SE­LE­NA MO­TA

Ins­pi­ran­do a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Zona E - - DE PORTADA -

En­tre­vis­tar a una per­so­na de­be de ser de mis co­sas fa­vo­ri­tas, pe­ro en­tre­vis­tar y co­no­cer a fon­do a una per­so­na que te ins­pi­re a ser me­jor, es por mu­cho, in­des­crip­ti­ble. Es­to fue lo que me pa­só con Se­le­ne, una mu­jer que co­no­cí a tra­vés de las re­des so­cia­les y que to­dos los días me ins­pi­ra­ba a ser me­jor ser hu­mano, apre­ciar lo que la vi­da me ha­bía da­do o qui­ta­do, pe­ro so­bre to­do, que me ha­cía sen­tir paz. Por es­tos mo­ti­vos, de­ci­dí que no po­día que­dar­me con Se­le­ne pa­ra mi so­la, de­bía com­par­tir­la, y es­to es jus­to lo que ha­go hoy con to­dos us­te­des. Yo es­pe­ro que sien­tan lo mis­mo que yo al leer su tes­ti­mo­nio de vi­da. Gra­cias Se­le­ne, por com­par­tir con no­so­tros e ins­pi­rar­nos.

Zo­na Es­te: ¿Có­mo lle­ga Se­le­ne al es­te de la República Do­mi­ni­ca­na?

Se­le­ne Mo­ta: Lle­go de la mano de mi ama­do es­po­so quien ya re­si­día en es­ta her­mo­sa zo­na des­de el año 2001. Tu­vi­mos un no­viaz­go a dis­tan­cia por es­pa­cio de tres años y nue­ve me­ses (él me vi­si­ta­ba to­dos los fi­nes de se­ma­na a la ca­pi­tal). Cuan­do nos ca­sa­mos en sep­tiem­bre del 2011, fi­ja­mos re­si­den­cia pro­vi­sio­nal en San­to Do­min­go (mi ciu­dad na­tal) has­ta el tér­mino de mi maes­tría en Pro­ce­di­mien­to Ci­vil, la cual con­cluí en agos­to del 2012. Unos días des­pués de mi úl­ti­mo día de cla­ses, ya me en­con­tra­ba fe­liz­men­te vi­vien­do en Pun­ta Ca­na.

Yo de­jé to­do atrás, mi tra­ba­jo en una im­por­tan­te fir­ma de abo­ga­dos en la cual la­bo­ra­ba des­de el 2003, mi fa­mi­lia, ami­gos, etc. Pe­ro fe­liz con mi de­ci­sión; mi es­po­so es mi ho­gar, a don­de él va­ya, yo iré.

Z.E.: ¿Có­mo y cuán­do na­ce ese de­seo por es­cri­bir?

S.M.: El de­seo na­ció con­mi­go. Es un don que el Se­ñor me dio y, des­de pe­que­ña, em­pe­cé a desa­rro­llar es­cri­bien­do cuen­tos y poe­mas. Mi pa­dre, que en paz des­can­se, fue un gran es­cri­tor, a pe­sar de que nun­ca pu­bli­có sus es­cri­tos. Mis abue­las tam­bién fue­ron agra­cia­das con el don de es­cri­bir, así co­mo va­rios miem­bros de mi fa­mi­lia pa­ter­na que sí han pu­bli­ca­do sus obras.

Pe­ro no es has­ta ha­ce tre­ce años que ten­go mi en­cuen­tro per­so­nal con Je­sús que em­pie­zo a es­cri­bir pa­ra él y por él. Ya con el pa­so de los años em­pie­zo a desa­rro­llar con ma­yor fuer­za mi pa­sión por es­cri­bir, al pun­to que lo he asu­mi­do co­mo un mi­nis­te­rio de vi­da por me­dio del cual, en­tre otras co­sas, sir­vo a Dios.

Z.E.: ¿Por qué ir­te por es­cri­tos mo­ti­va­cio­na­les y no de le­yes, que es tu pro­fe­sión?

