JUAN JU­LIO HER­NáN­DEZ INIRIO

Zona E - - RINCÓN CULTURAL -

Juan Her­nán­dez Inirio es un jo­ven es­cri­tor, po­lí­ti­co, con­fe­ren­cis­ta y ges­tor cul­tu­ral nacido en La Ro­ma­na el 20 de sep­tiem­bre de 1991. Des­de 2016 Juan es el Di­rec­tor Pro­vin­cial del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra en La Ro­ma­na y ya es­tá en la eta­pa fi­nal pa­ra com­ple­tar la Li­cen­cia­tu­ra en Edu­ca­ción men­ción Le­tras en la Uni­ver­si­dad Do­mi­ni­ca­na O&M.

Ha pu­bli­ca­do tres li­bros de poe­sía: “Can­tar de ho­jas muer­tas”, en 2010; “Mu­sa de un sui­ci­da”, en 2014, y “El orácu­lo ar­dien­do” en 2016 y ha pro­lo­ga­do y di­ser­ta­do so­bre de­ce­nas de li­bros de es­cri­to­res do­mi­ni­ca­nos y ex­tran­je­ros.

Des­de ha­ce una dé­ca­da Juan Her­nán­dez Inirio or­ga­ni­za y par­ti­ci­pa en even­tos cul­tu­ra­les de gran tras­cen­den­cia en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Su la­bor ha si­do mi­li­tan­te tam­bién des­de me­dios de co­mu­ni­ca­ción, cen­tros edu­ca­ti­vos, ba­rrios y cen­tros de re­clu­sión. So­bre­sa­le su ini­cia­ti­va de im­pul­sar en 2018 la pri­me­ra Ex­po Fe­ria Pro­vin­cial del Li­bro de La Ro­ma­na.

Su ac­ti­vi­dad co­mo ges­tor cul­tu­ral y es­cri­tor le ha va­li­do pa­ra re­ci­bir importantes pre­mios a ni­vel na­cio­nal así co­mo en su pro­vin­cia La Ro­ma­na.

Pa­ra no­so­tros, pa­ra Rin­cón Cul­tu­ral es un honor que Juan ac­ce­die­ra a res­pon­der al­gu­nas pre­gun­tas que le ha­ce­mos es­te mes de ju­lio en oca­sión de la re­edi­ción de su li­bro El orácu­lo ar­dien­do.

In­vi­ta­mos a nues­tros apre­cia­dos lec­to­res a dis­fru­tar de sus acer­ta­das y pre­ci­sas res­pues­tas, ellas re­fle­jan el in­tere­san­te pa­no­ra­ma crí­ti­co que le ocu­pa.

RC-¿Có­mo lle­ga la poe­sía a tu vi­da?

JHI- Lle­ga, co­mo di­je en la pre­sen­ta­ción de mi pri­mer li­bro ha­ce ca­si ocho años, lle­ga “más por ne­ce­si­dad que por vo­ca­ción”. A mis 11 años de edad vi­ví el arri­bo de la poe­sía, de una vez y pa­ra siem­pre, a mi bo­ca, mi co­ra­zón, mis de­dos y mis pul­mo­nes. Em­pe­cé a es­cri­bir en un cua­derno so­bre mis de­va­neos amo­ro­sos, pre­ma­tu­ros y so­li­ta­rios. Es­cri­bía tam­bién com­po­si­cio­nes pa­trió­ti­cas o de mo­ti­va­ción pa­ra mí mis­mo. Sen­tía la ne­ce­si­dad de co­mu­ni­car­le al pa­pel lo que no me atre­vía a de­cir en pú­bli­co. Con el pa­so de los años, atra­ve­san­do mi ado­les­cen­cia y con­vir­tién­do­me en adul­to, mi poe­sía cre­ció con­mi­go en conciencia so­bre có­mo ella de­ter­mi­na­ba ab­so­lu­ta­men­te to­do en mi vi­da, en ex­pan­sión de su al­can­ce con­cep­tual y vi­tal, y en fra­ter­ni­dad con otros poe­tas que me alen­ta­ron a se­guir es­cri­bien­do.

RC- ¿Qué sien­tes por ser cau­ti­vo de la pa­la­bra?

