5 CON­SE­JOS

PA­RA VUE­LOS DE LAR­GA DIS­TAN­CIA

Zona E - - REPORTAJE -

Si al­gu­na vez te has me­ti­do más de 10 ho­ras en un vue­lo ya sa­brás que no es la ex­pe­rien­cia más di­ver­ti­da que pa­sa­rás en tus va­ca­cio­nes. Po­co es­pa­cio pa­ra es­ti­rar las pier­nas, ve­ci­nos de asien­to que no siem­pre se com­por­tan co­rrec­ta­men­te y lar­gas ho­ras lu­chan­do con­tra ti mis­mo pa­ra tra­tar de no dormir (o jus­to lo con­tra­rio) pa­ra mi­ni­mi­zar los efec­tos del jet lag.

Mu­chas per­so­nas afron­tan los via­jes lar­gos en avión co­mo el pre­cio que hay que pagar por dis­fru­tar de unas me­re­ci­das va­ca­cio­nes en al­gún des­tino pa­ra­di­sía­co.

A otras per­so­nas, en cam­bio, no les des­agra­da la idea de me­ter­se du­ran­te más de diez ho­ras en un avión ya que ven en ello una opor­tu­ni­dad pa­ra re­cu­pe­rar el sue­ño atra­sa­do y es­tar al 100% pa­ra sus va­ca­cio­nes. Seas del ti­po de via­je­ro que seas, te da­mos 5 con­se­jos pa­ra ha­cer más lle­va­de­ros los vue­los de lar­ga dis­tan­cia y ha­cer que tus va­ca­cio­nes sean un éxi­to des­de el pri­mer mi­nu­to.

Usa ro­pa có­mo­da

Ol­ví­da­te de la mo­da por unas ho­ras y cén­tra­te so­lo en ele­gir una ro­pa con la que pue­das es­tar per­ma­ne­cer sen­ta­do du­ran­te ho­ras sin que na­da te aprie­te o te im­pi­da en­con­trar una pos­tu­ra có­mo­da en el ya de por sí re­du­ci­do es­pa­cio de tu asien­to.

Ro­pa de al­go­dón, pan­ta­lo­nes y blu­sas an­chas o za­pa­ti­llas de de­por­te son al­gu­nas de las pren­das más re­co­men­da­bles. Usar ro­pas hol­ga­das no so­lo es im­por­tan­te pa­ra es­tar có­mo­do du­ran­te to­do el via­je, sino que tam­bién ayu­dan a que la cir­cu­la­ción san­guí­nea flu­ya con nor­ma­li­dad du­ran­te to­do el via­je, evitan-

do así pro­ble­mas en las ex­tre­mi­da­des. Aun­que vue­les a un país tro­pi­cal, no ol­vi­des lle­var a mano una pren­da de man­ga lar­ga. El avión es un en­torno ce­rra­do y la tem­pe­ra­tu­ra del ai­re acon­di­cio­na­do no siem­pre es la ade­cua­da pa­ra to­do el mun­do. Si no quie­res pa­sar to­do el via­je ti­ri­tan­do de frío, pre­pa­ra una cha­que­ta o jer­sey fino pa­ra com­pen­sar el des­cen­so de tem­pe­ra­tu­ra y ha­cer más agra­da­ble el vue­lo de lar­ga dis­tan­cia con des­tino a tus va­ca­cio­nes.

Trae tus pro­pios ac­ce­so­rios de via­je

Las ae­ro­lí­neas de lar­ga dis­tan­cia acos­tum­bran a fa­ci­li­tar al­gu­nos ac­ce­so­rios pa­ra ha­cer más confortable el vue­lo de lar­ga dis­tan­cia. Sin em­bar­go, esos ac­ce­so­rios pue­den ser in­su­fi­cien­tes e in­clu­so con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla.

Lo ideal que lle­ves tus pro­pios ac­ce­so­rios de via­je en tu equi­pa­je de ca­bi­na. Unos ta­po­nes pa­ra los oí­dos, un an­ti­faz y una al­moha­da cer­vi­cal son los ac­ce­so­rios im­pres­cin­di­bles pa­ra los via­jes de lar­ga dis­tan­cia.

