­yo tejido glan­du­lar es sus­ti­tui­do por tejido gra­so, y cu­ya piel pier­de elas­ti­ci­dad, en gra­do su­fi­cien­te co­mo pa­ra de­for­mar de ma­ne­ra im­por­tan­te su po­si­ción en el tó­rax.

En el apa­ra­to ge­ni­tal, los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos son: a-Los la­bios ma­yo­res y me­no­res pier­den elas­ti­ci­dad y se mues­tran atro­fias pro­gre­si­vas de su ca­paz dér­mi­cas y epi­dér­mi­cas, lo mis­mo que el res­to de la vul­va. b-La va­gi­na, con su de­pri­va­ción es­tro­gé­ni­ca, tie­ne me­nos ca­pa­ci­dad pa­ra su flui­di­fi­ca­ción, lo que a su vez fa­ci­li­ta in­fec­cio­nes lo­ca­les. Su mu­co­sa se ha­ce más fi­na y se­ca, ade­más pier­de lon­gi­tud, se ha­ce más es­tre­cha y me­nos elás­ti­ca, y re­du­ce su ca­pa­ci­dad de dis­ten­sión. c-El clí­to­ris tie­ne ma­yor di­fi­cul­tad pa­ra la erec­ción.

Des­de el pun­to de vis­ta en­do­crino me­ta­bó­li­co, los cam­bios más im­por­tan­tes ocu­rren du­ran­te la me­no­pau­sia, por el ce­se de pro­duc­ción de es­tró­geno, que pro­vo­ca una serie de cam­bios fi­sio­ló­gi­cos :

1-Me­nos in­ten­so el au­men­to de ta­ma­ño de la ma­ma, y se vuel­ven me­nos fir­mes y más pla­nas.

2-No se ob­ser­va al prin­ci­pio del coi­to los cam­bios tó­pi­cos en los la­bios ma­yo­res, y es me­nor la va­so­di­la­ta­ción de los la­bios me­no­res. 3-De­bi­li­ta­mien­to de las mus­cu­la­tu­ra va­gi­nal y de la zo­na pe­ri­neal, por lo que exis­te me­nor con­trac­ción de la va­gi­na du­ran­te la fa­se de pla­ta­for­ma or­gás­mi­ca.

4-Me­nor la ele­va­ción ute­ri­na.

5-Las con­trac­cio­nes ute­ri­nas del or­gas­mo se ha­cen más dé­bi­les, y en oca­sio­nes do­lo­ro­sas por ser más es­pás­ti­cas que rít­mi­cas. Dis­mi­nu­ción del ve­llo axi­lar y pú­bi­co.

FAC­TO­RES SO­CIA­LES

La au­to­per­cep­ción del atrac­ti­vo se­xual es un fac­tor so­cial muy im­por­tan­te. La so­cie­dad, en ge­ne­ral, cree que las an­cia­nas son las que pier­den más pron­to su atrac­ti­vo se­xual, po­si­ble­men­te de­bi­do a que se pro­du­ce una pér­di­da más pre­coz de la ca­pa­ci­dad de pro­crea­ción en re­la­ción con el hom­bre. El cli­ma­te­rio an­ti­ci­pa el “sen­ti­mien­to de ve­jez” en la mu­jer, sen­ti­mien­to que en el hom­bre su­ce­de dos dé­ca­das des­pués, cuan­do co­mien­za a per­der pres­ti­gio. Se de­be res­ti­tuir a los an­cia­nos el de­re­cho a dis­fru­tar de una vi­da se­xual nor­mal, que pue­de ser in­clu­so más sa­tis­fac­to­ria que la de una per­so­na jo­ven”.

Se ad­quie­re “el se­gun­do len­gua­je de la se­xua­li­dad” y el egoís­mo ju­ve­nil se trans­for­ma a me­nu­do en “un ma­yor sen­ti­do lú­di­co, en más ex­pre­si­vi­dad y ama­bi­li­dad”.

La me­di­ca­ción, las en­fer­me­da­des, los pre­jui­cios so­cia­les y la fa­mi­lia del an­ciano son los pro­ble­mas más gra­ves con los que es­te to­pa a la ho­ra de reivin­di­car su se­xua­li­dad, ya que in­ter­fie­ren a ve­ces con la se­xua­li­dad, pe­ro la per­so­na an­cia­na no se atre­ve en oca­sio­nes a co­men­tar es­te as­pec­to con su mé­di­co, quien ha de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma, o bien cam­bian­do los me­di­ca­men­tos, o bien re­du­cien­do la do­sis. En­fer­me­da­des co­mo la ar­tri­tis o las do­len­cias car­dia­cas pue­den, por otra par­te, ser do­lo­ro­sos obs­tácu­los pa­ra una re­la­ción eró­ti­ca, pe­ro se pue­den to­mar pre­cau­cio­nes. Si se tra­ta de ar­tri­tis, “ele­gir pa­ra la re­la­ción se­xual cier­tas ho­ras del día en que los múscu­los es­tán más

re­la­ja­dos” y si las mo­les­tias son car­dia­cas, “to­mar me­di­ca­men­tos con­tra el do­lor in­me­dia­ta­men­te an­tes de ini­ciar la re­la­ción”.

