aguas fres­cas

es­tá en mi ciu­dad

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO - TEX­TO: FRAN­CIA TEJERA DE APONTE Fotos: Fuen­te ex­ter­na | zonaes­te@lis­tin­dia­rio.com.do

Ini­cia­ba una se­ma­na po­de­ro­sa, to­dos se pre­pa­ra­ban pa­ra la gran fies­ta. Ce­le­bra­ban la Pas­cua.

Ese do­min­go Je­sús se reunió con sus dis­cí­pu­los y les dio or­de­nan­zas con res­pec­to al me­dio de trans­por­te que uti­li­za­ría. Les pi­dió en­trar a la ciu­dad y que tra­je­ran un po­llino que en­con­tra­rían ama­rra­do.

To­do re­sul­tó co­mo Je­sús di­jo y sus dis­cí­pu­los pu­sie­ron sus man­tos so­bre la as­na y Je­sús se mon­tó en ella.

Que pre­cio­so des­fi­le.

Que des­plie­gue de hon­ra.

La gen­te se fue acer­can­do, por de­lan­te y por de­trás; ten­dían man­tos y pal­mas, y apa­sio­na­da­men­te gri­ta­ban: Ho­san­na, hi­jo de Da­vid. Ben­di­to el rey que vie­ne en el nom­bre del Se­ñor. Fue una ver­da­de­ra fies­ta de po­pu­la­ri­dad, el pue­blo le ado­ró, le rin­die­ron ho­me­na­je. Re­cor­dar ese he­cho ha­ce ar­der mi co­ra­zón, por­que quien iba en esa as­na era el rey de re­yes, Je­su­cris­to, a quien ellos, sin sa­ber quién era real­men­te, lo ado­ra­ron.

Si Je­sús fue­ra a tu ciu­dad es­te do­min­go, ¿qué ha­rías pa­ra re­ci­bir­lo? Pro­ba­ble­men­te un gran des­plie­gue, tal vez mu­cho ma­yor que en Je­ru­sa­lén, al­go gran­dio­so por­que se tra­ta del hi­jo de Dios…

Pe­ro lo bueno se­ría pre­gun­tar­le qué le gus­ta­ría en­con­trar, por­que co­mo fue tan es­pe­cí­fi­co con sus dis­cí­pu­los, qui­zás en tu ciu­dad tam­bién ten­ga es­pe­ci­fi­ca­cio­nes.

¿Qué que­rría Je­sús?

Qui­zás no le en­tu­sias­me ser re­ci­bi­do con gran­des ca­rro­zas, ni una avan­za­da que re­co­rra el ca­mino an­tes que él, ni un sen­de­ro lleno de flo­res.

Te ase­gu­ro que no le mo­les­ta tu ca­sa pe­que­ña ni le atrae tu ca­sa sun­tuo­sa. No le es­tor­ban las ca­lles sin as­fal­to ni le lle­nan los ojos que la “en­tal­vien” con oro. Na­die pue­de im­pre­sio­nar­lo con her­mo­sas pa­la­bras y sa­be in­ter­pre­tar tu si­len­cio co­mo si fue­ra el más elo­cuen­te de los dis­cur­sos. Si Je­sús vi­nie­ra a tu ciu­dad, de se­gu­ro que te bus­ca­ría a ti, que la ra­zón por la que ven­dría eres tú, pa­ra char­lar con­ti­go, pa­ra sa­ber de tus pla­nes y con­tar­te los su­yos, pa­ra pun­tua­li­zar de­ta­lles de lo que ha­rá en los pró­xi­mos me­ses. No sé có­mo to­ma­ras es­ta no­ti­cia, pe­ro Je­sús es­tá en tu ciu­dad, es­tá re­co­rrien­do sus ca­lles, no ne­ce­si­ta de as­na, ni pal­mas, no es ne­ce­sa­rio que de­jes sin ra­mas los ár­bo­les, no le im­pre­sio­na que gri­tes Ho­san­na, de eso él sa­be, es­tá cons­cien­te que eso le hi­cie­ron en Je­ru­sa­lén y sie­te días des­pués le gri­ta­ron ¡cru­ci­fí­ca­le!

Je­sús re­co­rre tu ciu­dad, él es­tá en tu ca­lle, y se de­tie­ne en tu ca­sa, la ra­zón de su vi­si­ta eres tú, por­que quie­re que com­pren­das que no mue­re ca­da año, que mu­rió una vez y pa­ra siem­pre y en es­ta se­ma­na quie­re re­unir­se con­ti­go. Qui­zás ya hi­cis­te pla­nes, tal vez Dios no es­tá in­clui­do en ellos, por­que ce­le­bra­mos su muer­te y re­su­rrec­ción sin te­ner­lo a él pen­dien­te, pe­ro Je­sús es­tá en tu ciu­dad, es­ta vez vino por ti… Vino por­que quie­re en­trar a tu co­ra­zón. Dios te ben­di­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.