Mi­che­le Mo­loon

Zona E - - CONVERSANDO -

Mi­che­le es de esas per­so­nas que se de­jan que­rer des­de que las co­no­ces por­que tie­ne una per­so­na­li­dad úni­ca, es ami­ga­ble y re­fres­can­te, quien ha po­di­do po­si­cio­nar­se en po­co tiem­po co­mo un apo­yo en ma­te­ria psi­co­ló­gi­ca y espiritual en la zo­na de Bá­va­ro y Pun­ta Cana, me­dian­te su pro­gra­ma de ra­dio Re­di­sé­ña­te y su ta­ller trans­for­ma­cio­nal que lle­va el mis­mo nom­bre.

¿Quién es Mi­che­le Mo­loon?

Una mu­jer re­di­se­ña­da, que lu­cha ca­da día por ha­cer de es­te mun­do un lu­gar me­jor; una mu­jer que cree en la gen­te y en el cam­bio de las mis­mas, una vi­sio­na­ria que mi­ra por en­ci­ma de los obs­tácu­los y que no re­co­no­ce la pa­la­bra NO en su vo­ca­bu­la­rio.

Coach, spea­ker, psi­có­lo­ga, em­pre­sa­ria, ma­dre, es­po­sa, hi­ja, ¿có­mo ha­ces pa­ra ba­lan­cear to­dos esos roles en tu vi­da?

La ver­dad pue­do ba­lan­cear­los por­que so­mos un equi­po. El pri­mer equi­po que he­mos for­ma­do es con mi es­po­so e hi­jas, por eso he po­di­do desem­pe­ñar­me exi­to­sa­men­te en ca­da área, lue­go de mi equi­po fa­mi­liar cuen­to con gru­pos de per­so­nas ma­ra­vi­llo­sas en ca­da ra­ma, tan­to en la em­pre­sa que di­ri­jo, co­mo en Crea­vit Cen­ter, y pues aho­ra asu­mien­do el re­to de ser la nue­va di­rec­to­ra del In­ter­na­tio­nal Coaching Uni­ver­sity pa­ra Es­pa­ña y LATAM, he po­di­do con­so­li­dar un team tam­bién es­pec­ta­cu­lar que me apo­ya y que siem­pre es­tá dis­pues­to a dar.

De to­das tus fa­ce­tas, ¿cuá­les son las que más dis­fru­tas y por qué?

Dis­fru­to ca­si to­das, sino no pu­die­ra desem­pe­ñar­las, no pue­do ha­cer ab­so­lu­ta­men­te na­da que no me gus­te, pe­ro la que más me apa­sio­na es en­se­ñar y crear. La en­se­ñan­za es al­go que amo y que me apa­sio­na. Cuan­do creé el pro­gra­ma de trans­for­ma­ción Re­di­sé­ña­te, no sa­bía que iba a po­der im­pac­tar tan­tas vi­das, y eso me lle­na de ple­ni­tud y mu­cha ale­gría. En cuan­to a la crea­ti­vi­dad co­mo tal, pues soy crea­ti­va de pura ce­pa, siem­pre me he desem­pe­ña­do den­tro de ese rol crea­ti­vo, y al ha­cer­lo con tan­ta ener­gía pues he po­di­do desa­rro­llar pro­yec­tos es­tu­pen­dos en mi em­pre­sa y so­bre to­do mar­cas exi­to­sas a lo lar­go de mi ca­rre­ra.

“La en­se­ñan­za es al­go que amo y que me apa­sio­na”

¿Qué te mo­ti­vó a ve­nir a vi­vir con to­da tu fa­mi­lia a Pun­ta Cana?

Pues siem­pre qui­se vi­vir cer­ca de la pla­ya, na­cí a me­nos de dos cua­dras del mar, y creo que siem­pre he que­ri­do es­tar co­nec­ta­da con él y mi fa­mi­lia y yo te­ne­mos esa mis­ma pa­sión.

¿Qué es lo que más te agra­da de vi­vir aquí y que es lo que más ex­tra­ñas y por qué?

Me agra­da la gen­te, he en­con­tra­do muy bue­nas re­la­cio­nes hu­ma­nas, gen­te pura, lin­da, no­ble, me en­can­ta la gen­te que he en­con­tra­do. Lo que más ex­tra­ño de San­to Do­min­go, pues mi fa­mi­lia la de ver­dad y la ele­gi­da.

¿Có­mo ha si­do la tran­si­ción pa­ra tu fa­mi­lia?

