re­por­ta­je

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO - TEX­TO: MAR­CE­LLE FLO­RES FOTOS: FUEN­TE EX­TER­NA

Cuan­do ha­bla­mos de ar­tis­tas de re­nom­bre, de tra­yec­to­ria, con ta­len­to, con per­so­na­li­dad y mil co­sas más, nos lle­gan a la men­te mu­chos do­mi­ni­ca­nos va­lio­sos que han pues­to nues­tra ban­de­ra en al­to, pe­ro cuan­do ha­bla­mos de las divas de la mú­si­ca en nues­tro país, so­lo tres per­so­nas nos lle­gan a la men­te.

Milly Que­za­da, la Rei­na del Me­ren­gue; Maridalia Her­nán­dez, la me­jor voz del país; y no muy de­trás, Fefita La Gran­de, ícono de nues­tra mú­si­ca tí­pi­ca. Mu­je­res que se han abier­to ca­mino en un mun­do do­mi­na­do por hom­bres, y lo han he­cho no so­lo en ba­se a su ma­ra­vi­llo­so ta­len­to, sino a su es­fuer­zo. Es­te 31 de mar­zo, es­tas tres me­ga es­tre­llas do­mi­ni­ca­nas, es­ta­rán en el An­fi­tea­tro de Blue Mall Pun­ta Ca­na, no so­lo pa­ra de­lei­tar­nos con sus vo­ces y ca­ris­ma, sino tam­bién, pa­ra com­par­tir con un pú­bli­co que es­tá ha­bi­do de bue­nos con­cier­tos, lle­nos de ca­li­dad. Con ellas, es­ta­rán tam­bién los gran­des del hu­mor de nues­tro país, Bo­ru­ga, Cu­quín y Jochy San­tos, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te, y no pa­ra me­nos­pre­ciar los ca­ba­lle­ros, las damas se ro­ba­rán el show esa no­che.

Fefita La Gran­de

Cuan­do ha­bla­mos de me­ren­gue tí­pi­co do­mi­ni­cano, me­ren­gue de ver­dad, ver­dad, no po­de­mos de­jar de men­cio­nar a es­ta mu­jer que por años ha ve­ni­do tra­ba­jan­do ar­dua­men­te, pa­ra co­lo­car es­te gé­ne­ro, no so­lo en la pa­les­tra pú­bli­ca, sino tam­bién en el gus­to de la gen­te. Una mu­jer enér­gi­ca, ta­len­to­sa, ca­ris­má­ti­ca, ex­cén­tri­ca, pe­ro so­bre to­do, muy ge­nui­na y lle­na de va­lor, pa­ra abrir­se ca­mino en un ám­bi­to ar­tís­ti­co que era li­de­ra­do por los hom­bres. Fefita La Gran­de es co­no­ci­da mun­dial­men­te y gra­cias a ella, nues­tro país es re­co­no­ci­do en pla­yas ex­tran­je­ras.

Zo­na Es­te: ¿De dón­de sa­ca las fuer­zas Fefita pa­ra man­te­ner­se en el gus­to po­pu­lar to­dos es­tos años?

Fefita: Bueno, soy una mu­jer muy po­si­ti­va, creo mu­cho en Dios, siem­pre tra­to de es­tar ale­gre y mi pú­bli­co me lle­na de for­ta­le­za pa­ra con­ti­nuar. Mi acor­deón me da ener­gía y es par­te esen­cial de mí, y aun­que soy una mu­jer de edad un po­co avan­za­da, me sien­to lle­na de vi­da y tra­to de dar vi­da pa­ra atrás.

Z.E.: ¿Qué le fal­ta por ha­cer a la Vie­ja Fe­fa?

Fefita: Lo úni­co que yo sien­to que me fal­ta es mu­cha sa­lud, pa­ra se­guir ale­gran­do al mun­do con mi ta­len­to y mi mú­si­ca, pe­ro creo que des­pués de ha­ber tra­ba­ja­do en sie­te pe­lí­cu­las, aho­ra me gus­ta­ría ha­cer una no­ve­la y has­ta el nom­bre le ten­go “Po­bre de día, ri­ca de no­che”.

Z.E.: La po­pu­lar ra­pe­ra Car­di B ha di­cho pú­bli­ca­men­te que desea ha­cer una co­la­bo­ra­ción con us­ted... ¿acep­ta­ría?

Fefita: Así es, Car­di B hi­zo esa pro­pues­ta por sus re­des so­cia­les, de que gra­bá­ra­mos mi po­pu­lar me­ren­gue “Va­mo ha­blar in­glés”, y yo con mu­cho gus­to lo ha­ría y agra­dez­co es­ta pe­ti­ción y sí ese es su sue­ño, yo la com­pla­ce­ré. O sea que ya sa­ben lo que vie­ne por ahí.

Z.E.: ¿Có­mo se de­fi­ne co­mo mu­jer y ar­tis­ta?

