bon ap­pÉ­tit

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO - TEX­TO: MAR­CE­LLE FLO­RES FOTOS: VLA­DI­MIR QUIROZ

De­fi­ni­ti­va­men­te el es­te ha cre­ci­do, no so­lo en in­ver­sio­nes y re­si­den­tes en los úl­ti­mos años, sino tam­bién en ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas, con­vir­tién­do­lo en una ver­da­de­ra meca del buen co­mer. En es­ta oca­sión nos va­mos a un mozzarella bar, que se en­cuen­tra en Pun­ta Ca­na, un lu­gar su­per­in­no­va­dor que te per­mi­te co­mer bueno, sin ese re­mor­di­mien­to que nos da des­pués de. Tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con sus pro­pie­ta­rios Os­car Cer­da y Ne­dir Fa­dul, acer­ca de to­dos los por­me­no­res de es­te lu­gar que es­ta­mos se­gu­ros se con­ver­ti­rá en uno de sus fa­vo­ri­tos.

“En el 2013 fue cuan­do em­pe­za­mos con es­te con­cep­to de ba­res de mozzarella, en San­to Do­min­go en Ga­le­rías 360 y que to­da­vía es­tá”, nos co­men­ta Ne­dir Fa­dul, crea­dor de es­te es­ti­lo de res­tau­ran­te y quien tie­ne una vas­ta ex­pe­rien­cia en el área de alimentos, ya que tu­vo va­rios res­tau­ran­tes más. “Des­pués de ce­rrar mis otros res­tau­ran­tes, es­ta­ba bus­can­do un pro­yec­to que fue­se un po­co más fle­xi­ble y me per­mi­tie­ra te­ner un po­co más de vi­da, por­que la reali­dad es que cuan­do tie­nes otro ti­po de res­tau­ran­te, no tie­nes tiem­po ni vi­da,” nos ex­pli­ca.

Con le de­ci­sión de ce­rrar sus otros ne­go­cios, sur­ge la idea de los ba­res de mozzarella, que es­ta­ban muy de mo­da en Ita­lia. “Bá­si­ca­men­te un bar de mozzarella es eso mis­mo que di­ce su nom­bre. Es un bar con di­fe­ren­te ti­pos de mozzarella, pe­ro en el ca­so de no­so­tros, te­ne­mos un acuer­do con los fa­bri­can­tes y el pro­duc­to sa­le con nues­tra re­ce­ta, y so­lo la po­drás dis­fru­tar aquí.”

Pe­ro Mozza Mozzarella no so­lo ofre­ce di­fe­ren­tes ti­pos de es­te que­so, sino que com­bi­na a la per­fec­ción el mis­mo, con la co­ci­na me­di­te­rrá­nea y li­ba­ne­sa. “Lo que de­be­mos de re­sal­tar es que no so­lo hay pla­tos me­ra­men­te ita­lia­nos, sino que te­ne­mos fu­sio­nes con la co­ci­na me­di­te­rrá­nea y li­ba­ne­sa. Ca­da uno de nues­tros pla­tos lle­va un ti­po de mozzarella, que co­mo di­ji­mos es ex­clu­si­va nues­tra, me­nos la Di Buf­fa­la que es im­por­ta­da y lle­ga aquí ca­da 15 días. Pe­ro ese es pre­ci­sa­men­te nues­tro le­ma “fres­co, sa­lu­da­ble y pa­ra com­par­tir”, nos ex­pli­ca Os­car Cer­da, co­pro­pie­ta­rio del res­tau­ran­te en Pun­ta Ca­na.

Apar­te de to­do es­to que nos co­men­tan, tu­vi­mos el chan­ce de che­quear el me­nú y tie­nen mu­chas co­sas in­tere­san­tes. Por ejem­plo, tie­nen una gran va­rie­dad de sal­sas con las que pue­des dar­le un sa­bor úni­co a tus moz­za­re­llas, las cua­les pue­des acom­pa­ñar con ve­ge­ta­les al grill o unos de­li­cio­sos em­bu­ti­dos. Pe­ro cree­mos que la pre­gun­ta más im­por­tan­te se­ría, ¿por qué traer es­te con­cep­to has­ta la zo­na es­te? “Aquí en­tro yo.