El mie­do a per­der la he­ren­cia y el di­ne­ro o las pro­pie­da­des del vie­jo ha­ce que “la fa­mi­lia sea en oca­sio­nes sor­pren­den­te­men­te in­so­li­da­ria con el an­ciano que ha de­ci­di­do bus­car­se una nue­va ami­ga o es­po­sa”, y peor si es más jo­ven. La mu­jer, por otro la­do, se las arre­gla me­jor que el hom­bre cuan­do pier­de a un ser que­ri­do. “Los hom­bres que pier­den a su es­po­sa tie­nen más po­si­bi­li­da­des de mo­rir­se en el año que si­gue al fa­lle­ci­mien­to que al re­vés .

Dis­ci­pli­na fí­si­ca, per­so­nal y so­cial

“En los paí­ses oc­ci­den­ta­les, la fron­te­ra del en­ve­je­ci­mien­to se po­ne aho­ra en los 60 o 65 años, pe­ro en paí­ses co­mo Es­pa­ña, don­de la gen­te dis­fru­ta de una gran lon­ge­vi­dad de­bi­do tal vez a sus há­bi­tos cul­tu­ra­les, la ve­jez no em­pie­za tal vez has­ta los 75 años”.

De mo­men­to, sin em­bar­go, co­mo “no hay nin­gún pre­pa­ra­do o me­di­ca­men­to má­gi­co” que pue­da dar mi­nu­tos o días ex­tras”, se re­co­mien­da una dis­ci­pli­na a tres ni­ve­les (fí­si­co, per­so­nal y so­cial) que pa­sa por la mo­de­ra­ción en el alcohol, la abs­ten­ción to­tal en el ta­ba­co y la dis­mi­nu­ción de la sal, las gra­sas y las ten­sio­nes, com­bi­na­da con el au­men­to del ejer­ci­cio fí­si­co, la exis­ten­cia de una fi­na­li­dad en la vi­da y de un en­torno so­cial que apo­ye y dé afec­to a la per­so­na.

FAC­TO­RES SO­CIA­LES

La au­to­per­cep­ción del atrac­ti­vo se­xual es un fac­tor so­cial muy im­por­tan­te. La so­cie­dad, en ge­ne­ral, cree que las an­cia­nas son las que pier­den más pron­to su atrac­ti­vo se­xual, po­si­ble­men­te de­bi­do a que se pro­du­ce una pér­di­da más pre­coz de la ca­pa­ci­dad de pro­crea­ción en re­la­ción con el hom­bre. El cli­ma­te­rio an­ti­ci­pa el “sen­ti­mien­to de ve­jez” en la mu­jer, sen­ti­mien­to que en el hom­bre su­ce­de dos dé­ca­das des­pués, cuan­do co­mien­za a per­der pres­ti­gio. En ge­ne­ral, pa­ra las mu­je­res la se­xua­li­dad si­gue sien­do al­go ne­ga­do, víc­ti­mas de la edu­ca­ción y la cul­tu­ra. Es un mito con­si­de­rar que se pier­de el ape­ti­to se­xual. Lo úni­co que se ha pro­ba­do es que la du­ra­ción de la fa­se or­gás­mi­ca en la mu­jer de 50 a 70 años su­fre una dis­mi­nu­ción pau­la­ti­na que no tie­ne ma­yor im­por­tan­cia . Mu­chas mu­je­res creen erró­nea­men­te que ter­mi­na­da su fun­ción re­pro­duc­ti­va, se pier­de, tam­bién, la fun­ción se­xual.n Un por­cen­ta­je im­por­tan­te de res­pon­sa­bi­li­dad so­bre es­te as­pec­to re­cae en cier­tos há­bi­tos cul­tu­ra­les y so­cia­les: en ge­ne­ral no se con­si­de­ra co­rrec­to ha­blar pú­bli­ca­men­te de la se­xua­li­dad, y en el ca­so con­cre­to de los an­cia­nos, sue­le pa­re­cer has­ta “im­pro­ce­den­te” plan­tear la po­si­bi­li­dad de que vi­van su pro­pia se­xua­li­dad. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, la for­ma­ción de nue­vas pa­re­jas en la edad ma­du­ra sue­le ser mal re­ci­bi­da. To­dos es­tos mi­tos y pre­jui­cios so­cia­les cas­ti­gan al an­ciano, pri­ván­do­le de su de­re­cho de man­te­ner su ac­ti­vi­dad se­xual sa­tis­fac­to­ria, al­go muy pe­no­so por cier­to.

