AQUATRAINING

Ba­jo im­pac­to y al­ta in­ten­si­dad

Zona E - - LA ESQUINA FIT -

Es­te ve­rano pue­de ha­cer ejer­ci­cio y re­fres­car­se al mis­mo tiem­po

Tan so­lo cin­cuen­ta mi­nu­tos de ejer­ci­cios en el agua pa­ra cum­plir con su car­dio del día y ha­cer al­gu­nos ejer­ci­cios de re­sis­ten­cia.

El aquatraining, cuan­do es­tá bien pro­gra­ma­do, usa las pro­pie­da­des es­pe­cí­fi­cas del agua a nues­tro fa­vor. Se ha­cen des­pla­za­mien­tos pa­ra usar la re­sis­ten­cia del agua y pa­ra crear co­rrien­tes que au­men­ten la in­ten­si­dad del ejer­ci­cio. Se pue­den usan flo­ta­do­res pa­ra ha­cer tra­ba­jar múscu­los con­cre­tos con re­sis­ten­cia y tam­bién po­de­mos tra­ba­jar en flo­ta­ción y ha­cer mo­vi­mien­tos que, fue­ra del agua, se­rían im­po­si­bles.

El ma­yor be­ne­fi­cio de tra­ba­jar den­tro del agua es que te­ne­mos ce­ro im­pac­to, por lo que es un ejer­ci­cio acon­se­ja­ble pa­ra to­dos, tam­bién pa­ra per­so­nas con her­nias o pro­ble­mas en ar­ti­cu­la­cio­nes. Ade­más, an­te el mis­mo es­fuer­zo, el co­ra­zón tra­ba­ja me­nos y el agua nos da un ma­sa­je lin­fá­ti­co mien­tras nos ejer­ci­ta­mos, que nos ayu­da a pre­ve­nir y eli­mi­nar la ce­lu­li­tis.

Lo ideal es en­trar al agua al ini­cio de la ma­ña­na o al atar­de­cer pa­ra no so­bre­ex­po- ner­se a los ra­yos de sol. Co­men­za­mos co­rrien­do por la pis­ci­na o el mar, te­nien­do en cuen­ta que de­be­mos apo­yar los ta­lo­nes de vez en cuan­do pues, si va­mos en pun­ti­tas nos pue­de dar un ca­lam­bre en la “ba­ta­ta”. Des­pués de diez mi­nu­tos de ca­len­ta­mien­to con des­pla­za­mien­tos, po­de­mos ha­cer la si­guien­te ru­ti­na:

- Ma­ri­ne­ros, des­pla­zán­do­nos ha­cia ade­lan­te y ha­cia atrás.

- Pa­sos la­te­ra­les, des­pla­zán­do­nos a un la­do y lue­go al otro.

- 10 sal­tos con las pier­nas jun­tas y am­bas ro­di­llas ha­cia el pe­cho, sin mo­ver­nos del si­tio.

- Pa­sos de sol­da­do, con las pier­nas rec­tas ha­cia ade­lan­te y ha­cia atrás. Re­pe­ti­mos es­ta ru­ti­na tres ve­ces y ter­mi­na­mos con otros diez mi­nu­tos de des­pla­za­mien­tos, pue­den ser ca­rre­ras, pe­que­ños sal­tos, zan­ca­das, na­dan­do…

¡Y es to­do!

LA RE­CE­TA FIT:

Be­ren­je­na gui­sa­da con le­che de co­co y arroz in­te­gral Ener­gía 570 cal

Cos­to 59 pe­sos Ca­rac­te­rís­ti­cas:

Al­to en fi­bra, na­tu­ral, ve­gano, sin glu­ten, sin lac­to­sa, ap­to pa­ra ni­ños

IN­GRE­DIEN­TES pa­ra 1 per­so­na

Be­ren­je­na160-300 gr 1 dien­te de ajo 1 cu­cha­ra­da vi­na­gre Sal al gus­to Acei­te de oli­va 10 gr Ce­bo­lla 23 gr To­ma­te Bar­ce­ló 50 gr Ají mo­rrón 20 gr Ci­lan­tri­co 3 gr Le­che de co­co 75

BE­NE­FI­CIOS

En es­ta oca­sión quie­ro pre­sen­tar­les una re­ce­ta he­cha con pro­duc­tos lo­ca­les, más fres­cos y naturales, car­ga­dos de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Ade­más de ser

