CUI­DA­DO ÍN­TI­MO

Zona E - - BELLEZA -

Los ge­ni­ta­les son una par­te más de nues­tro cuer­po y, al igual que cual­quier otra, ne­ce­si­tan de una hi­gie­ne dia­ria ade­cua­da. Eso sí, por ser una zo­na de­li­ca­da y po­co ven­ti­la­da se acon­se­ja po­ner es­pe­cial cui­da­do en su lim­pie­za y más du­ran­te la épo­ca de ve­rano en la que el ca­lor pro­pio de la es­ta­ción, el su­dor adi­cio­nal que pro­du­ci­mos, per­ma­ne­cer con el ba­ña­dor hú­me­do pues­to o no se­car­nos con­ve­nien­te­men­te la zo­na, pue­de oca­sio­nar­nos una molesta in­fec­ción, y pa­ra pre­ve­nir­lo na­da tan sim­ple co­mo lim­piar­la una vez al día con agua y un ja­bón que no re­se­que o irri­te la zo­na y res­pe­te el pH na­tu­ral ade­más de se­guir unas sen­ci­llas re­co­men­da­cio­nes. Si hay una zo­na en el cuer­po, es­pe­cial­men­te en el de la mu­jer, a la que hay que pres­tar ma­yor aten­ción du­ran­te los me­ses de ve­rano, esa es, sin du­da, la ge­ni­tal. ¿Por qué? Pues por­que la épo­ca es pre­ci­sa­men­te la que más fa­vo­re­ce la pro­li­fe­ra­ción de gér­me­nes que pue­den pro­vo­car in­fec­cio­nes y las par­tes ín­ti­mas son es­pe­cial­men­te sen­si­bles a una po­si­ble con­ta­mi­na­ción por bac­te­rias, hon­gos y otros mi­cro­or­ga­nis­mos. Y aun­que en prin­ci­pio es­te ti­po de in­fec­cio­nes ge­ni­ta­les o va­gi­na­les son fá­ci­les de tra­tar pue­den lle­gar a ge­ne­rar do­len­cias más gra­ves. De ahí la importancia vi­tal de pre­ve­nir­las man­te­nien­do du­ran­te to­do el año, y sin ba­jar la guar­dia du­ran­te las va­ca­cio­nes, una co­rrec­ta hi­gie­ne ín­ti­ma.

FAC­TO­RES DE RIES­GO

Man­te­ner la zo­na ge­ni­tal cons­tan­te­men­te lim­pia y seca es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes. No sé pue­de de­cir de for­ma más sen­ci­lla. Cla­ro que es­ta ta­rea se vuel­ve un po­co más di­fí­cil en ve­rano, es­pe­cial­men­te pa­ra las mu­je­res. Lo de­ci­mos por­que el ca­lor, el ba­ño en las pis­ci­nas pú­bli­cas, per­ma­ne­cer con el ba­ña­dor hú­me­do, el su­dor,

la mens­trua­ción, las se­cre­cio­nes va­gi­na­les, el uso de ro­pa in­te­rior sin­té­ti­ca o de pren­das ajus­ta­das y la po­ca ven­ti­la­ción de la zo­na ge­ni­tal, son fac­to­res que jue­gan en con­tra de la hi­gie­ne y ha­cen es­ta zo­na vul­ne­ra­ble al ata­que de di­ver­sos mi­cro­or­ga­nis­mos. Y eso, a pe­sar de que la va­gi­na tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner­se lim­pia por sí mis­ma. Al­go que con­si­gue li­be­ran­do ca­da día un flu­jo blan­que­cino, vis­co­so e inodo­ro cu­ya pro­duc­ción au­men­ta al ovu­lar y du­ran­te la ex­ci­ta­ción se­xual que lo que ha­ce es lim­piar las pa­re­des va­gi­na­les arras­tran­do las cé­lu­las muer­tas y otros ele­men­tos de desecho al ex­te­rior. Ade­más, ese flui­do tie­ne un ni­vel de aci­dez que fa­vo­re­ce el equi­li­brio de la flo­ra va­gi­nal y com­ba­te las bac­te­rias da­ñi­nas lo que ayu­da a pre­ve­nir in­fec­cio­nes. Aho­ra bien, el he­cho de que la va­gi­na se au­to­lim­pie, no hay me­jor for­ma que des­cri­bir­la, no im­pi­de que man­ten­ga­mos una co­rrec­ta hi­gie­ne ex­ter­na.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES PA­RA UNA CO­RREC­TA HI­GIE­NE

