destinos

UN LUGAR DE ENSUEÑO EN CO­LOM­BIA

Zona E - - EDITORIAL -

La bri­sa ma­ri­na y los atar­de­ce­res que trans­for­man los co­lo­res de las fa­cha­das de ca­sas de más de 400 años he­chi­zan a los vi­si­tan­tes en Cartagena de Indias. Es­ta ciu­dad, Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de la Hu­ma­ni­dad, con te­so­ros co­lo­nia­les, fue fun­da­da en 1533 por Pe­dro de He­re­dia; con­ser­va la ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial de sus cons­truc­cio­nes y el con­jun­to de for­ti­fi­ca­cio­nes más com­ple­to de Su­ra­mé­ri­ca. Cartagena, Co­lom­bia, su­ma a los en­can­tos de su ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial, re­pu­bli­ca­na y mo­der­na, los atrac­ti­vos de una in­ten­sa vi­da noc­tur­na, fes­ti­va­les cul­tu­ra­les, pai­sa­jes exu­be­ran­tes, mag­ní­fi­cas pla­yas, ex­ce­len­te ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca y una im­por­tan­te in­fra­es­truc­tu­ra ho­te­le­ra y tu­rís­ti­ca. Es una ciu­dad fan­tás­ti­ca que guar­da los se­cre­tos de la his­to­ria en sus mu­ra­llas y bal­co­nes, en sus cons­truc­cio­nes y en sus an­gos­tos ca­mi­nos de pie­dra. El cen­tro his­tó­ri­co que en­cie­rran las mu­ra­llas de Cartagena es el al­ma de es­ta ciu­dad, que le sir­vió de ins­pi­ra­ción a Ga­briel Gar­cía Már­quez, ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 1982. Aquí, ade­más de pal­par la his­to­ria de si­glos en ca­lles em­pe­dra­das, se pue­de ex­plo­rar el Cas­ti­llo de San Fe­li­pe, asom­brar­se con un re­co­rri­do por igle­sias an­ti­guas y, cer­ca, has­ta na­dar y flo­tar en un vol­cán de lo­do.

Es pla­cen­te­ro re­co­rrer las ca­lles y ob­ser­var los te­so­ros co­lo­nia­les: el Pa­la­cio de la In­qui­si­ción y la To­rre del Re­loj son un ejem­plo de es­tas, ade­más de dis­fru­tar la bri­sa cá­li­da y tran­qui­la des­de sus par­ques y pla­zas. La gas­tro­no­mía es tam­bién una fies­ta en la ciu­dad. Las al­ter­na­ti­vas se mul­ti­pli­can pa­ra los via­je­ros que bus­can ex­pe­ri­men­tar sa­bo­res nue­vos y exó­ti­cos de la co­ci­na lo­cal e in­ter­na­cio­nal. Las op­cio­nes de alo­ja­mien­to son di­ver­sas. Es po­si­ble es­co­ger tra­di­cio­na­les ho­te­les co­lo­nia­les o ex­clu­si­vos bou­ti­que que pro­por­cio­nan una ex­pe­rien­cia úni­ca por sus de­ta­lles y ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos.

Cartagena de Indias en­tre­ga to­do el en­can­to de su his­to­ria y el le­ga­do de an­ces­tros que la hi­cie­ron gran­de y la con­vir­tie­ron en uno de los destinos tu­rís­ti­cos más im­por­tan­tes del país. Si te gus­tan las pla­yas y el mar, co­no­ce más de San­ta Mar­ta, la ciu­dad don­de pue­des en­con­trar las im­pac­tan­tes olas del Par­que Tay­ro­na, una re­ser­va na­tu­ral que se­rá di­fí­cil de ol­vi­dar o las agra­da­bles pla­yas del Ro­da­de­ro.