eco­friendly por no ne­ce­si­tar gran­des can­ti­da­des de com­bus­ti­ble de trans­por­te y apor­tar a la eco­no­mía lo­cal. La be­ren­je­na tie­ne muy po­cas ca­lo­rías, so­lo apor­ta 40 ca­lo­rías por 160 gr, por lo que pue­den du­pli­car la can­ti­dad de es­te ve­ge­tal sin afec­tar prác­ti­ca­men­te el con­te­ni­do ca­ló­ri­co. La be­ren­je­na es in­di­ca­da a dia­bé­ti­cos pa­ra ba­jar ni­ve­les de azú­car en san­gre, ayu­da a re­du­cir el co­les­te­rol y es ri­ca en hie­rro que ayu­da a pre­ve­nir la anemia; cal­cio y fós­fo­ro que ayu­dan con­tra la os­teo­po­ro­sis y áci­do fólico, cu­yo con­su­mo es de su­ma importancia en el pri­mer tri­mes­tre de em­ba­ra­zo. Tam­bién es­ti­mu­la el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. La le­che de co­co es­tá car­ga­da de nu­trien­tes y es muy al­ta en gra­sas y ener­gía, por lo que de­be­mos te­ner cui­da­do con la can­ti­dad que aña­di­mos. La le­che de co­co es al­ta en fi­bra, tam­bién ayu­da con­tra la anemia, es­ti­mu­la el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, for­ta­le­ce los hue­sos y con­tie­ne po­ta­sio que ayu­da a re­du­cir los ni­ve­les de pre­sión ar­te­rial en el or­ga­nis­mo.

PRE­PA­RA­CIÓN

Pe­la­mos la be­ren­je­na de­jan­do al­gu­nos

ri­be­tes fi­nos con piel pues en ella es­tán los an­ti­oxi­dan­tes, pe­ro no de­ma­sia­do por­que su sa­bor es amargo. La be­ren­je­na lo­cal tie­ne más se­mi­llas que la ita­lia­na, así que, pa­ra pre­pa­rar­la, la va­mos a gol­pear un po­co con el cu­chi­llo en el área de se­mi­llas, pa­ra que, al la­var­la, bo­te un po­co. Cor­ta­mos en cua­dros. Po­ne­mos a ma­ce­rar la be­ren­je­na con el vi­na­gre y el ajo ma­ja­do du­ran­te 15 mi­nu­tos. Pre­pa­ra­mos los otros ve­ge­ta­les tam­bién en cua­dros. Po­ne­mos el acei­te en la sar­tén y so­freí­mos la be­ren­je­na du­ran­te 7 mi­nu­tos, le va­mos aña­dien­do agua pa­ra que no se se­que. Aña­di­mos los otros ve­ge­ta­les y so­freí­mos 5 mi­nu­tos más. Por úl­ti­mo, aña­di­mos la le­che de co­co y mez­cla­mos a fue­go ba­ji­to por 3 mi­nu­tos. ARROZ IN­TE­GRAL

IN­GRE­DIEN­TES

Arroz in­te­gral se­co 66 gra­mos Acei­te 6 gra­mos

Agua 180 gra­mos

BE­NE­FI­CIOS

Exis­te el mi­to de que el arroz in­te­gral es li­ge­ro, pe­ro no es así, por la mis­ma can­ti­dad de arroz in­te­gral te­ne­mos más ca­lo­rías que en el arroz blan­co. Lo que ocu­rre es que el arroz in­te­gral tie­ne dos ca­pas ex­ter­nas que no es­tán en el arroz blan­co, ri­cas en pro­teí­nas, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y al­tas en fi­bra. Por lo que las ca­lo­rías con­te­ni­das en el arroz in­te­gral son de len­ta ab­sor­ción y, por tan­to, nos van a dar sen­sa­ción de sa­cie­dad por más tiem­po. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que sea ba­jo en ca­lo­rías, sino que apor­ta más nu­trien­tes y fi­bras, así que cui­da­do con las can­ti­da­des. Apar­te de es­to, con­tie­ne vi­ta­mi­nas del com­ple­jo B, es de fácil di­ges­tión y es be­ne­fi­cio­so pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so.

PRE­PA­RA­CIÓN

Va­mos a de­jar en re­mo­jo el arroz in­te­gral por do­ce ho­ras pa­ra que así sea mas fácil de ablan­dar, co­ja me­jor sa­bor y re­ba­jar los ni­ve­les de ar­sé­ni­co que en él se en­cuen­tran.

Po­ne­mos a her­vir agua con sal ma­ri­na y el de acei­te; cuan­do es­té hir­vien­do, aña­di­mos el arroz tras sa­car­le el agua del re­mo­jo. De­ja­mos her­vir y, cuan­do se es­té se­can­do, po­ne­mos el fue­go a mí­ni­mo y lo ta­pa­mos pa­ra que se ter­mi­ne de ha­cer.

Si desea apren­der a com­bi­nar ali­men­tos, a cal­cu­lar que ta­ma­ño de por­ción es el in­di­ca­do, a co­no­cer los be­ne­fi­cios de ca­da ali­men­to, co­ci­nar­los de ma­ne­ra sa­lu­da­ble y has­ta dar­les la co­rrec­ta pre­sen­ta­ción, pue­de co­mu­ni­car­se con­mi­go pa­ra asis­tir a mi cur­so co­ci­na li­ge­ra y na­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.