S.M.: Ex­ce­len­te pre­gun­ta. Amo mi pro­fe­sión y la ejer­zo con mu­cha en­te­re­za y amor. Sin em­bar­go, es Je­sús mi ver­da­de­ra pa­sión. Lo que él ha he­cho en mi vi­da, mis ex­pe­rien­cias, la sa­bi­du­ría que me ha per­mi­ti­do acu­mu­lar y Su Pa­la­bra son el com­bus­ti­ble de mis es­cri­tos. Pa­ra mí es­cri­bir es ser­vir­le. Yo he pues­to a Su dis­po­si­ción ese her­mo­so don que él me re­ga­ló. Pue­do es­cri­bir so­bre De­re­cho, por su­pues­to, pe­ro trans­mi­tir es­pe­ran­za y fe es mi lla­ma­do y por eso mis es­cri­tos, más que mo­ti­va­cio­na­les, son ins­pi­ra­cio­na­les.

Z.E.: ¿Qué tan di­fí­cil es ayu­dar a los de­más?

S.M.: De­pen­de. Es su­ma­men­te di­fí­cil por dos ra­zo­nes: 1. Por­que no bas­ta la vo­lun­tad de es­tar fir­me­men­te de­ci­di­do a ayu­dar, sino que es im­pres­cin­di­ble que la otra per­so­na, pri­me­ro, re­co­noz­ca que ne­ce­si­ta ayu­da y, se­gun­do, que ten­ga el de­seo de que­rer ser ayu­da­da; 2. Por­que ame­ri­ta de no­so­tros un des­pren­di­mien­to real, es­to es de lo que ver­da­de­ra­men­te nos cues­ta y no se re­cu­pe­ra: tiem­po; amén de que la ayu­da en al­gún mo­men­to im­pli­que des­po­jar­nos de bie­nes ma­te­ria­les. En es­te úl­ti­mo ca­so tam­bién es di­fí­cil cuan­do no da­mos lo que nos so­bra, sino lo que Dios nos es­tá pi­dien­do.

Por otro la­do es su­ma­men­te fácil por­que to­dos te­ne­mos al­go que otros ne­ce­si­tan y, cuan­do mo­ri­mos a no­so­tros mis­mos, so­mos ca­pa­ces de dar y amar con­for­me a lo que el Es­pí­ri­tu de Dios nos re­quie­ra en el mo­men­to.

Z.E.: ¿Có­mo en­cuen­tras la ins­pi­ra­ción pa­ra ayu­dar a otros en días en los que tal­vez no te en­cuen­tres en tu 100%?

S.M.: Mi lla­ma­do es más fuer­te que mis es­ta­dos de áni­mo, que la reali­dad que yo pue­da es­tar vi­vien­do en el mo­men­to. La vi­da no es li­neal y a to­dos nos su­ce­den co­sas a las cua­les desea­ría­mos no te­ner­nos que en­fren­tar. Pe­ro cuan­do el pro­pó­si­to de Dios en tu vi­da ha trans­for­ma­do tu co­ra­zón, no eres ca­paz de de­te­ner la mi­sión por­que es co­mo di­ce Su Pa­la­bra en Gá­la­tas 2, 20: “Con Cris­to es­toy jun­ta­men­te cru­ci­fi­ca­do, y ya no vi­vo yo, mas vi­ve Cris­to en mí; y lo que aho­ra vi­vo en la car­ne, lo vi­vo en la fe del Hi­jo de Dios, el cual me amó y se en­tre­gó a sí mis­mo por mí”.

En­ton­ces, sen­ci­lla­men­te la mi­sión no se de­tie­ne, no se pue­de de­te­ner por­que lo que yo ha­go por me­dio de mis re­fle­xio­nes, fra­ses, char­las, ta­lle­res y con­fe­ren­cias es un mi­nis­te­rio que me ha si­do con­fe­ri­do con la fi­na­li­dad de trans­mi­tir es­pe­ran­za y fe. Yo he re­ci­bi­do men­sa­jes de per­so­nas que me han di­cho que no se han qui­ta­do la vi­da por­que Dios les ha­bló por me­dio de mis re­fle­xio­nes. Yo no pue­do aban­do­nar a quien ne­ce­si­ta una pa­la­bra de alien­to por­que en el mo­men­to yo no me en­cuen­tre en mi 100% co­mo di­ces. Yo es­toy im­pac­tan­do vi­das e ins­pi­ran­do a las per­so­nas, apor­tan­do con­te­ni­do de va­lor pa­ra la glo­ria de Dios. Y eso so­lo es po­si­ble por­que Je­sús vi­ve en mí.