JHI- Sien­to res­pon­sa­bi­li­dad, ple­ni­tud, pre­sión, in­sa­tis­fac­ción per­ma­nen­te, es­pe­ran­za. La Pa­la­bra ha es­ta­do con­mi­go en las ho­ras más in­só­li­tas que he to­ca­do vi­vir, me ha acom­pa­ña­do des­de la so­le­dad has­ta las mul­ti­tu­des, y en nues­tro re­co­rri­do de com­pli­ci­dad y cau­ti­ve­rio ha dis­cu­rri­do mi evo­lu­ción ín­ti­ma co­mo ser hu­mano. Si no fue­ra por la pa­la­bra, por la poe­sía, no es­ta­ría vi­vo.

RC- ¿Có­mo lle­gas a la de­ci­sión de re­edi­tar El orácu­lo ar­dien­do?

JHI- Ten­go va­rios li­bros iné­di­tos que no quie­ro pu­bli­car aún, por­que pue­den su­frir aún cambios sus­tan­cia­les con la co­rrec­ción y el re­po­so su­fi­cien­tes, y por otro la­do, de mis li­bros pu­bli­ca­dos El orácu­lo es el más ma­du­ro y re­pre­sen­ta­ti­vo de mi iden­ti­dad co­mo es­cri­tor. Es­toy muy in­tere­sa­do en que se co­noz­ca, se lea, se di­fun­da y se cri­ti­que, y aho­ra ten­go más opor­tu­ni­da­des de im­pul­sar ese pro­pó­si­to que ha­ce dos años cuan­do se pu­bli­có ori­gi­nal­men­te.

RC- ¿Qué sig­ni­fi­ca es­ta co­lec­ción de poe­mas pa­ra ti co­mo au­tor? qué eta­pa de tu vi­da re­pre­sen­ta?

JHI- Sim­bo­li­za y com­pren­de un am­plio tre­cho de mi vi­da, des­de mis 20 has­ta mis 24 años. En ese in­ter­regno pa­sa­ron en mi vi­da mu­chos acon­te­ci­mien­tos tras­cen­den­ta­les, des­de em­pe­zar a ga­nar­me la vi­da en con­di­cio­nes di­fí­ci­les y té­tri­cas, le­jos de mi fa­mi­lia, y tam­bién for­jar con ma­yor pre­ci­sión mi ca­rác­ter, mi cos­mo­vi­sión, mi cre­do po­lí­ti­co, mi preo­cu­pa­ción ya no so­lo

sub­je­ti­va por mi pro­pio des­tino sino la an­gus­tia fra­ter­na por los pro­ble­mas de mi país y del mun­do, la vi­sión tem­blo­ro­sa de la co­ti­dia­nei­dad, de la his­to­ria, y una re­fle­xión ob­se­si­va ha­cia la exis­ten­cia des­de su abs­trac­ción más eté­rea has­ta su con­cre­ción más do­lo­ro­sa e in­me­dia­ta. To­do es­to mar­ca y ali­men­ta mi poe­sía en esa épo­ca; por eso en El orácu­lo pue­des en­con­trar un uni­ver­so som­brío, una ex­pre­sión qui­zás fi­lo­só­fi­ca, sin sig­nos, so­lo con pa­la­bras apre­tán­do­se en el ma­pa si­de­ral, o tam­bién ha­llar el me­lo­dra­ma de una ca­lle lle­na de pe­di­güe­ños, por po­ner un ejem­plo.

RC- Co­mo au­tor jo­ven, ¿cuál es tu sen­tir con res­pec­to al tra­ba­jo de pu­bli­ca­ción y di­fu­sión de la obra poé­ti­ca en nues­tro país?