Otros dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, co­mo unos au­ri­cu­la­res con can­ce­la­ción de rui­do, te ayu­da­rán a ais­lar­te me­jor del rui­do de los mo­to­res y a con­ci­liar el sue­ño. Así evi­tas te­ner que su­frir la pé­si­ma ca­li­dad de so­ni­do y la in­co­mo­di­dad de los au­ri­cu­la­res que ofre­ce la ae­ro­lí­nea.

Un vial de co­lo­nia o per­fu­me y unas toa­lli­tas hú­me­das se­rán to­do un bál­sa­mo pa­ra re­fres­car­te y re­cu­pe­rar el áni­mo tras una de­ce­na de ho­ras en­ce­rra­do en un es­pa­cio ce­rra­do. Ajús­ta­te al ho­ra­rio de des­tino

Des­de el mo­men­to en el que em­bar­ques, tu ob­je­ti­vo de­be ser adap­tar­te lo an­tes po­si­ble al ho­ra­rio de des­tino pa­ra re­du­cir al má­xi­mo el jet lag.

Pa­ra ello, pro­cu­ra aguan­tar el má­xi­mo tiem­po sin dormir, o dormir el ma­yor tiem­po po­si­ble, de­pen­dien­do del ho­ra­rio de tu des­tino. De ese mo­do, cuan­do lle­gues a tu des­tino, no es­ta­rás muer­to de sue­ño a me­dio­día o evi­tas es­tar con los ojos co­mo pla­tos cuan­do el res­to del país duer­me.

Es­te pe­rio­do de adap­ta­ción pue­de re­sul­tar al­go du­ro ya que las con­di­cio­nes den­tro de un avión no son las me­jo­res del mun­do, pe­ro la re­com­pen­sa es que podrás dis­fru­tar tus va­ca­cio­nes en un país le­jano des­de el pri­mer mi­nu­to, y sin que­dar­te dor­mi­do por los rin­co­nes.

Be­be mu­cha agua y evi­ta el al­cohol La hi­dra­ta­ción es uno de los fac­to­res a te­ner más en cuen­ta a la ho­ra de ha­cer vue­los lar­gos de for­ma có­mo­da.

Tras mu­chas ho­ras de ai­re acon­di­cio­na­do, el am­bien­te en ca­bi­na se­rá muy se­co y las fo­sas na­sa­les y la gar­gan­ta se ve­rán se­ria­men­te afec­ta­das por esa fal­ta de hu­me­dad. Pa­ra com­pen­sar­lo, pro­cu­ra be­ber agua fre­cuen­te­men­te pa­ra man­te­ner­te bien hi­dra­ta­do.

Pue­des lle­var una bo­te­lla de agua va­cía y, una vez es­tés aco­mo­da­do en tu asien­to y an­tes del des­pe­gue, pí­de­le a un asis­ten­te de ca­bi­na que te ayu­de a rellenarla. Es­ta­rá en­can­ta­do de ayu­dar­te ya que eso im­pli­ca que no vas a es­tar pi­dién­do­le agua ca­da po­co ra­to.

Mu­chos via­je­ros tie­nen mie­do a vo­lar y “tem­plan los ner­vios” pi­dien­do una be­bi­da con al­cohol a bor­do. Es­te es uno de los peo­res erro­res que pue­des co­me­ter ya que el al­cohol acelerará la des­hi­dra­ta­ción que se pro­du­ce por el ai­re acon­di­cio­na­do.

Haz tu­ris­mo en el avión

Si­gues nues­tro an­te­rior con­se­jo pa­ra ha­cer más lle­va­de­ros los via­jes lar­gos, ne­ce­si­ta­rás ir al ba­ño. ¡Ade­lan­te, mué­ve­te!

Es­tos pa­seos has­ta el ba­ño te ayu­da­rán a ac­ti­var el rie­go san­guí­neo en tus ex­tre­mi­da­des y a des­con­ges­tio­nar tus múscu­los des­pués de lle­var va­rias ho­ras en la mis­ma po­si­ción. Aun­que no ne­ce­si­tes ir al ba­ño, pro­cu­ra dar un pa­seo, si las in­di­ca­cio­nes de los asis­ten­tes de ca­bi­na lo per­mi­ten. Es­ti­rar las pier­nas, ca­mi­nar o aprovechar pa­ra ha­cer al­gu­nos es­ti­ra­mien­tos sim­ples. Es­to evi­ta­rá que tus pies y to­bi­llos se hin­chen por la inac­ti­vi­dad que pue­den de­ri­var en el lla­ma­do Sín­dro­me de la cla­se tu­ris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.