PO­DRíA EXIS­TIR UN PLA­NE­TA CON FOR­MA DE DO­NUT, SE­GúN ES­TU­DIO.

Zona E - - ÚLTIMA PÁGINA -

Un equi­po de cien­tí­fi­cos es­tu­dia la po­si­bi­li­dad de que pla­ne­tas de dis­tin­tas for­mas, y sa­bo­res, sean des­cu­bier­tos en al­gún lu­gar del tiem­po. Bueno, de­je­mos a un la­do la par­te de los sa­bo­res, pe­ro no pu­di­mos evi­tar­lo. Es lo pri­me­ro que se nos vie­ne a la men­te con es­ta teo­ría que pro­po­ne una ma­ne­ra en la que pu­die­se exis­tir un pla­ne­ta con for­ma de do­nut, or­bi­tan­do en el Uni­ver­so. Al­go que, de ser com­pro­ba­do, de­sa­fia­ría las le­yes de la fí­si­ca por com­ple­to.

En el Uni­ver­so aguar­dan in­con­ta­bles mis­te­rios es­pe­ran­do ser re­ve­la­dos, por lo mis­mo, pen­sa­ría­mos que cual­quier co­sa se­ría po­si­ble. In­clu­so el ha­llaz­go de un pla­ne­ta con for­ma de do­nut que flo­ta­ría en el mar cós­mi­co jun­to a otros pla­ne­tas que, por ra­zo­nes de la fí­si­ca, son co­mún­men­te es­fé­ri­cos.

Lo que hay que con­si­de­rar pa­ra com­pren­der cuán inusual se­ría un pla­ne­ta con for­ma de do­nut- pe­ro a la vez un fe­nó­meno bas­tan­te pro­ba­ble- es que la re­don­dez que ca­rac­te­ri­za a los pla­ne­tas, se de­be prin­ci­pal­men­te a la fuer­za de gra­ve­dad. La pre­sión cons­tan­te que es­ta ejer­ce, en con­jun­ción con el mo­vi­mien­to de ro­ta­ción, mo­de­la a los cuer­pos ce­les­tes, otor­gán­do­les la for­ma cir­cu­lar por la que los re­co­no­ce­mos. Tal co­mo si se tra­ta­sen de unas bo­las de ar­ci­lla, sien­do ma­ni­pu­la­das por las ma­nos. Es­ta teo­ría sur­gió a par­tir del in­te­rés de am­bos cien­tí­fi­cos por re­sol­ver có­mo se pue­den for­mar los pla­ne­tas a par­tir de una serie de im­pac­tos de di­men­sio­nes gi­gan­tes­cas. Des­cu­brien­do que en un ran­go de al­tas tem­pe­ra­tu­ras y un al­to mo­men­to an­gu­lar a ins­tan­tes de la co­li­sión, los cuer­pos ce­les­tes po­drían adop­tar una es­truc­tu­ra pa­re­ci­da a una for­ma de do­nut, de­no­mi­na­da Si­nes­tia. Y aun­que la mayoría de los pla­ne­tas son sus­cep­ti­bles a su­frir im­pac­tos co­lo­sa­les con los que se pu­die­ra pro­du­cir es­te fe­nó­meno, los cien­tí­fi­cos no han si­do ca­pa­ces de vi­sua­li­zar pla­ne­tas con es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca di­rec­ta­men­te. Pues, de acuer­do a Ste­wart, la Si­nes­tia no se sos­ten­dría por mu­cho tiem­po, ya que even­tual­men­te la ro­ca va­po­ri­za­da per­de­ría ca­lor y re­to­ma­ría su es­ta­do só­li­do. Sin em­bar­go, en pla­ne­tas mu­cho más gran­des de gas, la sim­pá­ti­ca for­ma de do­nut po­dría pro­lon­gar­se, am­plian­do así la po­si­bi­li­dad de ser cap­ta­da en otros sis­te­mas so­la­res por los cien­tí­fi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.