JHI- Ob­ser­vo con preo­cu­pa­ción que en la li­te­ra­tu­ra do­mi­ni­ca­na la poe­sía rei­na en abun­dan­cia pe­ro no en ri­gor. Aho­ra más que nun­ca, pro­ba­ble­men­te. La poe­sía pa­re­ce el te­rreno es­co­gi­do pa­ra ob­te­ner cre­den­cia­les co­mo es­cri­tor, sin de­di­car­le tiem­po ni dis­ci­pli­na a su cul­ti­vo, sin creer en ella co­mo un tra­ba­jo exi­gen­te. Va­mos sa­tu­ran­do de nom­bres el cen­so de poe­tas, pe­ro ca­re­ce­mos de dis­cur­sos pro­pios. Pri­me­ro me in­quie­ta ese as­pec­to: el su­pe­rá­vit de poe­tas en nues­tro país ayer y hoy; creo que se de­be a que el es­cri­tor do­mi­ni­cano no es ma­yo­ri­ta­ria­men­te dis­ci­pli­na­do y vuelca su li­ge­re­za en el ver­so. Sin em­bar­go, te­ne­mos gran­des poe­tas, ayer y hoy tam­bién. Lo amargo es que la ma­yo­ría mo­ri­rá en el ano­ni­ma­to. No hay quien lea, edi­te, cri­ti­que, tra­duz­ca, im­pul­se. En es­to no hay sus­tan­cial di­fe­ren­cia en la poe­sía u otro gé­ne­ro, se tra­ta de la li­te­ra­tu­ra do­mi­ni­ca­na. El es­cri­tor que lo­gra al­gu­na pro­yec­ción, nor­mal­men­te se lo de­be a las fa­ci­li­da­des de or­den per­so­nal que ten­ga, en­tién­da­se re­la­cio­nes hu­ma­nas, re­cur­sos eco­nó­mi­cos, via­jes, ca­pa­ci­dad me­diá­ti­ca, y un pre­de­ci­ble et­cé­te­ra. Por su­pues­to, cual­quie­ra po­dría ci­tar ex­cep­cio­nes. Lo que sig­ni­fi­co es que la li­te­ra­tu­ra do­mi­ni­ca­na, y la poe­sía con su pro­fu­sión a ve­ces es­pan­to­sa, es una cria­tu­ra lan­za­da al mun­do sin des­tino ni ori­gen, exis­ten­te pa­ra mul­ti­pli­car la es­pe­cie. Pa­ra éso cam­biar, no bas­ta con que cam­bie­mos los es­cri­to­res sino el país en to­do su pa­no­ra­ma de desa­rro­llo va­ci­lan­te.

RC- Pa­ra ti, ¿cuál se­ría el pa­no­ra­ma ideal pa­ra la poe­sía?

JHI- Re­vo­lu­ción con­cep­tual to­dos los días, re­mo­ción de ta­búes so­bre una supuesta mi­sión del poe­ta en el mun­do o so­bre hi­po­té­ti­cos de­be­res te­má­ti­cos; gui­llo­ti­nar san­tos, en­lo­dar cá­no­nes, cer­ce­nar pro­to­co­los, cri­sis li­be­ra­do­ra que dé a luz la poe­sía en la ca­lle co­mo en el cie­lo; un pa­no­ra­ma ideal se­ría que fue­ra de la aca­de­mia y la cor­ba­ta, la poe­sía ten­ga quien la bus­que, la an­síe, la ha­ga par­te de su via­je te­rre­nal; que des­apa­rez­can los có­di­gos mo­ra­les y lin­güís­ti­cos que han cons­pi­ra­do siem­pre con­tra la rea­li­za­ción poé­ti­ca por te­mor al po­der que ella tie­ne pa­ra unir­nos más allá de to­da di­sen­sión so­cial.

RC- ¿Es­tá mu­rien­do la poe­sía?

JHI- Es­tá cam­bian­do con el mun­do. No to­dos re­sis­ti­mos en prin­ci­pio sus trans­for­ma­cio­nes, sus vuel­tas ra­di­ca­les, ade­más siem­pre ha si­do di­fí­cil iden­ti­fi­car su ras­tro. No tie­ne un nom­bre ni un ros­tro ab­so­lu­tos. La poe­sía es­tá vi­va y se­gui­rá res­pi­ran­do, pe­ro co­mo ha pa­sa­do siem­pre, ella se fun­de con el tiem­po que es su se­de, o se ade­lan­ta en sus vis­lum­bres pro­fé­ti­cas. Nues­tro si­glo al­ber­ga ex­pre­sio­nes poé­ti­cas que ha­cen a mu­chos ras­gar las ves­ti­du­ras; ahí es­tá la prue­ba de que la poe­sía vi­ve, en que re­sul­ta a ve­ces in­so­por­ta­ble, lo cues­tio­na y lo frac­tu­ra to­do. Ella so­bre­vi­vi­rá al fin de la his­to­ria.

“La pa­la­bra ha es­ta­do con­mi­go en las ho­ras más in­só­li­tas”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.