Z.E.: ¿Có­mo lo­gras ba­lan­cear tu tiem­po en­tre tus obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les y tu vi­da de ho­gar?

S.M.: Prio­ri­da­des cla­ras, equi­li­brio sano. Yo co­mo esposa, ma­dre y ama de ca­sa soy cons­cien­te de que mi ma­ri­do, mi hi­jo y mi ho­gar cons­ti­tu­yen mi pri­me­ra em­pre­sa, y por pri­me­ra me re­fie­ro a la más im­por­tan­te. Ellos son mi pri­mer mi­nis­te­rio y es allí, en mi fa­mi­lia, a don­de es­toy lla­ma­da a ren­dir los fru­tos más importantes de mi vi­da.

Aho­ra mis­mo me en­cuen­tro en una eta­pa ma­ra­vi­llo­sa, mi be­bé tie­ne nue­ve me­ses de edad y yo me en­car­go per­so­nal­men­te de él, por de­ci­sión pro­pia, apo­ya­da por mi es­po­so. Es­to me cau­sa una ale­gría in­des­crip­ti­ble por­que no me he per­di­do na­da del cre­ci­mien­to y desa­rro­llo de Gior­gio. Gra­cias a Dios me en­cuen­tro en una po­si­ción en don­de la ma­yor par­te de mi aten­ción y cui­da­dos es­tán di­ri­gi­dos a mi fa­mi­lia y ho­gar. Una vez cu­bier­ta sus ne­ce­si­da­des, en­ton­ces tra­ba­jo lo que ten­ga en agen­da con­for­me mis obli­ga­cio­nes pro­fe­sio­na­les, des­de el ejer­ci­cio de mi pro­fe­sión co­mo abo­ga­da, a los ser­vi­cios va­rios que brin­do de men­to­ring, ta­lle­res, char­las, con­fe­ren­cias, etc.

No es na­da fácil, en lo ab­so­lu­to. Pe­ro con­tar con

un com­pa­ñe­ro co­mo An­to­nio, quien me apo­ya en ca­da idea y me co­la­bo­ra en to­do y más, la car­ga cier­ta­men­te es me­nos pe­sa­da. En­con­trar el mo­men­to pa­ra es­cri­bir, por ejem­plo, es más di­fí­cil pues, co­mo te co­men­té, es­toy con mi hi­jo, y pa­ra ha­cer­lo ne­ce­si­to es­tar en cal­ma y en si­len­cio. Por eso me he vis­to en la obli­ga­ción de aprovechar sus ho­ras de sue­ño pa­ra sen­tar­me a crear.

Z.E.: ¿Qué sen­tis­te al con­ver­tir­te en ma­dre?

S.M.: Có­mo te lo ex­pli­co, Mar­ce­lle... yo ten­go la ca­pa­ci­dad de tra­du­cir en pa­la­bras ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que sien­to, a ex­cep­ción de ser ma­dre. Por ejem­plo, es­cri­bir pa­ra mi ama­do hi­jo Gior­gio An­to­nio es al­go que me cues­ta y no por­que no ten­ga na­da pa­ra es­cri­bir, sino por­que es tan su­bli­me to­do lo que en­cie­rra la ma­ter­ni­dad que plas­mar­lo en pa­la­bras no me flu­ye tan fácil co­mo cuan­do voy a es­cri­bir so­bre otros te­mas. Mi es­po­so y yo nos en­fren­ta­mos a un diag­nós­ti­co de in­fer­ti­li­dad fue al­go muy du­ro que en el mo­men­to des­tro­zó nues­tros co­ra­zo­nes, pe­ro sien­do per­so­nas de fe, de­ci­di­mos re­fu­giar­nos en el Se­ñor quien nos dio la pro­me­sa de que ten­dría­mos a nues­tro hi­jo.