Más aún, de­bi­do a la ma­yor lon­ge­vi­dad de la po­bla­ción, es ca­da vez más pro­ba­ble que los an­cia­nos se ca­sen con pa­re­jas se­xual­men­te in­ca­pa­ces, lo cual es más fre­cuen­te en las an­cia­nas que nor­mal­men­te se vuel­ven a ca­sar con an­cia­nos de ma­yor edad, trans­for­mán­do­se en “es­po­sas cui­da­do­ras”. Sin em­bar­go, en los an­cia­nos no es in­fre­cuen­te el ma­tri­mo­nio con mu­je­res mu­cho más jó­ve­nes .

De acuer­do a es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos, el he­cho de per­der la pa­re­ja es uno de los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes de ma­yor pe­so del ce­se de la ac­ti­vi­dad se­xual. Les re­sul­ta muy di­fí­cil la idea de ob­te­ner pla­cer nue­va­men­te con otra pa­re­ja dis­tin­ta a su an­ti­gua pa­re­ja, es­pe­cial­men­te cuan­do la con­vi­ven­cia con la per­so­na fa­lle­ci­da fue sa­tis­fac­to­ria o pro­lon­ga­da .

Se de­be man­te­ner, en lo po­si­ble, el equi­li­brio en­tre la in­ti­mi­dad, dig­ni­dad y de­re­chos del an­ciano, in­clu­so cuan­do exis­te cier­to gra­do de in­ca­pa­ci­dad men­tal, pues tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra sen­tir pla­cer, y, en mu­chas oca­sio­nes, pre­ci­san to­car y ser to­ca­dos, y sen­tir ca­lor.

¿CÓ­MO DE­BO AC­TUAR?

La se­xua­li­dad de­be vi­vir­se en es­ta épo­ca, co­mo en to­das, con com­pren­sión y, lo que es más di­fí­cil, con acep­ta­ción. In­te­gran­do los cam­bios inevi­ta­bles e in­cor­po­rán­do­los a la ac­ti­vi­dad se­xual de for­ma po­si­ti­va, la fre­cuen­cia, el tiem­po de­di­ca­do a las ca­ri­cias y a la es­ti­mu­la­ción. Su­peran­do los con­di­cio­nan­tes cul­tu­ra­les, la as­pi­ra­ción de ver an­cia­nos sin in­te­rés se­xual, el «abue­li­to» que so­lo lee el pe­rió­di­co y jue­ga al tu­te, y la «abue­li­ta» que so­lo ha­ce gan­chi­llo y un biz­co­cho bue­ní­si­mo.

¿SE CON­TA­GIAN EN­FER­ME­DA­DES POR EL SE­XO?

La nor­ma­li­dad en las re­la­cio­nes se­xua­les en el en­ve­je­ci­mien­to mantiene los mis­mos ries­gos que tie­nen a cual­quier edad res­pec­to a las en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual, son las mis­mas, con los mis­mos me­ca­nis­mos de trans­mi­sión y de pre­ven­ción.

CON­CLU­SIÓN

La se­xua­li­dad no de­be in­ter­pre­tar­se co­mo ren­di­mien­to cuan­ti­ta­ti­vo. La va­lo­ra­ción de la can­ti­dad de coi­tos o de or­gas­mos so­lo es pro­pia de la se­xua­li­dad in­ma­du­ra. Aun­que tam­bién con­vie­ne bus­car la ma­ne­ra en que la ac­ti­vi­dad se­xual coital sea tan sa­tis­fac­to­ria co­mo siempre, o más. Y pa­ra ello es fun­da­men­tal el ha­blar de nues­tras li­mi­ta­cio­nes con el mé­di­co que nos ayu­da­rá en el ajus­te de los me­di­ca­men­tos que pue­dan ser mo­di­fi­ca­dos, en la so­lu­ción de los pro­ble­mas que sean so­lu­cio­na­bles. A ve­ces es tan sen­ci­llo co­mo una cre­ma de es­tró­ge­nos pa­ra lu­bri­fi­car y vi­ta­li­zar la mu­co­sa va­gi­nal de la mu­jer, y otras no tan sen­ci­llo des­de la uti­li­za­ción de los úl­ti­mos tratamientos far­ma­co­ló­gi­cos co­mo el Via­gra y las in­yec­cio­nes in­tra­ca­ver­no­sas (siempre con va­lo­ra­ción de su mé­di­co), has­ta ayu­das ex­ter­nas co­mo las bom­bas de va­cío y las pró­te­sis. Siempre so­li­ci­tar acla­ra­ción de to­das nues­tras du­das, sin nin­gu­na ver­guen­za. Y, por su­pues­to, nun­ca ¡NUN­CA! acep­tar la fra­se “¿Y a su edad qué quie­re ?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.