BREN­DA SCHAUPP

Una triatle­ta en el pa­raí­so

Zona E - - PORTADA DE -

Bren­da So­fia Schaupp es de na­cio­na­li­dad Ar­gen­ti­na y Sui­za, ra­di­ca­da en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Tie­ne 35 años, es li­cen­cia­da en Edu­ca­ción Fí­si­ca. Des­pués de es­ta des­crip­ción for­mal, podemos agre­gar que, a pe­sar de no ser do­mi­ni­ca­na, re­pre­sen­ta a nues­tro país en ca­da una de las com­pe­ten­cias en la que par­ti­ci­pa. Apar­te de ser una triatle­ta 24/7, da cla­ses de na­ta­ción a los más chi­qui­ti­cos de la ca­sa, a los gran­de­ci­tos tam­bién, y to­dos los año rea­li­za el cam­pa­men­to más di­ver­ti­do y com­ple­to de to­do el des­tino tu­rís­ti­co. ¿Qué de dón­de sa­ca el tiem­po? Es lo mis­mo que nos ve­ni­mos pre­gun­tan­do des­de ha­ce mu­cho. Los in­vi­ta­mos a co­no­cer un po­qui­to más a fon­do a es­ta triatle­ta en el pa­raí­so.

Zo­na Es­te: ¿Có­mo lle­ga Bren­da al mun­do de la na­ta­ción?

Bren­da Schaupp: Cuan­do te­nía 4 años siem­pre iba a la ca­sa de una ami­ga que te­nía pis­ci­na y su­fría por no po­der me­ter­me al agua. A ve­ces me en­tra­ba y me aga­rra­ba del bor­de, has­ta que le con­té a mi ma­má la si­tua­ción y me ins­cri­bie­ron en una es­cue­la de na­ta­ción tres ve­ces a la se­ma­na. Y así co­men­zó mi pa­sión por es­te de­por­te.

Z.E.: ¿Có­mo de­ci­des ve­nir a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na?

B.S.: Mi her­ma­na ma­yor, So­le­dad, vino en el año 1999 a tra­ba­jar en tu­ris­mo y siem­pre que­ría que vi­nie­ra a vi­si­tar­la. Le pro­me­tí que cuan­do ter­mi­na­ra la uni­ver­si­dad ven­dría. Ter­mi­né en el año 2003 y vi­ne por pri­me­ra vez en ma­yo del 2004, y du­ré cin­co me­ses vi­vien­do con ella y su es­po­so. Lue­go me re­gre­sé pa­ra Ar­gen­ti­na a con­ti­nuar con

al­gu­nos pro­yec­tos de tra­ba­jo. Al re­gre­sar pa­ra la Ar­gen­ti­na me di cuen­ta que la pro­yec­ción de mi ca­rre­ra po­día te­ner fu­tu­ro en Pun­ta Ca­na ya que la na­ta­ción es vi­tal y de­ci­dí ar­mar una ma­le­ta más gran­de y em­bar­car­me con ex­pec­ta­ti­vas ma­yo­res en ma­yo del año 2005.

Z.E.: ¿Có­mo in­cur­sio­nas en los triatlo­nes?

B.S.: Al mun­do del triatlón, co­mo di­cen mu­chos, me ini­cié en ju­nio del 2010 por mi es­po­so. Vi­mos la pu­bli­ci­dad del TRIFEST Pun­ta Ca­na, el pri­me­ro que se rea­li­za­ba, y él me in­cen­ti­vó a ha­cer­lo. Mi pri­me­ra com­pe­ten­cia fue un Triatlón Olím­pi­co en ju­lio del 2010. En oc­tu­bre de ese mis­mo año me pu­se en con­tac­to con mi en­tre­na­dor des­de Buenos Aires y mi ob­je­ti­vo si­guien­te era un Half Triatlon en Mar del Pla­ta, Ar­gen­ti­na, con una dis­tan­cia de 1,900 me­tros na­do, 90 km de bi­ci y 21 km pe­des­tris­mo, en mar­zo del 2011. A par­tir de ahí mi vi­da cam­bió. Aho­ra no hay va­ca­cio­nes sin ca­rre­ras de por me­dio, to­dos mis via­jes siem­pre son por com­pe­ten­cias.