¡Uf! ha si­do com­ple­ja, pues soy ma­dre de ado­les­cen­tes y el pro­ce­so de adap­ta­ción ha si­do bien di­fí­cil, tam­bién acos­tum­brar­me a los nue­vos ho­ra­rios de tra­ba­jo y a los nue­vos pro­yec­tos en los que he gas­ta­do mu­cha ener­gía vi­tal por­que to­do es "nue­vo" pa­ra no­so­tros, pe­ro creo que ca­si ca­si ya es­ta­mos adap­ta­dos.

¿Por qué en­tien­des que el coaching es­tá li­de­ra­do en su ma­yo­ría por mu­je­res?

No en­tien­do que el coaching es­tá li­de­ra­do por mu­je­res, es­to más bien se ha da­do en La­ti­noa­mé­ri­ca, y en es­pe­cial en nues­tro país, pe­ro la ver­dad es que en otros paí­ses el coaching, en su ma­yo­ría, es li­de­ra­do por hom­bres. Sin em­bar­go, creo que las mu­je­res con­ti­nua­men­te es­ta­mos bus­can­do al­ter­na­ti­vas pa­ra la me­jo­ra de la so­cie­dad, de los hi­jos, de la vi­da en sen­ti­do ge­ne­ral, y pues pro­ba­ble­men­te han op­ta­do por es­ta vía pa­ra apren­der he­rra­mien­tas y téc­ni­cas pa­ra lle­var a ca­bo esa mi­sión.

¿Qué be­ne­fi­cios pue­de traer a una ma­dre el ini­ciar sesiones de coaching pa­ra su vi­da pro­fe­sio­nal o per­so­nal?

Pues mu­chos be­ne­fi­cios, ya que la pie­za cla­ve del coaching es el au­to­co­no­ci­mien­to, y si una per­so­na no sa­be a pro­fun­di­dad quién es, no po­drá te­ner me­tas ob­je­ti­vas y ver­da­de­ras, así que el coaching es una he­rra­mien­ta muy útil pa­ra cual­quier per­so­na, y en par­ti­cu­lar las ma­dres que co­no­cen es­tas he­rra­mien­tas pue­den te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos en la crian­za y en el lo­gro de ob­je­ti­vos con sus hi­jos.

¿Có­mo des­cri­bes la vi­da de una ma­dre en Pun­ta Cana?

En mi ex­pe­rien­cia es bas­tan­te in­ten­sa, ac­ti­va to­tal­men­te, pues pa­ra po­der en­tre­gar ca­li­dad de vi­da ver­da­de­ra, te­ne­mos que an­dar en una con­ti­nua ac­ti­vi­dad to­dos los días, bus­can­do que ellos se in­te­gren ade­cua­da­men­te en la so­cie­dad y en el tiem­po en fa­mi­lia, pues al ser una zo­na en desa­rro­llo se ne­ce­si­tan más al­ter­na­ti­vas pa­ra fa­ci­li­tar el cre­ci­mien­to ex­tra­cu­rri­cu­lar de los ni­ños.

¿Qué tie­nes en pla­nes pa­ra el fu­tu­ro pró­xi­mo en Pun­ta Cana?

Mi plan es se­guir tra­ba­jan­do en pos del bie­nes­tar emo­cio­nal, fí­si­co y espiritual de la gen­te de la zo­na. Con­ti­nuar sien­do un me­dio de ex­po­si­ción de con­te­ni­do de be­ne­fi­cio pa­ra to­dos en tér­mi­nos de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Co­mo tam­bién se­guir sien­do par­te del desa­rro­llo de pro­yec­tos de ne­go­cios im­por­tan­tes en los que me desem­pe­ño den­tro del mar­co de con­sul­to­ría de Ma­na­ge­ment y Brand Ma­na­ge­ment en la zo­na, de la mano de mi em­pre­sa Rios Me­dia Group y por su­pues­to con­ver­tir la se­de de Pun­ta Cana de la ICU (In­ter­na­tio­nal Coaching Uni­ver­sity) en una de las más im­por­tan­tes y re­fe­ren­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca.

RE­DES SO­CIA­LES @mi­che­le­mo­loon @crea­vit­cen­ter

Pá­gi­na web: www.mi­che­le­mo­loon.com

“…SI UNA PER­SO­NA NO SA­BE A PRO­FUN­DI­DAD QUIÉN ES, NO PO­DRÁ TE­NER ME­TAS OB­JE­TI­VAS Y VER­DA­DE­RAS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.