Fefita: Co­mo ser hu­mano pue­do de­cir que has­ta aho­ra soy una mu­jer agra­de­ci­da de Dios, por mi sa­lud, que siem­pre me da y por mi be­lla familia. Mis hi­jos que amo con mi al­ma, y aun­que ten­go mis de­fec­tos, co­mo to­do el mun­do, pue­do de­cir que soy una mu­jer hu­mil­de y ate­rri­za­da. Co­mo ar­tis­ta, tam­bién agra­dez­co a Dios por to­do lo que ha pues­to y qui­ta­do de mi ca­mino, me sien­to muy or­gu­llo­sa de eso. Agra­de­ci­da de mi pú­bli­co que du­ran­te to­dos es­tos años si­guen pre­fi­rien­do a la Vie­ja Fe­fa y me quie­ren, me res­pe­tan y me va­lo­ran, es­to es lo más gran­de pa­ra un ar­tis­ta, esa va­lo­ra­ción del pú­bli­co. Tam­bién agra­de­ci­da de mis com­pa­ñe­ros de acor­deón, que pa­ra ellos soy lo má­xi­mo, pe­ro es al con­tra­rio, pa­ra mí ellos son lo má­xi­mo. Dios me los pro­te­ja siem­pre.

Z.E.: ¿Qué con­se­jo le da a las mu­je­res que desean in­cur­sio­nar en es­te mun­do?

Fefita: Que tra­ba­jen mu­cho, que se es­fuer­cen, que le pon­gan amor a lo que quie­ren ha­cer, pe­ro so­bre to­do, que sean ho­nes­tas y se den a res­pe­tar.

Maridalia Her­nán­dez

Na­die pue­de es­cu­char­la y no enamo­rar­se de su ma­ra­vi­llo­sa voz, ca­ta­lo­ga­da co­mo la me­jor del país, y no es pa­ra me­nos. Apar­te de su ta­len­to, es una mu­jer fuer­te que ha pa­sa­do mu­chas prue­bas pa­ra po­der se­guir brin­dan­do su don a ese pú­bli­co que la cla­ma ca­da vez más.

Zo­na Es­te: ¿Qué opi­na de los ta­len­tos fe­me­ni­nos que es­tán aca­pa­ran­do los pri­me­ros lu­ga­res?

Maridalia Her­nán­dez: Ha­blar de “ocu­par pri­me­ros lu­ga­res” es ha­blar de una in­dus­tria de la mú­si­ca que no exis­te en nues­tro país. Sin em­bar­go, si­guen emer­gien­do nue­vas y ta­len­to­sas fi­gu­ras del canto en los di­fe­ren­tes es­ti­los mu­si­ca­les.

Z.E.: ¿Qué sien­tes cuan­do la ca­ta­lo­gan co­mo la me­jor voz del país?

M.H.: Sien­to un pro­fun­do agra­de­ci­mien­to por tan al­ta dis­tin­ción de mi pú­bli­co y un gran com­pro­mi­so en se­guir brin­dan­do lo me­jor de mí.

Z.E.: ¿Có­mo se de­fi­ne co­mo mu­jer y co­mo ar­tis­ta?

M.H.: Una per­so­na muy sen­ci­lla, mas no sim­ple.

Z.E.: ¿Có­mo se pre­pa­ra a la ho­ra de su­bir al es­ce­na­rio?

M.H.: Pa­ra mí, lo fun­da­men­tal es sen­tir­me se­gu­ra, en paz y flu­yen­do en ar­mo­nía con to­do mi equi­po.

Z.E.: ¿Ha­ría Maridalia Her­nán­dez, un re­gue­ton?

M.H.: ¿Por qué no?

Milly Que­za­da

El que es do­mi­ni­cano de ver­dad, no ne­ce­si­ta que in­tro­duz­can a la Rei­na del Me­ren­gue. Una de las ar­tis­tas más ga­lar­do­na­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal, por su mú­si­ca y su ma­ra­vi­llo­so ta­len­to, po­nien­do en al­to no so­lo el nom­bre de su ama­da Quis­que­ya, sino tam­bién el de la mu­jer do­mi­ni­ca­na. Una mu­jer fa­ja­do­ra, lle­na de vir­tu­des y de un ta­len­to in­com­pa­ra­ble que ema­nan ca­da vez que su­be a un es­ce­na­rio y se adue­ña de él.

Zo­na Es­te: ¿Qué opi­na de los ta­len­tos fe­me­ni­nos que es­tán aho­ra mis­mo aca­pa­ran­do los pri­me­ros pues­tos?

Milly Que­za­da: Las me­ren­gue­ras es­tán ha­cien­do un pa­pel ex­ce­len­te que hay que apo­yar por­que es­to es un tra­ba­jo muy fuer­te, sa­cri­fi­can­do su familia; pa­ra el hom­bre es más fá­cil. Pa­ra mí, to­das son Rei­nas.

Z.E.: ¿Có­mo se de­fi­ne co­mo mu­jer y ar­tis­ta?

M.Q.: Co­mo mu­jer muy fe­liz y ple­na, dis­fru­tan­do de mis nie­tos y mis hi­jos, igual­men­te dis­fru­tan­do de una gran familia. Y co­mo ar­tis­ta muy con­ten­ta con to­do lo que me es­tá pa­san­do. Ya gra­ban­do mi pro­duc­ción No. 34 que sal­drá en es­te año Dios me­dian­te con due­tos es­te­la­res. La ver­dad es que no me pue­do que­jar.

Z.E.: A la ho­ra de sa­lir a un es­ce­na­rio, ¿có­mo se pre­pa­ra?

M.Q.: Lue­go de en­sa­yar y el em­be­lle­ci­mien­to de ri­gor pa­ra un pú­bli­co que me­re­ce ver a sus ar­tis­tas ca­da vez me­jor, en­co­mien­do to­do mi ta­len­to y el de los que me acom­pa­ñan, siem­pre po­nien­do a Dios por de­lan­te por­que de él vie­nen to­das mis ben­di­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.