Z.E.: Es di­fí­cil pa­ra un de­por­tis­ta de tu ni­vel, con­se­guir pa­tro­ci­nios pa­ra po­der se­guir desem­pe­ñán­do­te?

B.S.: Con­se­guir pa­tro­ci­nios es di­fí­cil. En la ac­tua­li­dad no cuen­to con ninguno. Tu­ve el apo­yo de Oa­kley por unos cua­tro años pe­ro ya la tien­da no trae esa mar­ca al país y se ter­mi­nó el apo­yo. To­dos los even­tos a los que asis­to son sol­ven­ta­dos por cuen­ta pro­pia.

Z.E.: ¿Por qué par­ti­ci­pas co­mo Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y no có­mo Ar­gen­ti­na?

B.S.: Re­pre­sen­to a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con mu­cho or­gu­llo por­que es don­de me ini­cié en es­te de­por­te en el año 2010 y me dio to­das las he­rra­mien­tas pa­ra po­der for­mar­me en lo que soy hoy. La co­mu­ni­dad don­de vi­vo, Pun­ta Ca­na Vi­lla­ge, me dio tra­ba­jo, ami­gos, se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. No se­ría jus­to com­pe­tir por otro país.

Z.E.: ¿Cuál es un día nor­mal de Bren­da du­ran­te en­tre­na­mien­tos?

B.S.: El triatlón es un de­por­te exi­gen­te, lle­va mu­chas ho­ras de en­tre­na­mien­to y hay que com­bi­nar­lo con el tra­ba­jo; y pa­ra po­der lo­gar­lo bien; lle­va dis­ci­pli­na, vo­lun­tad y cons­tan­cia. Mis en­tre­na­mien­tos es­tán pla­ni­fi­ca­dos, se­gún mi dis­po­ni­bi­dad y los me­ses de tem­po­ra­da al­ta de mi tra­ba­jo, ya que mis prio­ri­da­des son: pri­me­ro el tra­ba­jo y lue­go el en­tre­na­mien­to.

Nor­mal­men­te mi des­per­ta­dor de lu­nes a jue­ves sue­na a las 5:15 a. m. y el día ter­mi­na 7:30 p. m. los vier­nes, sá­ba­dos y do­min­gos van más sua­ves.

Ten­go fa­ci­li­da­des pa­ra en­tre­nar­me. En bi­ci­cle­ta, se­gún el ejer­ci­cio que ten­ga, voy por la Au­to­pis­ta del Co­ral o por den­tro de Pun­ta Ca­na Re­sorts, si es muy tem­prano, ya que cuen­ta con ilu­mi­na­ción y se­gu­ri­dad las 24 ho­ras. El ac­ce­so es pri­va­do, pe­ro por ser pro­pie­ta­ria de Pun­ta Ca­na Vi­lla­ge, lo ten­go per­mi­ti­do. La par­te de la co­rri­da la ha­go nor­mal­men­te en as­fal­to y, si por al­gu­na le­sión, en una can­cha de fút­bol pa­ra evi­tar tan­to im­pac­to. Con res­pec­to al na­do, ge­ne­ral­men­te es pis­ci­na de 25 me­tros y, cuan­do ten­go tiem­po, ha­go al­gu­na na­da­da en el mar.

Na­do tres días a la se­ma­na, corro cua­tro días y rue­do en bi­ci tres días.

Z.E.: ¿Has te­ni­do que sa­cri­fi­car al­go de tu vi­da per­so­nal por el amor al de­por­te?

B.S.: Sa­cri­fi­cios los hay to­dos los días, pe­ro un be­ne­fi­cio muy gran­de es que mi es­po­so rea­li­za el mis­mo de­por­te y nos apo­ya­mos mu­cho. Mi tra­ba­jo y mi vi­da dia­ria es muy demandante, es un tra­ba­jo muy ac­ti­vo, den­tro del agua, en el sol, mu­chas ho­ras dia­rias, ha­blar to­do el tiem­po y cuan­do hay reunio­nes, cum­plea­ños, fies­tas mu­chas ve­ces es­toy can­sa­da o al otro día ten­go que sa­lir a en­tre­nar y to­mar esa de­ci­sión de can­ce­lar o ir es di­fí­cil.

