belleza

LA NUE­VA TEN­DEN­CIA DE BELLEZA

Zona E - - EDITORIAL -

Oc­ci­den­te tar­dó un po­co en su­mar­se a es­ta ten­den­cia pro­ve­nien­te de Co­rea del Sur, pe­ro des­de que ocu­rrió en 2016, las fir­mas de belleza es­ta­dou­ni­den­ses y eu­ro­peas han te­ni­do en la mi­ra a es­ta ca­pi­tal de la in­no­va­ción der­mo­cos­mé­ti­ca, pues sus ha­bi­tan­tes no so­lo po­seen cu­tis en­vi­dia­bles, sino que son los ma­yo­res con­su­mi­do­res de productos beauty del mun­do; y es que de­man­dan al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad en ca­da tra­ta­mien­to. En la lis­ta de ar­tícu­los ma­de in Co­rea fi­gu­ran BB creams, ma­qui­lla­jes cus­hion... y sí, las mascarillas, que ca­da día me­jo­ran sus for­mu­la­cio­nes.

Son 100 % hi­dra­ta­ción

Las mascarillas han evo­lu­cio­na­do de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa. Hoy se apli­can gra­cias a lien­zos de pa­pel con una al­ta con­cen­tra­ción de ce­lu­lo­sa y al­go­dón, im­preg­na­dos con ingredientes re­ju­ve­ne­ce­do­res. ¿La gran ven­ta­ja? Es­tán di­se­ña­dos pa­ra apo­yar­se en las cur­vas de tu ros­tro y así ope­rar su ma­gia. Otro be­ne­fi­cio de las más­ca­ras de pa­pel es que no se se­can ni se en­du­re­cen co­mo las mascarillas de ba­rro o las de cre­mas gra­so­sas que so­lía­mos usar ha­ce no mu­cho tiem­po que, al que­brar­se, de­ja­ban de hu­mec­tar la piel. Co­rea tam­bién ha ex­por­ta­do otra in­no­va­ción: las mascarillas de go­ma. De hi­dro­gel o si­li­co­nas, crean una ba­rre­ra (el tér­mino médico es ‘oclu­sión’) di­se­ña­da pa­ra atra­par la hu­me­dad y evi­tar que los ingredientes ac­ti­vos, por lo ge­ne­ral con­te­ni­dos en una am­po­lle­ta, se eva­po­ren. Y en al­gu­nos ca­sos, el mis­mo hi­dro­gel tie­ne al­gas y pro­teí­nas que re­fuer­zan la ac­ción ten­so­ra del agua en la tez.

Un de­lei­te

Ade­más de los be­ne­fi­cios in­trín­se­cos de una mas­ca­ri­lla ade­cua­da pa­ra tu ti­po de piel (al­gu­nas in­clu­yen acei­tes esen­cia­les que es­ti­mu­lan los sen­ti­dos y tran­qui­li­zan), pre­pa­rar el am­bien­te con mú­si­ca re­la­jan­te y una ve­la aro­má­ti­ca me­jo­ra­rá la efec­ti­vi­dad del tra­ta­mien­to al deses­tre­sar­te. Y esa agra­da­ble sen­sa­ción de cal­ma per­du­ra­rá a lo lar­go de la no­che, el mo­men­to ideal pa­ra apli­car­la. Un au­tén­ti­co spa en ca­sa.

El com­ple­men­to ideal de tu ru­ti­na

La der­ma­to­lo­gía des­ta­ca sus múl­ti­ples be­ne­fi­cios y es que re­fuer­zan una ru­ti­na ha­bi­tual de lim­pia­do­res, ge­les y sue­ros. Tam­bién son efi­ca­ces pa­ra re­vi­ta­li­zar la piel apa­ga­da y ayu­dan a la re­cu­pe­ra­ción en ca­so de un pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co o

der­ma­to­ló­gi­co, o tan só­lo pa­ra dis­fru­tar un ma­ra­vi­llo­so mo­men­to de re­lax. Con­fía en su po­der pa­ra lu­cir al cien en ce­le­bra­cio­nes o even­tos, por­que es en es­tos ca­sos cuan­do me­jor tra­ba­jan, en especial aque­llas que con­tie­nen ingredientes co­mo la men­ta, pues sue­len es­ti­mu­lar la cir­cu­la­ción san­guí­nea, lo que re­sul­ta en una me­jo­ra in­te­gral del tono de la der­mis. En cues­tión de mi­nu­tos ob­ten­drás un bri­llo sano y una apa­rien­cia fres­ca, que otros tam­bién no­ta­rán.