Nues­tro sex­to aniver­sa­rio de bo­das lo ce­le­bra­mos con nues­tro be­bé en mi vien­tre. Fue un em­ba­ra­zo di­fí­cil al extremo. Ca­da día con Gior­gio den­tro de mí fue li­te­ral­men­te un mi­la­gro de Dios. Es­tu­ve apro­xi­ma­da­men­te 35 se­ma­nas en ca­ma. Mi es­po­so me asis­tía en to­do: me ba­ña­ba, me co­ci­na­ba y ali­men­ta­ba, me da­ba las me­di­ci­nas, en fin, fue la prue­ba más di­fí­cil de nues­tras vi­das y ma­tri­mo­nio, pe­ro Dios fue tan mi­se­ri­cor­dio­so que, co­mo ha­bía pro­me­ti­do, hoy es­ta­mos dis­fru­tan­do de la vi­da de nues­tro ama­do hi­jo, un ni­ño su­ma­men­te desea­do, an­he­la­do, es­pe­ra­do y bus­ca­do.

En­ton­ces, co­mo ma­dre, me sien­to pri­vi­le­gia­da por el don de la ma­ter­ni­dad, por ser la ma­dre de Gior­gio. él es un ni­ño muy es­pe­cial, tierno, amo­ro­so, sano, ale­gre. Ser su ma­dre es el ma­yor de los re­ga­los. Su vi­da me ben­di­ce y su son­ri­sa ale­gra mi exis­tir. Me sien­to hon­ra­da de te­ner­le co­mo hi­jo y co­mo mi pe­que­ño gran maes­tro. Ver­lo a él es ver la fi­de­li­dad y la mi­se­ri­cor­dia de Dios. Va­lió la pe­na tan­tas lá­gri­mas, tan­ta es­pe­ra, vi­vir un em­ba­ra­zo tan di­fí­cil, to­do lo que cos­tó man­te­ner la fe y la es­pe­ran­za, pe­ro eso fue na­da com­pa­ra­do con la in­men­sa fe­li­ci­dad de te­ner­lo en­tre no­so­tros. Dios lo guar­de por siem­pre.

z.E.: ¿Có­mo te des­cri­bi­rías co­mo ma­dre, co­mo esposa y co­mo mu­jer?

S.M.: Co­mo ma­dre soy muy en­tre­ga­da, su­ma­men­te amo­ro­sa, ca­ri­ño­sa y di­ver­ti­da. Le doy mu­cho es­pa­cio a Gior­gio pa­ra que pue­da desa­rro­llar­se a su rit­mo, pa­ra que me mues­tre a mí quién es él. Es­tos son de los amo­res más ri­cos (ri­sas), pues nos va­mos co­no­cien­do, ca­da día él des­cu­bre co­sas nue­vas de mí y yo de él. Pa­ra mi hi­jo so­lo de­seo que ame a Dios pues de ello na­cen en el co­ra­zón del hom­bre las raí­ces de sa­bi­du­ría y de la ver­da­de­ra fe­li­ci­dad que no es otra co­sa que go­zo de es­pí­ri­tu y paz in­te­rior.

Co­mo esposa soy muy de­ta­llis­ta, por igual en­tre­ga­da, muy amo­ro­sa, ca­ri­ño­sa y di­ver­ti­da; creo que es­tos úl­ti­mos son los ad­je­ti­vos que más me de­fi­nen (ri­sas). Soy muy res­pe­tuo­sa del rol de mi ma­ri­do co­mo ca­be­za y lí­der del ho­gar, y me sien­to su­ma­men­te ben­de­ci­da por te­ner a mi ama­do es­po­so An­to­nio co­mo com­pa­ñe­ro de vi­da y pa­dre de mi hi­jo.

Co­mo mu­jer, te di­ré que soy una mu­jer sa­bia, de vi­sión, se­gu­ra de mí. Me sien­to ple­na en es­ta eta­pa de la vi­da en la que me en­cuen­tro aten­dien­do nue­vas co­sas con las que ja­más soñé, nue­vas pro­fe­sio­nes, nue­vos re­tos. Soy muy da­da a ayu­dar a otras mu­je­res a que se em­po­de­ren co­mo mu­je­res de Dios, en­cuen­tren su pro­pia voz y se­pan uti­li­zar­la de ma­ne­ra co­rrec­ta. Por su­pues­to, co­mo to­das, li­dian­do con mil y una co­sas que ten­go que me­jo­rar, con­quis­tar o eli­mi­nar, se­gún sea el ca­so. Pe­ro dis­fru­to ser y los tiem­pos del Se­ñor, sa­bien­do que es­toy más dis­pues­ta que nun­ca a al­can­zar la es­ta­tu­ra de una mu­jer con­for­me a Su co­ra­zón.

