aguas fres­cas

Zona E - - EDITORIAL -

Es­toy pro­fun­da­men­te con­mo­vi­da por una de esas dua­li­da­des de la vi­da que, aun­que in­vier­ta to­da mi ener­gía pen­san­do, no lo­gra­ré en­ten­der. Una pa­re­ja que lle­va así un año cons­tru­yen­do una her­mo­sa y gran­dio­sa ca­sa, la es­po­sa es­co­gió to­do a su gus­to y aho­ra que es­tá pa­ra inau­gu­rar, ellos se han se­pa­ra­do por cau­sas irre­con­ci­lia­bles.

Un juez cu­ya asig­na­ción es ca­sar, ad­mi­te su tris­te­za por no ha­cer lo que le re­co­mien­da a los con­tra­yen­tes. Aho­ra su es­po­sa le pi­dió el di­vor­cio por su in­fi­de­li­dad. Y así, he sa­bi­do al­gu­nas co­sas ex­tra­ñas que me han con­mo­vi­do.

¿Qué es lo que ocu­rre? So­lo lle­ga a mi men­te Nehe­mías, un va­le­ro­so hom­bre de quien ha­bla la Bi­blia. Era un em­plea­do de pa­la­cio, su po­si­ción era bue­na, pe­ro se en­te­ró que su ciu­dad es­ta­ba en des­gra­cia, los mu­ros en el sue­lo y las puer­tas con­su­mi­das por el fue­go.

Es­te es un pa­no­ra­ma te­rri­ble pa­ra una ciu­dad an­ti­gua por­que de los mu­ros y la puer­ta de­pen­día la se­gu­ri­dad del pue­blo. A pe­sar de su bie­nes­tar, Nehe­mías sin­tió do­lor de los su­yos por­que sabía que sin mu­ros los enemi­gos po­dían en­trar, ata­car, sa­quear y has­ta qui­tar­le la vi­da a al­gu­nos de ellos. Por eso le fue sin­ce­ro al rey cuan­do es­te le pre­gun­to qué le ocu­rría y qué ne­ce­si­ta­ba. Y sa­lió a ayu­dar los su­yos. Cu­rio­sa­men­te, en la ciu­dad la vi­da con­ti­nua­ba. Ha­bía per­so­nas y fa­mi­lias, pe­ro no ha­bía mu­ros. Ha­bía tra­ba­jo y tem­plo, pe­ro no ha­bía mu­ros. El tem­plo te­nía su­mo sa­cer­do­te, pe­ro la ciu­dad no te­nía mu­ros ni puer­tas.

¡Se me pa­re­ce tan­to a la so­cie­dad ac­tual! Gran­des ca­sas. Pe­ro no hay ho­gar. Mu­cho tra­ba­jo y no hay aho­rro, mu­cho di­ne­ro, pe­ro pa­re­cie­ra que se guar­da en un sa­co ro­to. Otros con mu­cho di­ne­ro pa­ra com­prar co­sas ma­te­ria­les muy cos­to­sas, pe­ro no tie­nen fa­mi­lia uni­da. Her­mo­sos tem­plos, sin san­ti­dad ni amor a Dios, fies­tas y cen­tros de di­ver­sión, lle­nos de per­so­nas, pe­ro va­cías in­ter­na­men­te y amar­ga­das. ¿Qué nos pa­sa? Nues­tra so­cie­dad lu­ce sin mu­ros. Son mu­chos va­lo­res per­di­dos que nos han de­ja­do sin pro­tec­ción. Un nuevo có­di­go de éti­ca si­tua­cio­nal, don­de na­da es na­da, to­do de­pen­de. Va­lo­res in­ver­ti­dos don­de los ni­ños dan las ór­de­nes y los adul­tos obe­de­cen por­que así los man­tie­nen en­tre­te­ni­dos y, de ese mo­do, dis­po­nen de tiem­po pa­ra su pro­pia re­crea­ción.

Al­go es­tá ocu­rrien­do. Se al­can­za ver un hu­mo que pro­vie­ne de las puer­tas, ellas no se in­cen­dian so­las, al­guien las in­cen­dió. Creo nos es­ta­mos ha­cien­do los gra­cio­sos, he­mos si­do per­mi­si­vos, se nos es­tá sa­lien­do el con­trol de las ma­nos y pa­re­ce que no hay na­da que ha­cer. Pe­ro te ten­go bue­nas no­ti­cias. No pre­ten­do ma­ne­jar ver­da­des ab­so­lu­tas, pe­ro la Bi­blia sí, tal vez nos ani­me­mos a imi­tar a Nehe­mías. él re­co­no­ció que es­ta­ba en emer­gen­cia. Fue sin­ce­ro con el rey y le con­tó su do­lor. Apro­ve­chó el mo­men­to y le pi­dió ayu­da, fue per­so­nal­men­te a re­cons­truir el mu­ro y en­fren­tó el enemi­go. Que ben­di­ción si hi­cié­ra­mos lo mis­mo. Es tiem­po de hu­mi­lla­ción, que al igual que Nehe­mías nos sen­te­mos y llo­re­mos; si no so­mos cons­cien­tes de lo que ocu­rre, pen­sa­re­mos que no ne­ce­si­ta­mos ayu­da. Es tiem­po de cla­mar, de ser sin­ce­ros con Dios quien es nues­tro rey. Apro­ve­che­mos su pre­sen­cia y pi­da­mos. Es tiem­po de ser res­pon­sa­bles, no man­des a na­die, ve tú. Hay si­tua­cio­nes que te to­ca en­fren­tar­las a ti, no a otro, asu­me esos pro­ble­mas per­so­nal­men­te y no te­mas al enemi­go, por­que cuan­do has es­ta­do fren­te al rey, él te au­to­ri­za a re­edi­fi­car, te da ma­te­ria­les y te en­vía es­col­ta; di­ce que el án­gel de Jeho­vá acam­pa al­re­de­dor de los que le te­men y los de­fien­de. Sin te­mor a na­die, re­edi­fi­que­mos. A pro­pó­si­to de mu­ros, nues­tros hi­jos y nie­tos en­tran a cla­ses es­ta se­ma­na, cú­bre­los en ora­ción, ha­blé­mos­le de la pa­la­bra de Dios, mu­chos cen­tros edu­ca­ti­vos, tam­bién, es­tán “sin mu­ros y sin puer­tas” y nues­tros hi­jos es­ta­rán ahí den­tro. Ore­mos que la pre­sen­cia de Dios los cui­de, pe­ro ha­ga­mos nues­tros tra­ba­jo, al me­nos le­van­ta la pa­red que es­ta fren­te a tu ca­sa.

Dios te ben­di­ga. Dé­ja­me saber de ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.