Una mas­ca­ri­lla pa­ra ca­da ne­ce­si­dad

Sí, por­que exis­te un pro­duc­to pa­ra ca­da con­di­ción de la piel. La mas­ca­ri­lla ade­cua­da pue­de hi­dra­tar, re­mo­ver el ex­ce­so de gra­sa y me­jo­rar la apa­rien­cia de los po­ros. Tam­bién es una for­ma ex­ce­len­te de ex­traer im­pu­re­zas y de ate­nuar los sig­nos del en­ve­je­ci­mien­to. Pa­ra ar­mar un plan de belleza ba­sa­do en mascarillas, te su­ge­ri­mos, por ejem­plo, apli­car una lim­pia­do­ra una vez por se­ma­na, des­ti­nar otro día pa­ra uti­li­zar una en­fo­ca­da en la hi­dra­ta­ción y es­co­ger un ter­ce­ro pa­ra con­cen­trar­te en arru­gas y lí­neas de ex­pre­sión. Si tie­nes tez mix­ta o con ten­den­cia gra­sa, la más­ca­ra de nu­tri­ción o hu­mec­ta­ción de­be­rá te­ner una con­sis­ten­cia acuo­sa, sin acei­tes y no co­me­do­gé­ni­ca. ¿Tu der­mis es sen­si­ble o con ten­den­cia a en­ro­je­cer? Evi­ta las op­cio­nes con per­fu­me, ex­fo­lian­tes o sus­tan­cias irri­tan­tes. Si te preo­cu­pan las arru­gas, op­ta por tra­ta­mien­tos con áci­do hia­lu­ró­ni­co, áci­do gli­có­li­co y re­ti­nol, tres alia­dos in­dis­pen­sa­bles pa­ra com­ba­tir el pa­so del tiem­po. De­bes saber que hoy día las mascarillas no só­lo es­tán des­ti­na­das pa­ra la piel del ros­tro, es­tán las que hi­dra­tan y re­pa­rar la frá­gil su­per­fi­cie de los la­bios o el con­torno de los ojos. El úl­ti­mo gri­to son los par­ches de si­li­co­nas con ingredientes in­di­ca­dos pa­ra es­ta de­li­ca­da zo­na.

Pu­ri­fi­can al ins­tan­te

Lim­piar tu ros­tro ca­da ma­ña­na y al fi­nal del día es una ex­ce­len­te for­ma de eli­mi­nar su­cie­dad, acei­te, ma­qui­lla­je y otras im­pu­re­zas que se de­po­si­tan en la su­per­fi­cie. Pe­ro cuan­do usas una mas­ca­ri­lla, és­ta lle­va la lim­pie­za a un nuevo ni­vel, igual que ocu­rre con una lim­pie­za pro­fun­da rea­li­za­da en el ga­bi­ne­te asép­ti­co de una der­ma­tó­lo­ga o una cos­mia­tra. En ca­sa y con la mas­ca­ri­lla ade­cua­da, es po­si­ble ex­pe­ri­men­tar un tra­ta­mien­to que no só­lo in­clu­ya una ex­fo­lia­ción de ca­da mi­lí­me­tro de tu cu­tis, sino un pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción. Lo me­jor es que no ne­ce­si­tas uti­li­zar ce­pi­llos agre­si­vos, por­que la mas­ca­ri­lla se en­car­ga­rá de lim­piar sin ser in­va­si­va. Y, co­mo bo­nus ex­tra, tu cu­tis que­da­rá lis­to pa­ra que esos productos es­pe­cia­li­za­dos (an­ti­ac­né, an­ti­man­chas o an­ti­edad) que apli­ques lue­go, pe­ne­tren con ma­yor fa­ci­li­dad.

Evo­lu­ción to­tal

Co­mo es­pe­cia­li­dad mé­di­ca, la der­mo­cos­mé­ti­ca no pa­ra de in­no­var, y las mascarillas no son la ex­cep­ción. En los pró­xi­mos me­ses sal­drán al mer­ca­do productos que re­vo­lu­cio­na­rán el ar­te de apli­car­las. Co­mo avan­ce, los crea­do­res de Fo­reo (el ce­pi­llo só­ni­co pa­ra la piel) lan­za­rán UFO, una ma­ra­vi­lla de dis­po­si­ti­vo, desa­rro­lla­do en Co­rea, es ca­paz de com­bi­nar crio­te­ra­pia, ter­mo­te­ra­pia, pul­sa­cio­nes y luz pa­ra la me­jor ab­sor­ción de tus más­ca­ras pre­fe­ri­das.

Re­no­va­ción ex­prés

Las mascarillas hi­dra­tan­tes son idea­les pa­ra re­vi­ta­li­zar­te en se­gun­dos. So­bre to­do si via­jas en avión con re­gu­la­ri­dad, pues la der­mis tien­de a des­hi­dra­tar­se en ex­ce­so. ¡Ven­ce la pe­na y aplí­ca­las pa­ra lle­gar ra­dian­te a cual­quier des­tino! Ade­más de los an­ti­fa­ces, hoy mu­chas mar­cas brin­dan fór­mu­las que se apli­can di­rec­to con los de­dos sin per­der efi­ca­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.