Z.E.: ¿Qué es lo que más ad­mi­ras de tu es­po­so?

S.M.: An­to­nio es un hom­bre muy vir­tuo­so, de gran­des con­di­cio­nes que le ha­cen ser ex­ce­len­te ser hu­mano, es­po­so, pa­dre, hi­jo y fa­mi­liar. De él ad­mi­ro mu­chas co­sas, pe­ro si de­bo ele­gir unas cuan­tas, ten­dría que ser su hu­mil­dad, la sen­ci­llez de su co­ra­zón y su sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad. An­to­nio es la per­so­na que más me ins­pi­ra, ca­da

“ME SIEN­TO PLE­NA EN ES­TA ETA­PA DE MI VI­DA, ATEN­DIEN­DO CO­SAS CON LAS QUE JA­MÁS SOÑÉ”.

día a su la­do su­man en­se­ñan­zas a mi vi­da y, sin lu­gar a du­das, siem­pre sa­ca lo me­jor de mí. Es un hom­bre bueno y un com­pa­ñe­ro ex­cep­cio­nal y lo que más ale­gra mi al­ma es que sea el pa­dre de nues­tro hi­jo. Doy gra­cias por él ca­da día de mi vi­da.

Z.E.: Si pu­die­ras cam­biar una co­sa de tu vi­da, ¿cuál se­ría y por qué?

S.M.: Si mi­ro atrás, de se­gu­ro que qui­sie­ra cam­biar mu­chas co­sas de mi vi­da. Pe­ro el pa­so de los años y la lle­ga­da de la ma­du­rez, so­bre to­do la es­pi­ri­tual, me ha he­cho com­pren­der que la mu­jer ple­na que soy hoy en día es la su­ma de ca­da acier­to y desa­cier­to de mi his­to­ria. To­do lo que no me agra­da de mi pa­sa­do no so­lo ha que­da­do atrás, don­de per­te­ne­ce, sino que tam­bién fue uti­li­za­do por Dios pa­ra mos­trar Su glo­ria y po­der en mí. No obs­tan­te, de te­ner la opor­tu­ni­dad de cam­biar una co­sa de mi vi­da se­ría, sin lu­gar a du­das, ha­ber res­pon­di­do a ese de­seo que lle­gó a mi co­ra­zón de lla­mar a mi pa­dre el 22 de ma­yo de 2009, ha­ber to­ma­do el ce­lu­lar y mar­car­le pa­ra ha­blar con él, pre­gun­tar­le có­mo se en­con­tra­ba y de­cir­le cuán­to le ama­ba, de­di­car­le al me­nos cin­co mi­nu­tos de mi tan aje­trea­do día.

Ese día sen­tí fuer­te­men­te lla­mar­lo, pe­ro es­ta­ba tan ocu­pa­da, era el cum­plea­ños de mi her­ma­na más pe­que­ña y me en­con­tra­ba ayu­dan­do con los pre­pa­ra­ti­vos de su fies­ta de 15 años ce­le­bra­da esa mis­ma no­che. En­ton­ces me re­pe­tí va­rias ve­ces: “lo lla­ma­ré ma­ña­na”. Ese ma­ña­na nun­ca lle­gó… mi pa­dre falleció el mis­mo 22 de ma­yo de un in­far­to… Sa­ber que se me dio la opor­tu­ni­dad de ha­blar con él en su úl­ti­mo día de vi­da y ha­ber­la des­apro­ve­cha­do es al­go que tu­ve que sa­nar, pe­ro que igual me due­le,… so­bre to­do por­que no lo hi­ce por es­tar “ocu­pa­da” y por pen­sar “lo ha­ré ma­ña­na”, des­de en­ton­ces, no de­jo lla­ma­das ni “te amo” pa­ra des­pués.

