Úl­ti­ma pa­gi­na

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO -

El mun­do se con­mo­vió con la no­ti­cia del fa­lle­ci­mien­to de Step­hen Hawking. El cé­le­bre aca­dé­mi­co, in­ves­ti­ga­dor y au­tor bri­tá­ni­co de­jó es­te mun­do a los 76 años tras una vi­da ata­do a una si­lla de rue­das des­de la cual exploró los con­fi­nes del uni­ver­so con sus teo­rías.

Pe­ro a pe­sar de vi­vir pa­ra­li­za­do en gran par­te de su cuer­po des­de los 21 años –al ser diag­nos­ti­ca­do con el mal de Lou Ghe­rig– el cien­tí­fi­co tu­vo una in­ten­sa vi­da amo­ro­sa que lo lle­vó dos ve­ces al al­tar. La pri­me­ra re­la­ción sur­gió po­cos me­ses an­tes de re­ci­bir el diag­nós­ti­co, cuan­do co­no­ció a Ja­ne Wil­de, una es­tu­dian­te de Lin­güís­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge con quien se ca­sa­ría en 1965. La pa­re­ja pro­creó tres hi­jos y su in­creí­ble re­la­ción fue re­tra­ta­da en la pe­lí­cu­la The Theory of Everyt­hing, de 2014 y que le va­lió el Os­car al Me­jor ac­tor al tam­bién bri­tá­ni­co Ed­die Red­may­ne.

Sin em­bar­go, el 1990 la pa­re­ja se di­vor­ció, en­tre ru­mo­res de que ella sos­te­nía un ro­man­ce con el mú­si­co y de que él es­ta­ba enamo­ra­do de la enfermera que lo ha­bía cui­da­do por años. Di­cha mu­jer era Elai­ne Ma­son, an­ti­gua es­po­sa del hom­bre que ins­ta­ló el sis­te­ma compu­tari­za­do de ha­bla en la si­lla de rue­das de Hawking y con el que él se co­mu­ni­ca­ba. En 1995 la pa­re­ja con­tra­jo nup­cias, pro­vo­can­do un dis­tan­cia­mien­to en­tre el aca­dé­mi­co y sus tres hi­jos.

En 2004 la po­li­cía de Cam­brid­ge reali­zó una in­ves­ti­ga­ción so­bre los su­pues­tos abu­sos que la mu­jer le ha­bría pro­pi­na­do a Hawking, quien lle­gó a pre­sen­tar que­ma­du­ras en el cuer­po, cor­tes y gol­pes. La in­ves­ti­ga­ción se ce­rró por­que no hu­bo car­gos for­ma­les en con­tra de Ma­son. La pa­re­ja se se­pa­ró fi­nal­men­te en 2006.

La vi­da amo­ro­sa de Hawking fue prue­ba de que a pe­sar de su men­te pro­di­gio­sa, el cien­tí­fi­co nun­ca pu­do des­ve­lar los mis­te­rios que en­cie­rran las mu­je­res. Eso que­dó cla­ro en una en­tre­vis­ta que con­ce­dió a la re­vis­ta New Scien­tist cuan­do se le pre­gun­tó cuál era el asun­to que más le qui­ta­ba el sue­ño. “Las mu­je­res”, con­tes­tó el Dr. Hawking. “Son un com­ple­to mis­te­rio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.