Ne­dir y yo nos co­no­ce­mos des­de pe­que­ños y siem­pre he­mos que­ri­do ha­cer al­go jun­tos. Du­ra­mos dos años ha­cien­do un le­van­ta­mien­to, y co­mo me mue­vo en es­te me­dio de los res­tau­ran­tes de la zo­na, sé per­fec­ta­men­te qué ha­ce fal­ta en la zo­na y, so­bre to­do, qué es lo bueno y qué es lo ma­lo. En fin, al ver el me­nú de Mozzarella me di cuen­ta de que no te­ne­mos na­da pa­re­ci­do en Pun­ta Ca­na y es­to te­nía que es­tar aquí,” nos di­ce Os­car Cer­da. “En­ton­ces nos pu­si­mos a tra­ba­jar y, co­mo pue­des apre­ciar, te­ne­mos un me­nú bas­tan­te va­ria­do y to­do es crea­ción de Ne­dir”, con­clu­yó Cer­da. Lo cier­to es, que vien­do su am­plio me­nú, pri­me­ro nos sor­pren­dió la can­ti­dad de pla­tos que po­see, pe­ro so­bre to­do la gran crea­ti­vi­dad. Pue­den en­con­trar des­de en­sa­la­das fue­ra de se­rie y ta­cos, has­ta una torre de na­chos, que de se­gu­ro los de­ja­rán pi­dien­do más. Al­go que tam­bién nos lla­mó mu­chí­si­mo la aten­ción es el me­nú de coc­te­les, prin­ci­pal­men­te, los mo­ji­tos, que des­pués de ha­ber pro­ba­do uno, po­de­mos de­cir­les, sin lu­gar a equi­vo­car­nos, que son los me­jo­res en la zo­na. “Ha­blar de nues­tros mo­ji­tos es otro te­ma com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Cuan­do ana­li­za­mos el te­ma del ne­go­cio pa­ra el país, nos di­mos cuen­ta de que de­bía­mos ser un po­co más fle­xi­ble con el te­ma de la be­bi­da. El do­mi­ni­cano no so­lo le gus­ta el buen co­mer, sino tam­bién el be­ber co­si­tas fres­cas y bue­nas. En­ton­ces crea­mos no so­lo el bar de mozzarella, sino un bar de ca­fé, de coc­te­les y uno de vi­nos. En el bar de coc­te­les, nos man­tu­vi­mos sim­ples con, mar­ga­ri­tas, mo­ji­tos y san­grías, y por al­gu­na ra­zón el mo­ji­to se ha con­ver­ti­do en el fa­vo­ri­to de nues­tros vi­si­tan­tes, pe­ro de­bo de­cir que te­ne­mos una com­bi­na­ción bien in­tere­san­te,” nos di­ce Ne­dir. “Es bueno des­ta­car que los pro­duc­tos que se usan en los mo­ji­tos y en to­das nues­tras pro­pues­tas son na­tu­ra­les. Aquí no van a en­con­trar nin­gún tra­go con ju­go con­cen­tra­do, aquí to­do es na­tu­ral y fres­co, pa­ra brin­dar­les ese sa­bor úni­co que nos ha he­cho un éxi­to,” agre­ga Cer­da.

Pe­ro Mozza Mozzarella no so­lo lo en­cuen­tran en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, sino que tam­bién es­tá en Es­ta­dos Uni­dos, don­de tam­bién pue­den dis­fru­tar de sus ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas úni­cas. Los in­vi­ta­mos a que va­yan a dis­fru­tar de es­te lu­gar, pe­ro so­bre to­do a co­mer sin re­mor­di­mien­tos. Cuan­do va­yan, dí­gan­le que Zo­na Es­te les en­vió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.