La fan­ta­sía y el le­ga­do his­tó­ri­co de Cartagena in­vi­tan a los tu­ris­tas a ex­plo­rar una ciu­dad ge­ne­ro­sa y ra­dian­te, don­de exis­te un es­pa­cio pa­ra in­ter­ac­tuar con la na­tu­ra­le­za y co­no­cer la cul­tu­ra, las cos­tum­bres, las me­mo­rias y los

tes­ti­mo­nios de un pue­blo que lle­va el sa­bor del Ca­ri­be en sus re­la­tos. Re­co­no­ci­da por los 11 km de mu­ra­llas que en ella eri­gie­ron los es­pa­ño­les, Cartagena tie­ne un cen­tro his­tó­ri­co que es pre­ci­so ca­mi­nar sin afa­nes y ob­ser­var tran­qui­la­men­te los te­so­ros co­lo­nia­les. En es­ta ciu­dad, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co de la Hu­ma­ni­dad por la UNESCO en 1984, tie­nen lugar fes­ti­va­les de­di­ca­dos al ci­ne y a la mú­si­ca clá­si­ca. Cartagena, Co­lom­bia es ideal pa­ra pa­sar lu­nas de miel, pa­ra bu­cear y pa­ra lle­gar en cru­ce­ros, en­tre otras co­sas.

LO QUE NO TE PUE­DES PER­DER

Es­ta ciu­dad es un mu­seo al ai­re li­bre con sus te­so­ros co­lo­nia­les, pe­ro tie­ne mu­cho más que cul­tu­ra e his­to­ria. Cartagena tam­bién es des­tino de sol y pla­ya, de­por­tes náu­ti­cos y ar­te­sa­nías, en­tre otras op­cio­nes pa­ra los via­je­ros.

La ma­gia de Cartagena, Co­lom­bia re­po­sa en los ci­mien­tos de sus for­ti­fi­ca­cio­nes, la ca­li­dez de su gen­te, la ri­que­za ma­te­rial de su ar­qui­tec­tu­ra y las in­fi­ni­tas ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les de un pue­blo ague­rri­do y va­lien­te.

Es­ta ciu­dad des­bor­da ro­man­ti­cis­mo y cuen­ta anéc­do­tas fas­ci­nan­tes en las es­qui­nas de ca­lles y pla­zas, y en el lí­mi­te de sus mu­ra­llas, que aguar­dan el oca­so pa­ra evo­car las lu­chas del pa­sa­do.

En días de sol, Cartagena de Indias vi­bra co­mo el co­lor de sus fa­cha­das y la bri­sa del mar lle­ga pa­ra re­fres­car un in­ten­so re­co­rri­do por los ca­lle­jo­nes de la ciu­dad an­ti­gua.

Los mo­nu­men­tos se le­van­tan so­lem­nes, an­ti­guos claus­tros, igle­sias, ba­luar­tes y ves­ti­gios de cruen­tas ba­ta­llas son el tes­ti­mo­nio de hom­bres y mu­je­res in­ven­ci­bles que con­ce­die­ron li­ber­tad a la “ciu­dad he­roi­ca”.

Al caer la no­che, Cartagena es cá­li­da, irra­dia luz pro­pia, co­bra vi­da y se trans­for­ma. Crea una at­mós­fe­ra úni­ca que enamo­ra a sus hués­pe­des y los trans­por­ta a tiem­pos ol­vi­da- dos so­bre un ca­rrua­je guia­do por ca­ba­llos. Des­de las mu­ra­llas, con una her­mo­sa vis­ta al mar, la eu­fo­ria cre­ce y una fies­ta inago­ta­ble es­pe­ra la lle­ga­da de los pri­me­ros ra­yos de sol pa­ra lle­var­se con­si­go el mis­te­rio de la no­che. Así es Cartagena de Indias, Co­lom­bia. Una ciu­dad que re­la­ta su pa­sa­do, en­tre­ga his­to­rias fas­ci­nan­tes y re­na­ce en el tiem­po. Cer­ca de la ciu­dad amu­ra­lla­da se en­cuen­tra un mo­derno sec­tor tu­rís­ti­co, Bo­ca­gran­de, con am­plias pla­yas, ho­te­les, res­tau­ran­tes y dis­co­te­cas.

Las me­jo­res pla­yas en el área de Cartagena se en­cuen­tran en las is­las del Ro­sa­rio, Ba­rú y San Ber­nar­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.