Ade­más de man­te­ner lim­pio el res­to del cuer­po, ali­men­tar­se co­rrec­ta­men­te y be­ber al me­nos dos li­tros dia­rios de agua lo más acon­se­ja­ble pa­ra con­se­guir una com­ple­ta hi­gie­ne ín­ti­ma es:

•La­var la zo­na por la ma­ña­na y an­tes de acos­tar­se (o más ve­ces si fue­ran ne­ce­sa­rias) con abun­dan­te agua y ja­bón. Es­te pue­de ser neu­tro, del mis­mo pH de la piel o cual­quie­ra de los pro­duc­tos que ya exis­ten en el mer­ca­do, es­pe­cial­men­te pen­sa­dos pa­ra es­ta zo­na cor­po­ral.

•No es ne­ce­sa­rio en­ja­bo­nar­se ni fro­tar de­ma­sia­do, pe­ro sí ase­gu­rar­se de lim­piar to­da la zo­na ex­ter­na de los ge­ni­ta­les así co­mo la zo­na anal. Y re­ti­rar siem­pre con abun­dan­te agua lim­pia.

•No em­plee nun­ca ja­bo­nes fuer­tes ni nin­gún pro­duc­to quí­mi­co que pue­da al­te­rar el pH áci­do de la va­gi­na o des­truir la flo­ra va­gi­nal. Tam­po­co es bueno apli­car des­odo­ran­tes ín­ti­mos por­que pue­den pro­vo­car irri­ta­ción, in­fla­ma­ción y has­ta aler­gia, co­mo ya he­mos men­cio­na­do. Ade­más, impiden per­ci­bir por su olor al­te­ra­cio­nes que pu­die­ran re­que­rir tra­ta­mien­to mé­di­co.

•Tam­po­co es con­ve­nien­te rea­li­zar du­chas va­gi­na­les por­que eli­mi­nan sus­tan­cias naturales y mi­cro­or­ga­nis­mos be­ne­fi­cio­sos que pro­te­gen la va­gi­na y, por en­de, la sa­lud.

•Des­pués de ir al ba­ño, es ne­ce­sa­rio lim­piar la zo­na ge­ni­tal des­de de­lan­te ha­cia de­trás pa­ra evi­tar con­ta­mi­nar la zo­na va­gi­nal con bac­te­rias procedentes de las he­ces. La gran ma­yo­ría de la gen­te usa úni­ca­men­te pa­pel, pe­ro lo re­co­men­da­ble es la­var­se por­que, de lo con­tra­rio, la zo­na que­da su­cia.

•Use ro­pa in­te­rior de al­go­dón ya que el ny­lon y otras fi­bras sin­té­ti­cas impiden la trans­pi­ra­ción, re­tie­nen la hu­me­dad y fa­vo­re­cen la pro­li­fe­ra­ción de bac­te­rias y gér­me­nes.

•No vis­ta pren­das muy ajus­ta­das pa­ra evi­tar ro­za­du­ras y fa­vo­re­cer la trans­pi­ra­ción de la zo­na ge­ni­tal.

•No use es­pon­ja o guan­tes sin­té­ti­cos pa­ra la­var la zo­na ge­ni­tal por­que en ellos se acu­mu­lan gér­me­nes.

•Cam­bie los tam­po­nes y com­pre­sas ca­da 4 o 6 ho­ras co­mo má­xi­mo.

•No per­ma­nez­ca mu­cho tiem­po con el ba­ña­dor mo­ja­do por­que, la hu­me­dad fa­vo­re­ce la pro­li­fe­ra­ción de gér­me­nes.

•An­tes y des­pués de man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, es re­co­men­da­ble la­var la zo­na ge­ni­tal.

•Con­tro­le la in­ges­ta de me­di­ca­men­tos.

•Uti­li­ce pa­pel hi­gié­ni­co de ca­li­dad y pro­cu­re no sen­tar­se en uri­na­rios de uso pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.