“EL TIEM­PO VUE­LA”

Zona E - - PADRES SIGLO XXI -

Re­cuer­do cuan­do es­ta­ba em­ba­ra­za­da y to­das las ma­dres que se me acer­ca­ban me de­cían lo mis­mo “dis­frú­ta­lo, por­que cre­cen muy rá­pi­do”, con­cep­to que pa­ra mí era to­tal­men­te ajeno ya que to­da­vía no te­nía a mi be­bé en bra­zos si­quie­ra. A día de hoy, a ca­si un mes del se­gun­do año de mi nue­va vi­da, me de­ten­go unos se­gun­dos pa­ra mi­rar atrás y ver to­do lo que es­te an­ge­li­to me ha re­ga­la­do y qui­ta­do (siem­pre en el buen sen­ti­do de la ex­pre­sión) y es que to­da­vía ten­go tan fres­co la pri­me­ra vez que la ro­cé jus­to des­pués de dar a luz y lo aje­na a to­do, me­nos a ella mis­ma, que me sen­tía.

El tiem­po no per­do­na a na­die y me­nos a los hi­jos. Hoy veo a mi pro­pia ma­dre y me pre­gun­to có­mo no se echa a llo­rar cuan­do me ve ya adul­ta y con fa­mi­lia pro­pia; yo sin du­da llo­ra­ría con lo emo­cio­nal que soy con to­do, no qui­sie­ra ima­gi­nar­me en el cum­plea­ños nú­me­ro quin­ce de mi hi­ja. Al ver­la a dia­rio, no apre­cio tan­to el cam­bio fí­si­co que adop­ta, aun­que, se­gún los ex­per­tos, en su se­gun­do año de vi­da ape­nas cre­cen o en­gor­dan, pues su ver­da­de­ro es­ti­rón fue du­ran­te el pri­mer año, pe­ro sí veo asom­bra­da el cam­bio de men­ta­li­dad, com­por­ta­mien­to y ha­bi­li­da­des que apren­de sin ce­sar. No creo que la ex­pre­sión “son co­mo es­pon­jas” le ha­ga jus­ti­cia a to­do lo que son ca­pa­ces de asi­mi­lar en tan po­qui­to tiem­po, y to­do lo que nos ha­cen reír cuan­do lo ha­cen.

Mi hi­ja ha­bla tan­to que, has­ta cuan­do no es­toy cer­ca de ella, la es­cu­cho, por­que se­gu­ro si­gue ha­blan­do. A ve­ces co­sas cohe­ren­tes y otras en un idio­ma que so­lo las ma­dres des­ci­fran. La cu­rio­si­dad cre­ce por se­gun­dos en su mi­ra­da, se no­ta, aho­ra to­do es asom­bro­so y, co­mo mu­chas di­cen, una em­pie­za a re­cor­dar y a de­jar­se sor­pren­der por ab­so­lu­ta­men­te to­do con ellos. Sí, de­fi­ni­ti­va­men­te los hi­jos nos de­vuel­ven el sen­ti­do de la vi­da y ca­da re­la­ción es dis­tin­ta y úni­ca, res­pe­ta­ble y ad­mi­ra­ble. Yén­do­me de via­je, la de­jé por una se­ma­na en­te­ra con mi fa­mi­lia pa­ra que la cui­da­ran; ya no me sien­to tan tris­te cuan­do la de­jo, pues lo he he­cho des­de que te­nía ape­nas me­ses y el sen­ti­mien­to de aban­dono lo su­pe­ré a las bue­nas. Al re­gre­sar y bus­car­la no me con­tu­ve por to­do lo que, a mi pa­re­cer, ha­bía cre­ci­do y ma­du­ra­do. Una so­la se­ma­na. Sie­te días. Y pa­re­cía una ni­ña gran­de ya. Así que qui­zás sí ten­gan ra­zón y to­dos los ni­ños de­jan de ser­lo muy pron­to y uno año­ra to­dos los mo­men­tos del día a día que pa­sa­ron jun­tos.

To­das las ma­dres es­ta­mos de acuer­do en al­go: a los ni­ños hay que dar­les amor pa­ra que crez­can sa­nos y fe­li­ces. A los ni­ños hay que pro­veer­les lo que ne­ce­si­ten pa­ra cre­cer fuer­tes y nos ha­gan sen­tir or­gu­llo­sos al em­pren­der su pro­pio ca­mino. Por el día de las ma­dres, mi que­ri­dí­si­ma sue­gra me en­vió una fra­se de la Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta que com­par­ti­ré con to­das hoy:

“En­se­ña­rás a vo­lar. Pe­ro no vo­la­rán tu vue­lo. En­se­ña­rás a so­ñar, Pe­ro no so­ña­rán tu sue­ño. En­se­ña­rás a vi­vir, Pe­ro no vi­vi­rán tu vi­da. Sin em­bar­go En ca­da vue­lo, En ca­da vi­da, En ca­da sue­ño, Per­du­ra­rá siem­pre la hue­lla del ca­mino en­se­ña­do”.

Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.