Z.E.: ¿Có­mo sur­ge la idea de Se­le­ne Es­cri­be?

S.M.: Siem­pre uti­li­cé mis re­des so­cia­les per­so­na­les pa­ra com­par­tir mis re­fle­xio­nes. Las per­so­nas que las leían, me ani­ma­ban a com­par­tir­las en pú­bli­co. Sin em­bar­go, to­mé la de­ci­sión apo­ya­da por mi es­po­so quien me hi­zo en­ten­der que mis es­cri­tos po­dían ayu­dar e ins­pi­rar a las per­so­nas. Al prin­ci­pio me da­ba te­mor es­tar en el ojo pú­bli­co, ex­po­ner­me, pe­ro lue­go en­ten­dí que es par­te de com­par­tir con los de­más lo que el Se­ñor ha pues­to en mí.

Z.E.: ¿Qué po­de­mos es­pe­rar de Se­le­ne en el pró­xi­mo año?

S.M.: El pró­xi­mo año vuel­vo con “Te hon­ro, Mu­jer”, un se­mi­na­rio vi­ven­cial que Dios me re­ga­ló por me­dio de una vi­sión y que tu­vo lu­gar el pa­sa­do 30 de ju­nio en Acró­po­lis Cen­ter. Fue un éxi­to to­tal pa­ra la glo­ria del Se­ñor y la edificación de las más de cien mu­je­res que se die­ron ci­ta. El se­mi­na­rio cons­ta de con­fe­ren­cias, un pa­nel, di­ná­mi­cas, tes­ti­mo­nios y tiem­po de ala­ban­za y ado­ra­ción. Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es ayu­dar a la mu­jer a re­co­brar su ver­da­de­ra iden­ti­dad, ex­pe­ri­men­tar la res­tau­ra­ción que so­lo pue­de ser lo­gra­da en el Se­ñor y ayu­dar­la a re­es­cri­bir su his­to­ria, pe­ro de la mano de Je­sús. De igual for­ma a fi­nal de es­te año o a prin­ci­pio del pró­xi­mo, es­ta­ré lan­zan­do mi pri­mer li­bro.

Re­cien­te­men­te he lan­za­do el ser­vi­cio de men­to­ring per­so­nal, fa­mi­liar y pa­ra sol­te­ras a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal; los in­tere­sa­dos so­lo tie­nen que con­tac­tar­me por me­dio de mis re­des so­cia­les. Ya pron­to se­rá la se­gun­da en­tre­ga de mi ta­ller “Em­pren­de con pro­pó­si­to” en la ciu­dad de San­to Do­min­go pa­ra to­das esas per­so­nas que desean emprender con sen­ti­do y ali­nea­do al plan de Dios pa­ra sus vi­das.

Den­tro de unas se­ma­nas con­clui­ré mi cer­ti­fi­ca­ción co­mo Coach, avalada por la Uni­ver­si­dad ICU de Londres, por lo que en po­co tiem­po es­ta­ré brin­dan­do tam­bién ser­vi­cios de coaching.

Y pues, en adi­ción vie­nen más ta­lle­res, tam­bién pa­ra el área del Es­te a ser rea­li­za­dos en Pun­ta Ca­na. Ta­lle­res de desa­rro­llo per­so­nal, emo­cio­nal y es­pi­ri­tual. Pa­ra co­no­cer de to­do es­to so­lo tie­nen que se­guir­me en mi Instagram @se­le­nees­cri­be.

Z.E.: ¿Qué con­se­jo le da­rías a los que hoy te leen?

S.M.: To­do pa­sa me­nos el amor de Dios. No importa que tan os­cu­ra sea la ho­ra que es­tén vi­vien­do, esa ho­ra pa­sa­rá y ve­rán có­mo un sol bri­llan­te lle­ga­rá a ilu­mi­nar sus vi­das. Ese sol es el au­xi­lio de Dios que lle­ga a tiem­po pa­ra le­van­tar a los caí­dos y traer es­pe­ran­za a quie­nes creen que lo han per­di­do to­do. Así que áni­mo, que Dios es­tá de nues­tro la­do y nin­gu­na ar­ma pros­pe­ra con­tra los hi­jos del Al­tí­si­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.