La ex­pre­sión emo­cio­nal co­mo ele­men­to de la ima­gen

Zona E - - SILENCIO Y DISCURSO -

Ca­da día son más las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que re­co­no­cen la im­por­tan­cia de la ima­gen, que se su­ma al es­fuer­zo de co­no­cer có­mo son per­ci­bi­das por los otros y por sí mis­mas. La ex­pre­sión de los sen­ti­mien­tos es par­te de la ima­gen pú­bli­ca de la per­so­na, la cual es re­sul­ta­do de un es­fuer­zo es­tra­té­gi­co y crea­ti­vo. Cuan­do el ser hu­mano ex­pe­ri­men­ta un sen­ti­mien­to, lo re­ve­la de al­gu­na ma­ne­ra y, co­mo es­ta ac­ción es­ca­pa de su do­mi­nio ex­pre­si­vo, de­be co­rrer el ries­go en la in­ter­ac­ción so­cial en ca­so de que “le trai­cio­ne”, ya que ge­ne­ral­men­te se ex­po­ne lo que se quie­re, pe­ro na­da ga­ran­ti­za que los de­más lo in­ter­pre­ten de mo­do co­rrec­to, de acuer­do con las intenciones con que el men­sa­je fue emi­ti­do.

Una bue­na se­ñal de que al­guien es com­pe­ti­ti­vo so­cial­men­te es lo bien o mal que ex­pre­se sus sen­ti­mien­tos. La men­te emo­cio­nal es más rá­pi­da que la men­te ra­cio­nal y que re­quie­re de más tiem­po pa­ra el aná­li­sis ob­je­ti­vo. Paul Ek­man des­cu­brió que exis­ten seis ex­pre­sio­nes fa­cia­les bá­si­cas e in­na­tas: la tris­te­za, el enojo, la ale­gría, el mie­do, el dis­gus­to y la sor­pre­sa y que ca­da una tie­ne mo­vi­mien­tos mus­cu­la­res dis­tin­ti­vos. La ex­pre­sión fa­cial no in­vo­lu­cra to­dos los múscu­los del rostro; la mayoría se lo­gra bá­si­ca­men­te con los ojos y la bo­ca. La mis­ma, con el tiem­po, igual que el cuer­po en­te­ro tie­ne a es­te­reo­ti­par­se, per­dien­do des­de la ado­les­cen­cia su ver­sa­ti­li­dad ex­pre­si­va.

A par­tir de de­ter­mi­na­da edad, di­cen que ca­da quien tie­ne el rostro que se me­re­ce. La es­te­reo­ti­pia se con­vier­te en una co­ra­za ca­rac­te­rís­ti­ca fa­cial que pro­vo­ca que el rostro pier­da su ca­pa­ci­dad pa­ra que flu­yan las ex­pre­sio­nes li­bre­men­te y sin re­sis­ten­cias. Cuan­do una per­so­na se de­tie­ne un mo­men­to con otra pa­ra es­tu­diar sus ex­pre­sio­nes fa­cia­les, pue­de pa­re­cer una lec­ción ele­men­tal y ob­via, mas es sor­pren­den­te la can­ti­dad de gen­te con di­fi­cul­tad pa­ra me­dir el im­pac­to so­cial de sus ex­pre­sio­nes fa­cia­les y/o pa­ra re­co­no­cer las de los de­más. Es fá­cil po­ner­le nom­bre a un sen­ti­mien­to y aso­ciar­lo con una ex­pre­sión fa­cial, siempre y cuan­do se ten­ga con­cien­cia de las for­mas de ex­pre­sar­se dis­po­ni­bles y la riqueza de la ex­pe­rien­cia in­ter­na. Cul­tu­ral­men­te es­tán de­ter­mi­na­das las re­glas de de­mos­tra­ción so­cial, es de­cir, cuá­les sen­ti­mien­tos pue­den de­mos­trar­se ade­cua­da­men­te y en cuá­les cir­cuns­tan­cias o con­tex­tos. Una de esas nor­mas es mi­ni­mi­zar, por ejem­plo, pa­ra no mos­trar aflic­ción an­te una au­to­ri­dad. Otra es exa­ge­rar; muy usa­da por ac­to­res de tea­tro. Tam­bién es­tá la de re­em­pla­zar un sen­ti­mien­to por otro, por lo re­gu­lar con­tra­rio, co­mo cuan­do se le ins­tru­ye a los ni­ños mos­trar­se son­rien­tes y agra­de­ci­dos cuan­do le han re­ga­la­do al­go que no les gus­ta. Es­tas re­glas son apren­di­das y for­man par­te de los cá­no­nes so­cia­les; su iden­ti­fi­ca­ción per­mi­te se­guir­las ade­cua­da­men­te pa­ra lo­grar im­pac­tar de ma­ne­ra óp­ti­ma y no ha­cer­lo bien pue­de pro­vo­car desas­tres emo­cio­na­les. En re­su­men, la ex­pre­sión emo­cio­nal se pue­de ver li­mi­ta­da por es­tas pau­tas que mo­di­fi­can la co­mu­ni­ca­ción, ya sea mi­ni­mi­zán­do­la, exa­ge­rán­do­la o re­em­pla­zán­do­la.

Es­tá de­mos­tra­do que la men­te de­ci­de ca­si siempre ba­sa­da en emo­cio­nes, por lo tan­to, la es­ti­mu­la­ción ver­bal y no ver­bal que se di­ri­ja a la au­dien­cia de­be es­tar orien­ta­da a la pro­duc­ción de emo­cio­nes; si el oyen­te sien­te, ac­túa.

Una ap­ti­tud emo­cio­nal es una ca­pa­ci­dad apren­di­da y es­tá li­ga­da a la fa­cul­tad de ob­ser­var y re­gu­lar los sen­ti­mien­tos pro­pios y aje­nos, y de uti­li­zar­los pa­ra guiar el pen­sa­mien­to y la ac­ción. Es in­te­li­gen­cia, se­gún Da­niel Go­le­man.

Pu­dien­do los pen­sa­mien­tos y las ac­cio­nes guiar­se por los sen­ti­mien­tos, en­ton­ces va­le mu­cho la pe­na pro­vo­car que otros sien­tan po­si­ti­va­men­te pa­ra que sus ac­cio­nes se orien­ten a fa­vor nues­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.