ESO NO SE DI­CE, NO SE HA­CE, NO SE TO­CA.

Zona E - - PADRES SIGLO XXI -

Ha­ce ya mu­chos años, cuan­do vi­vía en Es­pa­ña, ha­bía un anuncio de Ikea –sen­ci­lla­men­te ge­nial– con un to­ni­to de bur­la ha­cia la re­la­ción pa­dres-hi­jos en ca­sa y có­mo no­so­tros, “adul­tos”, va­mos co­rri­gien­do a los ni­ños en su com­por­ta­mien­to. Vie­ne a ser al ca­so que di­cho anuncio es­tá ins­pi­ra­do en una gran can­ción de Joan Ma­nuel Se­rrat que, pa­ra quie­nes no co­no­cen su tra­ba­jo, es un in­creí­ble ar­tis­ta de la mú­si­ca y des­ta­ca­do can­tan­te y com­po­si­tor de éxi­tos co­mo El sur tam­bién exis­te que in­vi­to a to­dos a es­cu­char­lo. Re­gre­san­do al te­ma que nos com­pe­te, al ini­cio de la can­ción Esos lo­cos ba­ji­tos, re­fi­rién­do­se a los ni­ños, nos cuen­ta un po­co so­bre Mi­guel Gi­la (ac­tor y co­me­dian­te español), quien co­mien­za con es­te de­no­mi­na­ti­vo ha­cia es­tos. De­cía que so­lo tie­nes que vi­vir con un ni­ño pa­ra dar­te cuen­ta de que, efec­ti­va­men­te, es­tán to­dos lo­cos. Y aun­que aho­ra es­ta pa­la­bra pue­da cau­sar asom­bro y más cuan­do a un ni­ño se re­fie­re, lo di­ce con to­do el amor que cual­quier pa­dre tie­ne. Ha­bla de có­mo es­tos pe­que­ñi­tos se com­por­tan y reac­cio­nan an­te el mun­do y lo in­creí­bles que nos pa­re­cen, aún cuan­do no­so­tros mis­mos lo fui­mos un día. Se­rrat con­ti­núa su con­cier­to di­cien­do que no­so­tros, co­mo pa­dres, va­mos cor­tán­do­les los sue­ños a es­tos lo­cos ba­ji­tos pa­ra ir con­vir­tién­do­les en es­tas co­sas que van ca­mi­nan­do por la ca­lle con pan­ta­lo­nes y fal­das. Va­mos mol­deán­do­les se­gún co­mo dic­te la so­cie­dad en ese mo­men­to, por­que to­dos sa­be­mos muy bien que las co­sas no son hoy co­mo eran an­tes y me­nos có­mo nos por­tá­ba­mos no­so­tros cuan­do ni­ños que, aho­ra los nues­tros pro­pios, ha­cia no­so­tros y el res­to del mun­do. Sa­be­mos tam­bién que lo ha­ce­mos por su me­jor bie­nes­tar, si es­to tie­ne al­gún sen­ti­do pa­ra al­guien. Que­re­mos que se pa­rez­can un po­qui­to más a lo bueno que te­ne­mos co­mo per­so­na y que va­yan ol­vi­dan­do un po­qui­to to­das esas co­sas que pa­re­cen bo­ni­tas de bue­nas a pri­me­ras y ter­mi­nan ha­cién­do­les da­ño, o al me­nos eso pen­sa­mos. Los ni­ños sí son lo­cos ba­ji­tos que bus­can des­cu­brir has­ta lo más mun­dano, con los ojos abier­tos de par en par y vi­ven aje­nos a lo que ocu­rre más allá de su en­ten­di­mien­to, has­ta que les lla­ma la aten­ción, y así. Se­rrat pro­si­gue di­cien­do que, sin que­rer, sin pen­sar­lo, sin dar­nos cuen­ta, va­mos trans­mi­tién­do­les nues­tras frus­tra­cio­nes y que, por mu­cho que nos due­la, las agu­jas si­guen avan­zan­do en el re­loj y no po­dre­mos evi­tar ja­más que se equi­vo­quen o les ha­gan da­ño. En­ten­da­mos frus­tra­cio­nes co­mo ese “dar­le to­do lo que yo no tu­ve”, “mí­ra­le có­mo pin­ta, se­gu­ro se­rá ar­tis­ta de gran­de” o el clá­si­co “tie­nes que com­por­tar­te de tal y tal for­ma de­lan­te de las per­so­nas” co­mo si es­con­dié­se­mos quie­nes son. Le­jos de he­rir a nin­gún pa­dre, ni en­tris­te­cer a na­die, lo cier­to es que, des­de el pri­mer día de mi hi­ja, en­fa­dos y re­ga­ños ne­ce­sa­rios apar­te, in­ten­to con to­das mis fuer­zas y ga­nas, abra­zar­la y co­mér­me­la a besos. Así co­mo car­gar­la en mis bra­zos y lle­var­la con­mi­go allá don­de pue­da, los ni­ños lo­cos ba­ji­tos no du­ran por siem­pre, pe­ro ha­cen que la vi­da sea mu­cho más sig­ni­fi­ca­ti­va y bo­ni­ta, ha­cen de no­so­tros ni­ños lo­cos ba­ji­tos de nue­vo y re­cor­dar lo que era ser fe­li­ces en la simpleza de las co­sas, bai­lar con can­cio­nes que pa­ra ti no tie­nen ni pies ni ca­be­za y otras ve­ces vol­ver a re­cor­dar qué era ju­gar un po­co con la ima­gi­na­ción. Lle­nar­les la vi­da de can­vas blan­cos pa­ra lle­nar de mun­dos nue­vos, mi­les de can­cio­nes, me­nos te­le­vi­sio­nes y ví­deos en los te­lé­fo­nos, aun­que a ve­ces nos sea ten­ta­dor en­tre­te­ner­les con es­tos y re­cu­pe­rar al­go de nues­tro tiem­po.

Esos lo­cos ba­ji­tos ama­dos y pro­te­gi­dos al­gún día se­rán co­mo no­so­tros, y es­pe­re­mos que me­jo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.