VIN­TA­GE STY­LE

CUAN­DO LO CLÁ­SI­CO SE VUEL­VE TRENDY

Zona E - - DECORACIÓN -

Más allá de lo im­pe­ca­ble de su be­lle­za, del de­rro­che de cul­tu­ra que en ellos se es­con­de y del es­ti­lo de­ca­den­te con to­ques ele­gan­tes que el di­se­ño les per­mi­te, las pie­zas vin­ta­ge son ca­pa­ces de trans­for­mar el es­pa­cio por sí mis­mas.

La mo­da des­em­pol­vó es­te es­ti­lo y lo en­se­ñó al mun­do, re­cu­pe­rán­do­lo en su ver­sión más chic. Gran­des ico­nos del pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal han ma­ni­fes­ta­do su pa­sión por un es­ti­lo, ca­da vez más re­cor­da­do, y lo han pa­sea­do por ca­da rin­cón del mun­do. Di­ta Von Tee­se vis­te, ca­si ex­clu­si­va­men­te, con pren­das de la épo­ca, ma­ni­fes­tan­do, dia­ria­men­te, es­ta cul­tu­ra pos­mo­der­na que los gran­des di­se­ña­do­res de to­dos los ám­bi­tos han in­cor­po­ra­do en sus co­lec­cio­nes.

La de­co­ra­ción de interiores de al­to stan­ding si­gue ha­cién­do­se eco del vin­ta­ge sty­le. Las me­jo­res mar­cas guar­dan co­mo oro en pa­ño las me­jo­res crea­cio­nes de en­ton­ces, con­ser­va­das en per­fec­to es­ta­do y adap­ta­das a las lí­neas de los ho­ga­res más ex­clu­si­vos. El au­ge de la es­té­ti­ca vin­ta­ge

cre­ce ex­po­nen­cial­men­te ca­da año, me­jo­rán­do­se con las ten­den­cias que la mo­da va in­tro­du­cien­do por tem­po­ra­das. Los ho­ga­res pa­san a con­ver­tir­se en des­fi­les de mo­das don­de los di­se­ña­do­res so­mos no­so­tros. Al fin y al ca­bo, so­mos no­so­tros los due­ños de ellos. Con­ver­ti­mos nues­tros me­jo­res rin­co­nes en es­pa­cios am­plios e im­po­lu­tos, a los que les da­mos ese pun­to nos­tál­gi­co de eras pa­sa­das, ca­ren­tes del sig­ni­fi­ca­do ori­gi­nal, pe­ro re­cu­rren­tes en el tiem­po. Am­bien­tes vin­ta­ge que en­vuel­ven am­plios sa­lo­nes, des­pa­chos, co­ci­nas o dor­mi­to­rios y evo­can al pa­sa­do por mo­ti­vos pu­ra­men­te es­té­ti­cos. Los gran­des di­se­ña­do­res pro­po­nen nue­vas pie­zas, des­con­tex­tua­li­za­das de su ra­zón de an­ta­ño y co­lo­ca­das en tu es­pa­cio fa­vo­ri­to pa­ra crear el am­bien­te que tú de­fi­nes. Y es que, si la mo­da mar­ca las pau­tas de lo an­ti­guo y lo moderno, en­ton­ces vis­ta­mos nues­tras ca­sas y de­je­mos de de­co­rar­las. El ho­gar es el ras­tro de la personalidad de los que se con­vier­ten en fas­hion de­sig­ner por mo­men­tos. Por ello, aho­ra tam­bién mez­cla­mos y lo ha­ce­mos sin mie­do. In­clui­mos ele­men­tos de dis­tin­ta épo­ca y di­fe­ren­tes lu­ga­res con los es­ti­los más mo­der­nos. El shabby chic sty­le, el ecléc­ti­co, el co­no­ci­do y siem­pre ten­den­te art de­co

o el clá­si­co, sen­ci­llo y du­ra­de­ro en el tiem­po es­ti­lo rús­ti­co, in­cor­po­ran, siem­pre en sus looks, pie­zas vin­ta­ge. Se crean con­tras­tes con­tro­la­dos ba­jo un cier­to equi­li­brio y gus­to.

El co­me­dor Ope­ra III, el vin­ta­ge Heath­row, el As­ton o el Au­ro­ra des­pren­den, a rau­da­les, el gla­mour del vin­ta­ge más pu­ro. Una ele­gan­cia muy ap­ta, in­clu­so, pa­ra la ten­den­cia de la mez­cla de es­ti­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.