pa­dres del si­glo xxi

Zona E - - EDITORIAL -

Si bien es cier­to que los ni­ños son co­mo es­pon­jas que ab­sor­ben to­do a su al­re­de­dor, lo bueno y lo ma­lo apa­ren­te­men­te con una fa­ci­li­dad asom­bro­sa, po­de­mos des­ta­car en es­ta oca­sión aque­llos even­tos a lo lar­go de su cre­ci­mien­to que pue­den mar­car un hi­to en el mis­mo y pro­du­cir­les sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos al em­pe­zar a sen­tir que su al­re­de­dor no es tan se­gu­ro y ru­ti­na­rio co­mo creían. Así co­mo las si­tua­cio­nes en la vi­da de los adul­tos que se es­ca­pan del en­ten­di­mien­to de los ni­ños, es­ce­na­rios que qui­zás vea­mos más a me­nu­do de lo que nos gus­ta­ría y que la­men­ta­ble­men­te for­man par­te de nues­tra so­cie­dad y co­ti­dia­ni­dad.

Ha­blo de los ro­bos, los ti­ro­teos, los ser­vi­cios bá­si­cos que ca­da vez son más y más es­ca­sos, de­jan­do las ca­lles y al­re­de­do­res he­chos una pe­na, o la in­se­gu­ri­dad que uno mis­mo sien­te al sa­lir a la ca­lle con­du­cien­do y más cuan­do se ha­ce de la mano de los hi­jos. El co­ra­zón ha­cién­do­se un nu­do en la gar­gan­ta y la mi­ra­da fi­ja ha­cia ade­lan­te pa­ra evi­tar ofen­der a al­guien y ter­mi­ne por ha­cer un lío mu­cho ma­yor. Nues­tros hi­jos lo sien­ten, aun­que qui­zás no lo en­tien­dan, pe­ro no­tan nues­tro es­ta­do de áni­mo y lo en­gu­llen co­mo su­yo pro­pio, po­nién­do­se más ten­sos, más irri­ta­bles, iras­ci­bles, cual­quier ad­je­ti­vo que ven­ga aho­ra a la ca­be­za, por­que de­jan de sen­tir­se se­gu­ros aún cuan­do no en­tien­den por qué. Es nues­tro tra­ba­jo apren­der a con­tro­lar nues­tras emo­cio­nes cuan­do es­ta­mos fren­te a ellos pa­ra trans­mi­tir una cal­ma que ayu­de a am­bas par­tes a sa­lir ade­lan­te en cual­quier si­tua­ción que pre­sen­te cier­ta in­cer­ti­dum­bre. Afor­tu­na­da­men­te, la me­mo­ria de los ni­ños es al­go ma­ra­vi­llo­so. Te­nien­do prio­ri­da­des qui­zás más mun­da­nas, es muy pro­ba­ble que cual­quier niño que ha­ya vi­vi­do una si­tua­ción trau­má­ti­ca (en­ten­dien­do es­to has­ta las no­ti­cias en la te­le­vi­sión que mues­tre imá­ge­nes sen­si­bles y por des­pis­te el niño lo ha­ya vis­to) se ol­vi­de de es­ta y si­ga ade­lan­te, ob­via­men­te si sa­be­mos ma­ne­jar su con­ti­nua cu­rio­si­dad. Ha­blán­do­les con na­tu­ra­li­dad so­bre di­cho te­ma, no abor­dar­lo más de lo ne­ce­sa­rio y de­jar que ellos mis­mos ex­pre­sen lo que ha­yan en­ten­di­do pa­ra así se­guir ade­lan­te con su día a día sin re­pa­rar en más de­ta­lles.

Me preo­cu­pa sin­ce­ra­men­te es­te te­ma más que la dis­cor­dia de si a una ni­ña la vis­ten de chef y a un niño de pi­lo­to de ca­rre­ras, no se tra­ta de en­se­ñar­les qué de­be­rían ser, se tra­ta de mos­trar­les que pue­den ser quie­nes quie­ran, le­jos de es­te­reo­ti­pos crea­dos y siem­pre que no hie­ran a los de­más. Úl­ti­ma­men­te he vis­to la ava­lan­cha de co­men­ta­rios, no­ti­cias, anun­cios y opi­nio­nes so­bre te­mas que se en­fo­can de ma­ne­ra equi­vo­ca­da, no por la mis­ma fuen­te, si no por la opi­nión pú­bli­ca que es tan gran­de y va­ria­da co­mo im­po­si­ble de in­ter­pre­tar. La vi­da es­tá lle­na de obs­tácu­los que nos re­sul­tan di­fí­ci­les de su­pe­rar, si­tua­cio­nes que nos po­nen en­tre la es­pa­da y la pa­red y nos ha­cen es­tre­me­cer de im­po­ten­cia. Sa­bien­do có­mo ha si­do el ca­mino has­ta don­de es­ta­mos hoy, es im­pe­ra­ti­vo mos­trar­les lo asi­mi­la­do a nues­tros hi­jos y ha­cer­les en­ten­der que son li­bres de in­ter­pre­tar, creer y ha­cer, siem­pre pen­san­do en qué es lo me­jor pa­ra ellos y pa­ra el mun­do en el que vi­ven.

La reali­dad es que no so­lo ocu­rren he­chos im­pac­tan­tes en nues­tro her­mo­so país, es una pro­ble­má­ti­ca a ni­vel mun­dial con dis­tin­tos ni­ve­les de efec­to, ha­cer en­ten­der a nues­tros hi­jos la im­por­tan­cia de ac­tuar co­rrec­ta­men­te y en­se­ñar­les a vi­vir en el mun­do que ha­bi­ta­mos; qui­zás sea la ta­rea más ate­rra­do­ra y a la vez bo­ni­ta a la que po­da­mos en­fren­tar­nos, de­jan­do cla­ro siem­pre que so­mos los úni­cos res­pon­sa­bles de la edu­ca­ción que im­par­ti­mos en ca­sa y los va­lo­res que in­cul­ca­mos en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Ha­cer­les par­tí­ci­pes a una edad pru­den­te de lo que ocu­rre en su so­cie­dad y en­torno es una for­ma pre­cio­sa de me­jo­rar, pa­so a pa­so, los erro­res que ha­ya­mos co­me­ti­do en el pa­sa­do co­mo ciu­da­da­nos, tes­ti­gos y man­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.