Mu­cha gen­te me pre­gun­ta si no ten­go hi­jos por­que prac­ti­co es­te de­por­te, hoy de­ci­do y ten­go cla­ro que eli­jo es­te es­ti­lo de vi­da fue­ra de lo con­ven­cio­nal, ma­ña­na pu­die­ra cam­biar.

Z.E.: ¿Qué tan di­fí­cil es en­tre­nar con tu pa­re­ja?

B.S.: Es lo más fácil y lo me­jor que a un de­por­tis­ta le pue­de pa­sar. Te­ner un sos­tén cuan­do estás can­sa­do, es­tá llo­vien­do, te­nés sue­ño, to­do se ha­ce más fácil.

Z.E.: ¿Qué co­sas ad­mi­ras de Eze­quiel?

B.S.: Lo ad­mi­ro por­que tie­ne se­gu­ri­dad en sí mis­mo, es ho­nes­to, fiel y siem­pre mi­ra pa­ra ade­lan­te en bus­ca de al­go me­jor.

Z.E.: Apar­te de to­do eres pro­pie­ta­ria de Ca­ri­ta Fe­liz. Há­bla­nos un po­co de es­te ne­go­cio.

B.S.: Ca­ri­ta Fe­liz es una es­cue­la de na­ta­ción y ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas que se desa­rro­lla en Pun­ta Ca­na y Bá­va­ro, dán­do­se ini­cio en el año 2004.

La mis­ma sur­gió de la ne­ce­si­dad de que vi­vi­mos en un lu­gar ro­dea­do de es­pe­jos de agua y la na­ta­ción es una de las ac­ti­vi­da­des pri­mor­dial por el lu­gar don­de vi­vi­mos, cuan­do ini­cié en el 2004, tra­ba­ja­ba a do­mi­ci­lio has­ta que se desa­rro­lló la pis­ci­na de PC Vi­lla­ge Club que tam­bién soy Di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va ac­tual­men­te.

Con el trans­cur­so de los años na­ció “Summer Camp Ca­ri­ta Fe­liz” en ju­nio del 2006, con el ob­je­ti­vo de brin­dar­les a los ni­ños una ac­ti­vi­dad du­ran­te sus va­ca­cio­nes es­co­la­res que los man­ten­gan en ple­na ac­ti­vi­dad men­tal y fí­si­ca, en don­de se in­ten­ta me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, te­nien­do en cuen­ta los co­no­ci­mien­tos de los ni­ños y en­ri­que­cién­do­los a tra­vés de ac­ti­vi­da­des di­ver­sas co­mo ta­reas en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, na­ta­ción, de­por­tes y ta­lle­res que acom­pa­ñen su apren­di­za­je.

Z.E.: De no es­tar ha­cien­do lo que ha­ces en la ac­tua­li­dad, ¿a qué crees que te de­di­ca­rías?

B.S.: No me veo ha­cien­do otra co­sa. En mi fa­mi­lia to­dos son edu­ca­do­res y tu­ve mu­cha in­fluen­cia des­de chi­ca. Ele­gí la ca­rre­ra de pro­fe­so­ra de Edu­ca­ción Fí­si­ca y es­toy más que se­gu­ra que no me equi­vo­qué.

Z.E. ¿Có­mo te vi­sua­li­zas en tres años? B.S.: A ni­vel de­por­ti­vo, con más sue­ños con­quis­ta­dos y, en lo per­so­nal, se­guir cre­cien­do la­bo­ral­men­te. Z.E.: ¿Cuál es la edad per­fec­ta pa­ra re­ti­rar­se de es­te ti­po de de­por­tes? B.S.: No exis­te una edad pa­ra re­ti­rar­se, pue­des se­guir mien­tras la sa­lud te lo per­mi­ta; lo que sí cam­bia es el ren­di­mien­to. Los de­por­tis­tas pro­fe­sio­na­les se re­ti­ran por­que, a cier­ta edad, ya de­jan de es­tar com­pe­ti­ti­vos, pe­ro pa­ra com­pe­tir en gru­po de edad hay has­ta 70 años, así que me que­dan mu­chas más.

Z.E.: ¿Qué dis­tan­cias co­rres en el de­por­te del triatlon?

B.S.: En­treno pa­ra co­rrer me­dia dis­tan­cia que es 1,900 me­tros na­dan­do, 90 km de bi­ci­cle­ta y 21 km co­rrien­do. A ni­vel na­cio­nal so­lo hay uno en el año. Tam­bién apo­yo to­dos los even­tos lo­ca­les en dis­tan­cias sprint, olím­pi­cos y al­gún 10 km si ha­ce mu­cho que no par­ti­ci­po en triatlón, ya que no pue­do via­jar to­dos los me­ses por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas.

Z.E.: ¿Cuá­les son tu metas y objetivos den­tro del de­por­te?

B.S.: Mi ma­yor ob­je­ti­vo es cla­si­fi­car pa­ra el Cam­peo­na­to Mun­dial Iron­man KONA en Ha­wái, con 3.800 km de na­ta­ción, 180 km de ciclismo y 42 km co­rrien­do. En no­viem­bre del año pa­sa­do com­pe­tí por pri­me­ra vez en es­ta dis­tan­cia en el Iron­man de Co­zu­mel y ob­tu­ve el ter­cer lu­gar con 10:28 ho­ras, pe­ro no al­can­cé pa­ra cla­si­fi­car, aun­que tu­ve un desem­pe­ño muy bueno. Es­te año aún no ten­go con­fir­ma­da nin­gu­na fe­cha pa­ra bus­car la pla­za, ya que, pa­ra pre­pa­rar un even­to de es­ta mag­ni­tud, lle­va mu­chas ho­ras de en­tre­na­mien­to, de­bien­do or­ga­ni­zar el tra­ba­jo bus­can­do el lu­gar que más fácil sea pa­ra via­jar y con me­nos di­fe­ren­cia ho­ra­ria pa­ra que la adap­ta­ción esa más fácil.

Z.E.: ¿Cuá­les fue­ron tus me­jo­res lo­gros?

B.S.: Las cla­si­fi­ca­cio­nes pa­ra los cam­peo­na­tos del mun­do. En es­ta ca­rre­ra par­ti­ci­pas so­lo por cla­si­fi­ca­ción, la mis­ma se ob­tie­ne si en un even­to de 70.3 Iron­man lle­gas pri­me­ra o se­gun­da en tu gru­po de edad. Cla­si­fi­qué en Co­zu­mel, Mé­xi­co pa­ra el cam­peo­na­to Mun­dial IRON­MAN 70.3 Aus­tra­lia 2016. Chat­ta­noo­ga Ten­nes­see 2017. Cla­si­fi­que en Puer­to Ri­co, pa­ra el cam­peo­na­to Mun­dial IRON­MAN 70.3 Su­dá­fri­ca 2018.

Z.E.: ¿Tu me­jor desem­pe­ño co­mo atle­ta?

B.S.: Tu­ve va­rios po­dios na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les co­mo en Mia­mi, Puer­to Ri­co, Uru­guay, Mé­xi­co, Nue­va York y Ar­gen­ti­na. Si ha­bla­mos por tiem­po y desem­pe­ño, mi me­jor 70.3 Iron­man es en Pun­ta del Es­te, Uru­guay, con un tiem­po de 4.45 ho­ras en no­viem­bre 2016. Des­pués ten­go mu­chos que no son buenos en tiem­pos por­que in­flu­ye mu­cho el cli­ma, el cir­cui­to, el vien­to, pe­ro, a ni­vel de re­sul­ta­dos fue­ron buenos.

Z.E.: Unas pa­la­bras pa­ra las mu­je­res que tal vez quie­ran in­cur­sio­nar en es­to y no se atre­van o le te­men al sa­cri­fi­cio.

B.S.: El triatlon es un de­por­te muy com­ple­to, no es abu­rri­do por­que to­dos los días ha­ces una ac­ti­vi­dad di­fe­ren­te, cual­quier per­so­na pue­de prac­ti­car­lo mien­tras exis­ta las ga­nas, la vo­lun­tad y la cons­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.